¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva)

 
ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | EL REGRESO DEL MESIAS | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| | DESTRUCCION DE SATANAS | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | | | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS | ¡JESUS Y NICODEMO ! (nueva) | ¡PABLO Y LOS FILOSOFOS GRIEGOS! (nueva) | JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva) | ¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva) | JUDAS ISCARIOTE (nueva) | EL MALTRATO (nueva) | ¡EL SACRIFICIO PERFECTO! (nueva) | EL CAMINO SIN DIOS (nueva) | ¡LOS FALSOS PROFETAS! (nueva) | LAS SIETE IGLESIAS (nueva) | ¡LA TENTACION DE JESUS! (nueva) | EL LADRON DE LA CRUZ ( nueva) | JESUS Y NICODEMO (nueva) | ISRAEL Y LOS ARABES (PROCESO) | NACIONES SIN DIOS | EL NUMERO DEL TERROR (11) 2DA. PARTE | | EL EVANGELIO Y LAS RELIGIONES | EL TERCER CIELO | LAS FALSEDADES DEL 666 | HASTA LUEGO | ARMAGEDON Y GOG Y MAGOG | EL FALSO CRISTO BORICUA
 
¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva)
 
 
imagen
En los últimos cien años la humanidad ha estado preocupada con la destrucción del planeta, con el fin del mundo. Son muchos los que han profetizado sobre este partícular, inclusive en el mismo tiempo en que Jesús habitó sobre el planeta sus propios discípulos le preguntaron. Pues ya muchos profetas del Antiguo Testamento habían profetizado sobre este momento.

Las escenas de la primera destrucción estaban vivas en la mente de aquellos seres humanos que creían con toda seguridad y sin duda alguna que la tierra sería destruida de la misma forma que ocurió con el diluvio, pero esta vez no sería anegada de agua, sino devorada por las llamas.

La historia está llena de hombres y mujeres que se han proclamado profetas del fin del mundo. Una gama de falsantes, de engañadores que profetizan, no con el Espíritu Santo, sino con el espíritu de error. Ningún ser humano ha sido dotado con poderes para conocer el futuro de la humanidad y de nuestro planta. Sólo existen dos criaturas capaces de conocer el mismo: Dios y Satanás.

Dios conoce todos los tiempos, ya que fueron prefidos por él. Satanás conoce los tiempos ya que fue dotado de inteligencia superior y de gran sabiduría.

He aquí que tú eres más sabio que Daniel; no hay secretos que te sea oculto. Ezequiel 28:3

Dios mismo reconoce que Satanás es más sabio que Daniel, ya que Daniel podía ver el acontecer histórico de la humanidad, no porque Daniel tuviera el poder en sí mismo, sino porque Dios se lo revelaba. Sin embargo, Satanás lo sabe por sí mismo, ya que fue dotado de esos poderes.

No solamente Satanás conoce el futuro, sino que su pandilla de delincuentes, sus alcahuetes y servidores los demonios también lo pueden hacer, también conocen los tiempos.

Cuando llegó a la orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino.

Y clamaron diciendo:¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios?¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?
S.Mateo 8:28:30

Es increíble que mientras aquellos seres humanos no sabían quién era Jesús ni el tiempo de su venida, aquellos demnios conocían su nombre y conocía que todavía no era el tiempo para su juicio.

Así que debemos tener claro esto para poder comprender lo que voy a decir en esta sección. Sólo el futuro es conocido por Dios y por Satanás. De la misma manera que Dios muestra a sus siervos los profetas visiones exactas del futuro, también Satanás tiene a sus especialistas para propagar todas las mentiras que desee.

Dios respeta el libre albedrío que cada uno de nostros tiene. Dios no interviene a menos que se lo permitamos. Jesús dijo:"Yo estoy a las puertas y toco, si alguno abre la puerta, entraré y cenaré con él", si uno no permite que Dios intervenga, no lo hará, no tratará de cambiar las circunstancias, pero Satanás no respeta, es un atrevido, un malvado y siempre trata de tentarnos para el mal, y como hizo la primera pareja, así hace la humanidad, como hizo Israel, así hace la humanidad. La pareja no quiso escuchar la voz de Dios, pero escuchó la voz de la serpiente, Israel rechazó a Jesús pero recibió a Barrabás.

Cuando un profeta de Dios o un creyente recibe una visón de Dios respecto a algo que ha de acontecer lo hace en una forma muy especial. El hombre y la mujer de Dios no necesita ningún objeto o instrumento para recibir dicha profecía o vision. El creyente no es un adivino, el creyente es un instrumento de Dios que recibe la profecía, no busca adivinar el futuro.

Los instrumentos de Satanás utilizan miles de objetos o cosas para hacer sus predicciones, para formular sus profecías. Usan barajas, diagramas infernales, bolas de cristal, pozos mágicos, baritas mágicas, piedras con energías, pirámides, huesos de muertos, en fin, ellos utilizan cuanta cosa hay para declarar el futuro.

