ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | EL REGRESO DEL MESIAS | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| | DESTRUCCION DE SATANAS | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | | | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS | ¡JESUS Y NICODEMO ! (nueva) | ¡PABLO Y LOS FILOSOFOS GRIEGOS! (nueva) | JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva) | ¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva) | JUDAS ISCARIOTE (nueva) | EL MALTRATO (nueva) | ¡EL SACRIFICIO PERFECTO! (nueva) | EL CAMINO SIN DIOS (nueva) | ¡LOS FALSOS PROFETAS! (nueva) | LAS SIETE IGLESIAS (nueva) | ¡LA TENTACION DE JESUS! (nueva) | EL LADRON DE LA CRUZ ( nueva) | JESUS Y NICODEMO (nueva) | ISRAEL Y LOS ARABES (PROCESO) | NACIONES SIN DIOS | EL NUMERO DEL TERROR (11) 2DA. PARTE | | EL EVANGELIO Y LAS RELIGIONES | EL TERCER CIELO | LAS FALSEDADES DEL 666 | HASTA LUEGO | ARMAGEDON Y GOG Y MAGOG | EL FALSO CRISTO BORICUA
 
EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva)
 
 
imagen
Gran parte de la humanidad está de fiesta en estos días. No hay una época del año más activa que ésta. La Navidad se ha convertido en el periodo más emotivo para millones de seres humanos, alguno ni saben realmente por qué celebrar una festividad como ésta. El mundo religio está dividido, unos la celebran y otros la rechazan. En fin la división permace aun en los que dicen ser cristianos o seguidores de Cristo.

Las Sagradas Escrituta no dice nada respecto al día, mes del nacimiento del Señor. La Palabra de Dios nos permite establecer claramente el año de su nacimiento y el lugar, y las condicioines en que nació Jesús.

Otros ni creen, le niegan el derecho a su existencia, buscan miles de argumento para rechazarlo, y si lo aceptan, lo aceptan como otro hombre más, un pana, un profeta, un loco, un engañador, en fin, ¿qué no dicen de mi Señor aquéllos que están ciegos por el diablo?, Pero, esto no es nuevo ni lo será. Pues, aun en su tiempo, lo tildaron de loco, de perturbador, de un hombre que alborotaba a Jerusalén, lo calumniaron, lo rechazaron y lo mataron vil y cobaldemento los religiosos y las autoridades romanas. Aun viendo sus milagros decían que estaba lleno de demonios y que sus milagros no eran de Dios sino de Satanás. Sin embargo, los mismos demonios lo reconocían con el Hijo del Altísimo.

La persona de Jesús no tiene comparación alguna. Fue excepcional, sabio, inteligente, tenía el poder de la palabra, poder que nadie ha tenido, con sólo decir ua palabra, la misma podía convertirse en una realidad material. Podía calmar los vientos, caminar sobre el agua, sanar a todo tipo de enfermo, echar fuera demonios y resucitar muerto. No hay en la historia de la humanidad un ser como éste.

Así que todo lo que digan contra él, en vez de hacerlo más pequeño, le engrandece más. Todavía las palabras dicha en la cruz están vigentes: "Padre, perdóalos, porque no saben lo que hacen".

Así que los enemigos de mi Señor han pasado como nubes pasajeras sin una gota de agua, han sido llevados por el viento cual hojas secas. Los enemigos de mi Señor jamás podrán opcar su figura. En este instante en que escribo estas palabras hay millones y millones que proclaman su nombre, que le rinden tributo. Que doblan sus rodillas en un rincón, en este momento miles y miles le dan gracias por haberlos rescatado de los vicios, de la droga, la brujería, el homosexualismo, el lesbianismo, el crimen, en fin, millones han sido transformados, camnbiados radicalmente por su palabra.

Jesús representa lo más noble de la raza humana. El demostró que el hombre puede lograr el más alto nivel de espiritualidad si se lo propone. El adquirió la naturaleza humana y nos enseñó que podemos vencer al mal si nos dedicamos a sembrar los frutos del espíritu. El nos enseó un camino estrecho, pero lleno de bendicioines, un camino que los conduce a un encuentro personal con Dios. Jesús nos enseñó la vereda del amor verdadero, del amor puro, del amor que todo lo soporta, del amor que no espera nada a cambio. Jesús nos enseñó que amar a los amigos es cosa fácil, pero.¡qué grande y hermoso es amar a los que nos hacen mal, a los que nos empujan y nos maltratan, a los que siembran sombre y calumnia contra nosotros!. Amar un enemigo no es cosa fácil, pero cuando un ser humano llega a ese nivel, está muy cerca del Señor.

¡Qué diferente sería el mundo si pusieramos en práctica esas enseñanzas de Cristo. Es una pena que el mundo se haya entregado a religioines huecas, vacías, religiones sin sentido, religiones que proclaman a Dios y matan a sus hermanos.

El mensaje de Jesús fue uno para toda la humanidad, no fue un mensaje religioso, sino uno transformador, un mensaje que nos libera de la maldad del mundo, un mensaje que nos da luz y luz verdadera.

Pero el mundo hoy celebra el Nacimiento de un Niño que nunca ha conocido. Aquel Niño representaba los más altos ideales para la humanidad. Representaba el ser humano que Dios había visualizado desde el princiío. Un ser humano perfecto en todos sus caminos. Un ser humano capaz de amar, capaz de perdonar, un ser humano que huyera de la violencia, de la venganza, de la avaricia. Un ser humano que no fuera esclavo de sus ideas religiosas, ni políticas, ni filosóficas. Un ser humano que mirara con los ojos del alma para que pudiera ver la luz que puede estar aprisionada en una ramera, en un endemoniado, en un leproso, en un ciego, en una persona enferma, en un cinturión, en un rico.

Jesús es el modelo para imitar, es el modelo por excelencia del Buen Samaritano, del hombre sabio pero humilde y temeroso de su Creador. Jesús encierra todas las cualidades que la humanidad debe cultivar.

No hablo de lo que hacen los mal llamados "cristianos de la tierra", muchos son cristianos sin Cristo. No podemos mirar a Dios a través de las religiones del mundo, pues sería mu difícil creer en Dios, miremos a Dios a través de su Hijo. Jesús dijo:"el que me ha visto a mí, ha visto al Padre". Así que Jesús es el ojo por el cual debemos ver a Dios, entonces podremos comprender lo grande del amor del Padre que entregó a su Hijo por toda la humanidad.

Aquél Niño que vino a este mundo en una forma milagrosa, que nació rodeado de animales en un pesebre de paja, de una joven virgen debe representar los más altos ideales de vida para toda la humanidad.

Jesús es la Estrella de Belén que desea iluminar nuestro camino para ir al Padre y recibir nuestros tres regalos: un hermoso vestido blanco, la corona de oro reluciante y el nuevo nombre para poder ser cidadano distinguido de la próxima tierra nueva, para vivir por la eternidad bajo otro cielo nuevo y bajo el gobierno del Rey de reyes y Señor de señres.

imagen
A través de todas mis escritos le he dicho que mi fuente de información por excelencia es la Palabra de Dios. Todas mis preguntas tienen una respuesta en las Sagradas Escrituras. Para poder comprender el mundo, la vida, al hombre he bebido del agua del conocimiento que Dios nos dejó. Jesús, mi Señor, lo sabía, por eso dijo que debíamos escudriñarla, osea, profundizar, ver algo más dettrás de la palabra escrita, buscar y buscar, siempre decía el Maestro:"Escrito está". Ciertamente eso es cierto, ya no hay nada nuevo que Dios nos tenga que decir. Todo estás escrito en este libro maravilloso.