Los profetsa de Dios son inspirados por el Espírit Santo. Dios le muestras las cosas como si se tratará de una proyección cinematográfica con todos los detalles. Las profecías de Dios son claras, armoniosas, fáciles de comprender, el simbolismo cuando es necesario que el profeta lo entienda, Dios lo explica a través de su mensajero. El profeta de Dios no tienen que tener ambientes de misterios ni vestidos exóticos.

Dios a través de 4000 años utilizó a profetas y profetisas para darles mensajes a los hombres. La misión fundamental de los profetas de Dios era anunciar la llegada del Mesías. Juan el Bautista fue el último de los profetas que Dios utilizaría para traer un mensaje a la humanidad. La misión que le corrspondió a Juan era identificar al Ungido de Dios que había sido anunciado durante miles de años. Luego de que Juan identificara al Cordero de Dios, ese ministerio profético terminaba.

Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.
S.Mateo 11:13

Aquí Jesús afirma algo que es sumamente importante que todo creyente entienda para que no sea engañado por esa hilera de falsos profetas que hoy se levantan por todo el planeta diciendo que Dios les dijo o que Dios los envió. Hoy no es necesario que Dios levante a ningún ser humano para traer un nuevo mensaje de parte de él. El ministerio de los profetas terminó con Juan el Buatista, el fue el último profeta que fue enviado, pues él tenía la encomienda de sellar la profecía del Mesías que había de venir.

Hoy los creyentes, el pueblo de Dios, la Iglesia Universal de Cristo no necesita de nuevos profetas, pues es dirigida por el Espíritu Santo y Dios ha dotado a la iglesia con el don de Profecía para la edificación de la misma.

Son dos cosas distinta. Todo aquel que hoy se proclame "profeta de este tiempo", lamentablemente tengo que decirle, que no lo es, sino un instrumento de Satanás para sembrar la confusión en el pueblo de Dios y en toda la humanidad que está ciega e ignorante del plan divino.

Dios sí, dota a muchos hermanos del Don de Profecía, ese don no lo constituye en un enviado de Dios, en un mensajero como era el caso de los profetas de Israel.

Jesús confirmó las palabras de Daniel en la profecía de las setenta semanas.

Setenta semana están determinadas sobre tu pueblo, y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.
Daniel 9:24

Daniel es claro. Toda la profecía de las setenta semanas tiene su cumplimiento con Cristo, aunque algunos afirman que la última semana no se ha cumplido, pues corresponde a la Gran Tribulación, un error ya que son dos periodos proféticos distintos.
Juan el Bautista bautizó a Jesús y vio como fue ungido por el Espíritu Santo. En ese mismo momento quedaba sella la profecía y la visión. Luego de la muerte de Cristo, la Iglesia iba a ser ungida de la misma forma. El Día de Pentecostés, la iglesia fue ungida con el Espíritu Santo y ya no era necesario el uso de un profeta por parte de Dios, ya que el Espíritu Santo sería el Representante Legítimo de Cristo y guiaría a la iglesia hasta su regreso.
Es vital comprender esto. Hoy hay muchos estafadores, falsantes, hombres que se refugian en el cristianismo para falsear la verdad, para hablar en sus propios nombres, pues no hablan en nombre de Dios.

Toda esa gama de falso profetas, de falsos ministros, de adivinos, astrólogos, magos, santeros, espiritistas, falsos doctores, falsos teólogos hablan de sus propias visioenes y profecías que vienen a ellos, no a través del Espírito Santo, sino a través del espíritu de Satanás.

No se equivoque hermano mío. Ellos sí puede acertar en sus pronóstico y hasta pueden realizar milagros. Una cosa es que logren hacer esas cosas y otra cosa es que dichas cosas fueron dadas por Dios. Es aquí cuando el creyente verdadero debe poder discernir en lo que es de Dios y lo que no viene de Dios.

Fue Jesús quien dijo que los profetas, profetizaron hasta Juan y esa afirmación fue validada por el profeta Daniel en la profecía de las setenta semanas: Jesús selló la visión y la profecía. Jesús terminó con el imperio de la ley. Hoy estamos viviendo en la gracia, no somos esclavos de la ley.

Hoy no podemos dejarnos ir por aquéllos que se proclaman "profetas de Dios de este tiempo". Ya lo que Dios nos quería decir lo dijo. Jesús decía siempre: "Escrito está".

Decir que el mundo se va a acabar tal o cual año es un disparate, Además hace miles de años que esa profecía fue dada, decir que habrá guerra, eso ya fue profetizado, decir que habra hambre, pestes, enfermedades, eso ya fue profetizado, decir que van a ocurrir terremotos, eso fue profetizado. Todo cuanto dicen los llamados "profetas modernos", los magos, los adivinos, los astrólogos, los brujos y hechiceros, ya está profetizado. Todo cuanto debemos saber se encuentra en el maravilloso libro de Dios, las Sagradas Escrituras.
imagen
A veces repetimos las cosas sin pensar, sin reflexionar, sin saber si son correctas o no. Escuhamos una afirmación y repetimos la misma como si fuera una verdad comprobada. Esos sucede en todos los humanos. Algunos dicen: "Si lo dice el cura" es verdad, si lo dijo: "un científico reconocido" es verdad", si lo escribió fulano de tal, "es bueno". Siempre tratamos se creer en lo que dicen los seres humanos y no Dios.