Hoy he sentido una profunda inquietud, una inquietud que me roba la calma, que me inspira, que me impulsa a pensar, a reflesxionar sobre el Niño de Galilea, aquel Niño que antes de nacer había sido proclamado Rey de Israel y sentenciado a muerte por Herodes.

Pensé hacer un viaje nocturno acompañado de las estrellas a Jerusalén, tener un encuentro con aquellos privilegiados magos que tuvieron la oportunidad de ver primero que nadie al "Ungido de Dios", al " Mesías prometido".Aquellos que les fue anunciado que aquel Niño no era un bebé cualquiera, sino el Hijo del Altísimo, el futuro Rey de Israel.

Pensé en ir a ver a mis dos viejos amigos cuando era estudianre, a don Quijote y a Sancho, pero el viejo Lencho me dijo que los había visto subir a la montaña. El viejo y su escudero querían reflexionar sobre la Navidad, aunque a Sancho le hubiese gustado que don Quijote lo llevara a una taberna para coger un "jienda" como decía. Era el tipo que pensaba que la Navidad era para tomar y tomar, hasta caer al piso de la "jumeta".

Me sentí triste, pues pasar una noche junto al Caballero y su escudero es una delicia. Pasa la noche y uno no se da cuenta, el viejo es muy sabio y un tipo de buen humor. El escudero ni se diga, sabe tantos refranes y cuentos de desaparecidos que por el gusto de uno no dormiría.

Así que invité al viejo Lencho. Este jíbaro borincano tiene mucho parecido al Quijote, flaco como un bejuco, con su camisa blanca de mangas larga, su sombrero de paja, sus zaatos de domingo, su sonrisa de viejo sabio y su caminar de medio lado. Es un jíbaro que se niega a desaparecer. No quiere cambiar, no vino a este mundo para que lo cambiaran, vino a este mundo para ser jíbaro de pura sepa. Así que ni la civilización ni la tecnología lo iban a cambiar.

__¡Guena noches, míster"- Así simepre me saludaba. Con su sonrisa de jíbaro jaiba, jíbaro aguzao, con su "jumaso", echando humo como una antigua chimenea.

Me dio un apretón que casi me tritura la mano. Nos sentamos bajo un enorme árbol de mangó, al lado del kiosco de Rosendo Torres. El lugar estaba casi solitario, todos estaban en sus casas celebrando la Noche Buena. Así que me senté un rato y conversamos sobre los cambios de las navidades.

El viejo me decía que todo había cambiado. Que los americanos nos habían "j..." el alma. Me reí porque había que verlo con el gusto que decía esa frase. Pero con él no iban a poder, mejor moría antes de traicionar sus raíces.

El viejo a la verdad que no cambiaba. Todavía cocinaba en un "fogón", busca agua de un pozo que había construido detrés de su casa que estaba al lado de un arroyo. Caminaba siempre con un machete en mano y su medio de transportación era Berejeno, un caballo más flaco que rocinante.

Aquel caballo era su compañero, su amigo, su consejero espiritual. Parecía que le entendía, pues el cabajo bajaba la cabeza cuando el viejo lo regañaba por dejar "un bizcocho" a la puerta del kiosco, cosa que sacaba por el techo al viejo Rosendo.

Bueno en fin, él seguía matando su puerquito, comiendo gandinga, bebiendo "ron caña" destilado por él en un alambique que tenía en la loma, no importaba que la poicía lo destruyera, ellos saliendo y él volviendo a darle vida.

Mire mister: La Navidad sin el" cañita no es navidad"- me decía-

Sentía pena al escucharlo, pues demostraba la misma ignoracia de muchos que creen que la Navidad es para emborracharse.

Así qie lo inviitê a ir a Jerusalén para conocer a los magos.

El viejo me miró de arriba abajo. Se quitó el sombrero, se rascó la cabeza... se levantó y miró como espantado. Caminó unos pasos y regresó....

_Eso está lejos, quizás los Magos se hayan ido ya__

No pude aguantar la risa... en verdad creyó que lo estaba invitando en serio.

_Mire mmíster- Todavía yo no sé si eran magos o pastores. Y eso de que Jesús nació en diciembre como que no me cuadra, eso no puede ser así. ¿Cómo esos pastores iban a estar pastoreando ovejas bajo la nieve?

El viejo se rascaba la cabeza. El humo de su cigarro me atrapaba y me sentía afixiado. Tenía una cara como el Quijote, una cara seca marchita por el tiempo.
_ Para mí que Jesús no nació en diciembre como dicen...digo, para mí... pero como soy un viejo sin letra, lo que tengo es primer grado y porque me pasaron, pues ya tenía diez años y no pasaba de grado... en verdad, míster, a veces pienso que dos más dos no son cuatro, sino veintidós...

Ay, Señor, la terapia era la genuina. En verdad me hizo reir.

Pero era cierto lo que decía, Jesús no pudo haber nacido en diciembre, pues neva en Israel. Los pastores tenían sus rebaños, es posible que fuera otra época. Le dije, eso no importa, lo importante es que recordemos que una vez el Hijo de Dios estuvo entre nostros.

Me despedí del viejo Lencho y me encaminé hacia mi casa. Al llegar miré al cielo, una estrella fugaz cruzó el firmamento. Me fui al cuarto tomé la Biblia y comencé a visualizar todolo relacionado con el nacimiento de Cristo.

Quedé asombrado de como la Palabra de Dios nos muestra detalles sorprendentes sobre Jesús, sobre su nacimiento, su vida, su muerte, su resurrección y su promesa de regresa un día.

Pude comprender que Jesús vino en uno de los momentos más importante de la historia. Jesús nació en pleno dominio del Imperio Romano. Nació cuando el Imperio Romano era dirigido por los más déspotas de los reyes. Su iglesia, la iglesia que iba a fundar sería perseguida durante mucho tiempo por estos depravados gobernantes de Roma. Pero a la misma vez esa persecución haría del cristianismo la más poderosas de las fuerzas, hasta el punto de imponerse como la forma religiosa de todo el imperio.

Jesús había sido anunciado desde Génesis 3:15. Era la Simiente de la mujer quien destruiré a la simiente de la serpiente. Jesús vendría al mundo para pagar el precio del pecado y establecer un Plan de Redención para toda la humanidad. Los profetas anunciaron su llegada, anunciaron de quién iba a nacer, cuál sería su nombre, su persecución. Los profetas anunciaron su ministerio, su muerte y psión, su resurrección y su retorno de nuevo.

Cada detalle de este Niño fue anunciado miles de años antes. Es increíble como se cumplieron estas profecías.

La Palabra de Dios nos permite ubicar el año de su nacimiento en Belén. De acuerdo al calendario bíblico, no el romano, Jesús nació en el año 3995 después de Adán. Osea, cinco años antes de la Era Cristiana. Esto nos permite comprender la respuesta que Jesús le dio a sus padres cuando a la edad de 12 años se había extraviado. Ciertamente el jovencito no estaba perdido sino que estaba siguiendo el plan divino.

Por eso dijo: "en los negocios de mi Padre me conviene estar".

Jesús cuando dijo estas palabras tenía doce años. El número profético, el número código que está presente en todas las fechas relacionadas con Israel y la humanidad.

Ciertamente Jesús estaba en los "Negocios de su Padre", pues si nació cinco años antes de la ERa Cristiana, aquél era el año séptimo (7) y cada siete años los judíos tenían que presentar un cordero para el sacrificio. Cristo era el Cordero que sería sacrificado por el perdón de toda la humanidad. Pero ni los religiosos del templo ni los padres del Niño comprendieron aquellas palabras.

Así que estas palabras de Jesús armonizan con la fecha de su nacimiento.
imagen
La Iglesia Universal de Cristo más que celebrar el nacimiento de Jesús
debe aprender la lección que encierra este gran momento en el plan de Dios. Nada acontece sin que Dios no lo quiera. Los tiempos están prefijados. Dios conoce el pasado, el presente y el futuro del devenir histórico. Dios sabe todas las cosas, pero deja que todas las cosas ocurran de acuerdo a las decisiones de la humanidad. El hecho de que Dios conozca los eventos antes que ocurran no quiere decir que dichos eventos son la consecuencia de las decisiones de Dios, Dios lo sabe, pero no es el que toma las decisiones, si fuera así entonces el libre albedrío sería una falsa. Las decisiones las toman los hombres, por eso están rquivocados los ateos cuando quieren culpar a Dios de las decisiones que hacen los seres humanos.

Un amigo me decía, un excelente y competente maestro que enseñaaba matemáticas, que si Dios hizo al hombre perfecto por qué tantas miserias en la tierra, por qué morían los niños de hambre, por qué habían tantas injusticias, en fín, culpaba a Dios hasta de los muñequitos violentos de la televisión. Le dije, es una buena pregunta y quizás no te dé una buena respuesta. Bueno, segúm tú Dios no existe, pero si Dios no existe no puede ser responsable de lo que dices, así que los problemas siguen existiendo, están ahí. Por lo tanto los problemas no son culpa de Dios, sino del hombre.

Ciertamente Dios lo sabe todo, puede mirar a través de mi vida y saber cuéles son las decisiones que voy a tomar. El sabe si es una buena decisión o si no lo es. Pero Dios no interviene mientras yo sea el que quiero tomar las mismas. Así que si me pasa algo bueno o malo es producto de mi decisión y no de que esté escrito en mi destino. No existe un destino predeterminado, eso sería una contradicción para el libre albedrío. Si tenemos un destino, entonces para quá el libre albedrío, para qué tuvo que venir Cristo a morir en una cruz.

Ahora cuando yo le digo a Dios, toma mi libre albedrío, no puedo controlar mi vida, haz tu voluntad y no la mía, entonces las cosas pueden cambiar, pues Dios interviene. Pero eso debe ser un acto voluntario. Jesús dijo: "Yo estoy a las puertas y llamo, si alguno abre la puerta, entraré y cenaré con él".

Así es que actúa mi Dios. Interviene si yo le permito que lo haga, de otra manera él respeta el don de libertad que me dio. Cuando la humanidad deje de confiar en sus líderes y confíe en Dios, entonces las cosas cambiarán, entonces si algo malo sucede, podemos culpar a Dios, pues el tomó las decisiones, de otra manera no podemos hacerlo.

Como dije anteriormente debemomos aprender de lo que sucedió cuando nació Jesús. Los judíos conocían todas las profecías respecto a la llegada del Mesías. En el templo de Jerusalén se reunían los sacerdotes, pues sabían que el Mesías prometido llegaría. Así que cuando Jesús nació, los judíos esperaban a un Moisés que los sacara del dominio de los romanos como fueron librados de los egipcios. Ellos esperaban a un líder político que los libertartara del yugo de la esclavitud romana. Por eso muchos siguieron a Jesús en un principio. Estaban seguro que Jesús era el profeta dotado de gran poder para enfrentarse al Imperio Romano.

Pero todos se fueron y la dejaron, al final, sólo 120 seguidores de Cristo permanecieron unidos.Estos recibieron al Espíritu Santo el día de Pentecostés. Allí quedó constituida la Iglesia Universal de Jesucristo, iglesia que estaba dirigida por el único Representante de Dios, el Consolador.

Los judíos fallaron al interpretar el tiempo de la llegada del Mesías, pues estaban bajo un calendario que no era el calendario bíblico. El nacimiento de Cristo se podía determinar siguiendo el calendario de la Biblia desde Génesis hasta el momento del nacimiento de Jesús. Dios tuvo que escoger a estos magos para que pudieran anunciar al mundo que el Mesías había nacido.

Cientos de profecías esparcida por todo el Antiguo Testamento indicaban el tiempo de su nacimiento y cuando llegó ese tiempo nadie sabía, excepto estos pastores que fueron avisados por Dios.

Dios tuvo que enviar una estrella para que los pastores encontraran al Niño. Pero la Estrella de Belénn no fue algo a la azar. Ya Balaán la había visto miles de años antes. Así que la Estrella anunciaba que había nacido el Rey de reyes.

Satanás fue responsable de crear esta confusión, enloquecer a Jerusalén y comenzar su tarea de odio contra el Nño que había nacido, y que él sabía que sus días estaban contados. Sabía que aquel Rey no venía a libertar a Israel de los romanos, sino que venía a libertar a toda la hunidad de su maldad. Jesús vino, a a combatir reino humano alguno, sino a combatir el imperio de Satanás, imperio que fue representado en los dedos de la estatua del sueño de Nabucodonosor. Jesús vino a destruir al último de los imperios de la tierra, el imperio del anticristo que es el imperio de Satanás.

Así que los judíos se equivocaron en cuanto a la misión de Jesús. Ellos querían un libertador terrenal, y Jesús les dijo:"Mi reino no es de este mundo". Ciertamente no lo era, ni tampoco mi Señor vino a combatir imperios humanos, Jesús vino a combatir contra el imperio más feroz en la tierra, vino a batallar contra los ejércitos del mal; los demonios lo sabían. Mientras los judíos estaban confuso en cuanto a Jesús, los demonios estaban muy claros, sabían que Jesús era el Hijo de Dios y que venía para destruir su reino. Aquella Estrella de Belén volverá a aparecer. Pero esta vez no será vista por tres pastores, sino por toda la raza humana.

Cuando esa Estrella aparezca, entonces veremos de nuevo al Señor. Jesús lo dijo: "Cuando vean la señal del Hijo del Hombre". La señal de Cristo es la Estrella de Belén. Lo fue en su nacimiento y lo será en su Segunda Venida.

Hoy Satanás está haciendo lo mismo que hizo entre los judíos cuando Cristo nació, en aquell momento turvó a toda Jerusalén, hoy turvaa toda la humanidad. Ha levantado falsos profetas, falsos adivinos que anuncian y anuncian el fin del mundo. Todos han fallados y seguirán fallandoo. Sólo Dios sabe el momento exacto en que su Hijo regresará a la tierra.

Hoy debemos estar vigilantes, debemos permanecer en la Palabra de Dios, pues Satanás buscará mil formas para apartarnos de Dios, para perder la fe, inclusive para no esperar por Cristo, haciándonos cree que ya vino o viene en forma invisble.

El nacimiento de Cristo es el nacimiento de una nueva humanidad, una humanidad santa que escuchará la voz de Dios, una raza nueva de hombres y mujeres temerosos de Dios que poblarán el nuevo planeta bajo el reinado de Jesús.

Debemos hacer del nacimiento de Cristo , nuestro propio nacimiento. Debemos nacer de nuevo tal como Cristo le dijo a Nicodemos. Celebrar el nacimiento de Cristo por celebrarlo, sin saber su verdadero significado es una pérdida de tiempo. Honramos al Niño Jesús cuando nacemos de neuvo, y le servimos en espíritu y en verdad.

Jesús nació para enseñarnos el camino de la redención. Si el primer hombre introdujo el pecado y la perdición en la raza humana, Jesús introduce el perdón, la redención. Jesús nació para llevarnos de regreso ante la presencia de Dios. Jesús nació para probarnos que el hombre tal como fue concebido puede vivir en santidad y puede vencer las fuerzas del mal. Jesús vino para anunciarnos la verdadera paz y felicidad a la que la humanidad debe aspirar. Jesús nació porque nos ama, porque desea que el ser humano alcance el máas alto nivel de espiritualidad. Jesús naciá para darnos vida y vida en abundancia. El mayor acto de reconocimiento al Niño Jesús es dejar un espacio en nuestros corazones para que él incline su cabeza y tenga una morada para descansar. Nuestro mayor reconocimiento al Niño Jesús es reconocer que es el Hijo de Dios y que creemos en su sacrificio en la cruz del Calvario. Nuestro mayor reconocimiento a este maravilloso Niño es pregonar su nombre por todo lugar, dejar que él sea quien habite en medio de nuestras familias.

Jesús nació para que nosotros pudiéramos disfrutar de la vida eterna, vivir junto a él pra siempre en un lugar de delicias, de paz y de eterna y verdadera libertad.
imagen
Billones de seres humanos caen en las redes de la mentira, de las tradiciones humanas para aparentar que el nacimiento de Cristo tiene un significado real para ellos. Celebramn un Navidad sin Cristo, sin valorizar la figura de mi Señor. Todos saben las raíces paganas de este evento, pero hasta los cristianos de todo el mundo se entregan a esta festividad.

Los ricos del mundo se hacen más
ricos y los pobres se hacen más pobres. La magia de los medios de comunicación, la manipulación sicológica de los anuncios, la diversidad de objetos para regalar nos hace prisionero y nos lanzamos a las calles a comprar, comprar, comprar.

Es una locura colectiva, es algo que a veces no entiendo. Millones trabajan todo un año para dejar el fruto de ese trabajo en unos días de compras desmedidas.

No estoy en contra de esta hermosa celebración, pues miles y miles saben muy bien cuál es el significado de la navidad. Pero ciertamente Jesús no nació en estos días de invierno. Los promotores de la Navidad utilizan la figura de Cristo para sembrar la locura por adquirir bienes materiales. Es una celebtación como la que hicieron los judíos con el becerro de oro. Todos sabían que Moisés estaba en el monte hablando con Dios, pero a ellos poco le importaba, y se lanzaron a las orgías, a las celebraciones, al vino y a la desobediencia.

En estos días los refrigeradores de los hogares se llena de cuanta cosa uno pueda imaginar: el alcohol es el rey e invitado de honor, el uso de drogas, el robo, la violencia. Miles de hogares son llenos de luto por la irresponsabilidad de algunos. La navidad para el mundo es para brincar, beber, bailar, comer. El mundo en verdad ignora el significado que tiene el nacimiento de Cristo, ocurre lo mismo cuando celebran la Semana Santa.

El mundo puede hacer lo que quiera, pues el mundo nunca ha conocido a Dios. Dicen que Dios existe pero en sus corazones y en sus pensamientos el mayor ausente es el mismo Dios. No existe Dios para aquel que se emborracha y guía irresponsablemente un auto y provoca un accidente, no puede estar Dios en la mente y en el corazón de un ser humano que hace del licol su fuente de riquezas, alcohol, que no solamente envenena el cuerpo sino que nos aparta de Dios, pues las Escrituras noos dice que los "borrachos no entrarán a los reinos de Dios".

El mundo puede embriagarse del espíritu navideño,pues el mundo no conoce la luz, pero la iglesia debe tener cuidado de no hacer lo mismo que hace el mundo. Las tinieblas nada tienen que ver con la luz. El mundo se constituyó enemigo de Dios y que se hace amigo del mundo se hace enemigo de Dios.

El mejor regalo que un padre y una madre pueden hacerle a su niño es sentarse con él y hablarle de Jesús. Es triste ver a nuestros níños atrapados por las mentiras de los adultos y sus juguetes. La familia cristiana, más que ir de compras, más que ir a celebrar como el mundo celebra, debe convertir el hogar en una casa de oración, no es Sata Clau quien debe adornar nuestras casas, sino el N1ño Jesús. Si en verdad deseamos celebrar la navidad debemos llenar nuestro hogares del Espíritu de Dios. La Estrella que debe adornar la casa debe ser la Estrella de Belén.

En vez de llenar nuestros hogares de comida, de bebidas, de adornos, debemos adornarla con el espíritu de caridad, tener comida para repartirla con el que no la tiene. En vez de ir al cine, a la plaza debemos visitar a los enfermos, a los presos, a los necesitados. Esa es la verdadera Navidad, poner en práctica el amor de Dios.

Debe existir una diferencia entre la Navidad que celebra el mundo y la Navidad qu celebra el cristiano. Francamente para mí la navida es todos los días. Todos los días Jesús nace en el corazón de alguna oveja perdida. Cada vez que esto acontece hay gozo y alegría en el cielo.

La Navidad es producto de la tradición y no de las enseñanzas de Cristo. La iglesia primitiva no la celebraba, Jesús nunca la celebró. La única tradición establecida por Jesús fue la Santa Cena, esta tradición es sagrada. Los cristianos deben celebrarla en memoria de Cristo como él dijo. La Santa Cena y el lavatorio de los pies es algo que toda familia debe hacer. No tiene que ser exclusiva de la iglesia, una familia cristiana debe convertir el hohgar en un templo. El padre representa al sacerdote y la esposa a la iglesia de Cristo, así que pueden celebrar este acto de santidad.

Todas las demás tradiciones, esas son tradiciones de los hombres. Si el mundo desea celebrarlas, que la celebren. El mundo va por un camino y Dios por otro. Sin embrgo, esto no puede suceder con la iglesia que tiene como guía y bréjula a las Sagradas Escrituras. Hoy, en vez de la iglesia estar haciendo lo mismo que el mundo hace, debe lanzarse por las calles, campos, montañas, por los valles y los ríos, por las grandes ciudades y las aldeas del mundo a predicar que Jesús es nuestro Salvador, que murió por toda la humanidad y que pronto ha de regresar a buscar a su pueblo.

La iglesia debe aprovechar este periodo festivo para enseñar a nuestros niños, a nuestra juventud que Jesús es el mejor amigo, el mejor Regalo, el mejor consejero. Debemos enseñarles a nuestros niños el amor de Cristo por ellos. Debemos contarles de sus maravillas, de sus milagros, de su vida, de su muerte y pasión,. Debemos hablarles de sus promesas y del destino final del planeta. Debemos hablarles de la forma en que Jesús nos pide que andems.

No hacerlo, no hablarles a nuestros hijos e hijas de la vida de nuestro Señor es condenarlos a la ignorancia. Debemos de aprender de Israel, cuando los padres se olvidaron de hablarles s a los hijos de las grandezas de Jehová, de todos los peligros que Dios los libró, cuando ellos se olvidaron de pasar el conocimiento a las generaciones futuras, el pueblo judío se apartó del camino correcto, del camino d ela verdad, del camino de la luz y se entregó a la idolatría, a seguir a dioses paganos. Las consecuencias han sido fatales para Israel, hasta el punto que condenaron y asesinaron al Hijo de Dios.

Hagamos de esta Navidad un periodo para reflexionar, para reunirnos en familia y repasar la vida de Jesús, de leer su Palabra, de compartir con amor, de darle de comer al hambriento, vertir al desnudo y darle de bebe al sediento. Dejemos que sea el Niño Jesús quienes nos alegre con su llanto, con sus caricias, con su amor. Dejemos que nuestros hijos le conozcan, conozcan el significado real de su nacimiento. Ya que nos hemos contaminado con la festividad del mundo, hagamos de esta Navidad una diferente, una en la cual nuestro invitado de honor sea nuestro Salvador.


¡Felicidades a todos!
imagen
¡FELIZ AÑO NUEVO 2006!