El planeta tierra ni la vida que hay en él realmente pueden ser destruidas. Hay un principio fundamental de la materia. La misma no puede ser ni creada ni destruida sino transformada. Los seres humanos no han creado ni un átomo de materia sobre el planeta, su poder ha consistido en averiguar las propiedades de la materia y aplicando los principios han logrado transformar la misma.

Un vaso de agua puede converirse en un bloque de hielo, puede descomponer la molécula en oxígeno o hidrógeno. Puede pasar el agua del estado sólido a líquido o a un gas. Pero jamás puede crear una gota de agua de la nada.

Dios le impartió ese principio a la materia y a la vida. El espíritu no puede ser creado ni destruido. Antes esa verdad que permea toda la creación afirmar que el planeta tierra será destruido es una "verdad a media", pues sería imposible bajo las condiciones actuales.

No importa que ocurra, nada ni nadie podrá cambiar eso. Así que cuando decimos que el planeta será destruido realemnte estamos afirmando que las condiciones que hay pueden cambiar y al cambiar todo cuanto hay puede transformarse en otra cosa. Si el sol se aproxima unos grados al planeta o la tierra se acerca al sol, es posible que nos quememos, pero no desaparecemos, el planeta seguirá existiendo, si explota el sol, es posible que nos convertiremos en una bola de hielo.

Ciertamente ni la vida espiritual ni la existencia de la materia está en nuestras manos. Es algo mucho más complicado, más interesante. Pero ciertamente siempre decimos lo mismo, repetimos lo que escuchamos, lo que leemos, lo que nos dicen.

Nadie puede hacer desaparecer ni una sola molecula del planeta, digo nadie, ni nadie puede crear una molácula de materia del vacío, de la nada. Para que haya una causa y un efecto debe existir la fuente que provoca eso. Para que un cuerpo se ponga en movimiento no basta conque exista ese cuerpo, es necesario un impulso externo para ponerlo en movimiento.

Nosotros no creamos este Universo sino que fuimos puesto aquë por una inteligencia mayor, una inteligencia que necesariamente debe y existe fuera del universo. Para poder poner todo el Universo, como está en movimiento fue necesario que alguien lo empujara, impartiera una fuerza.

Así que no está en nuestras manos destruir lo que no creamos. Ni hay extraterrestres que vengan aquí. El Universo no fue hecho para otras criaturas, sino para que el ser humano lo organizara, lo conquistara y lo colonizara. El ser humano fue dotado de poderes extraordinarios que le fueron quitados cuando cayó de la gracia de Dios.

En el año 1656 después de Adán la raza humana fue castigada y el planeta sufrió muchos cambios en su topografía y en su geografía. Ni se acabó la vida ni tampoco el planeta fue destruido. Sólo hubo profundos cambios, cambios que ocurrieron en breve tiempo y no en millones de años como sostienen las "autoridaes científicas", la tierra completa puede congelarse en minutos si escapamos de la árbita del sol y nos alejamos. La tierra puede ser cubierta en un breve perido si el sol se acerca y la temperatura aumenta, las áreas cubiertas de nieve dejarían de estarlo y se formaría enormes océanos.

La tierra puede experimentar un terrible terremoto y muchas islas, montañas, ciudades desaparecer en cuestiones de segundo. Así que un cambio lo mismo puede ocurrir en un segundo que en un millón de años.

Puedo tener todo el poder del mundo, dirigir la nación más poderosa de la tierra, estar al mando de un enorme ejército, tener todo el poder del mundo, todas las riquezas, gozar de una perfecta salud, y en un instante dejar de estar entre los vivos. No existe el tiempo para Dios.

Así que hablar del fin del mundo, de la destrucción del planeta, de la extinción de la vida no es algo muy real que digamos. Muchos afirman que existen varias posibilidades para que la vida se termine. Unos hablan de una invasión de extraterrestres, de la rebelión de las máquinas pensantes, de un meteoro que nos golpee, de un cometa que choque con el planeta, de un virus que nos aniquile, de una guerra nuclear, hay muchas otras posibles causas para que la vida se extinga, pero ninguna de ellas ha de ocurrir si este mundo fue creado por Dios, pues si hay una inteligencia detrás de la creación ella tiene el control de todo.


Pero nosotros los creyentes debemos tener cuidado con todo lo que leemos, escuchamos y decimos. No todo lo que brilla es oro, dice un refrán popular, de esa misma manera, no todo los que leemos y escuchamos es verdad.

Esto sucede con la afirmación que escuchamos por todas parte de que la tierra será destruida, de que la vida en este planeta dejará de ser. En estos dos mil años se ha escuchado esa expresión por todas partes. ¿Realmente nuestro planeta será destruido y la vida desaparecerá? No hay base bíbica para afirmar tales cosas.

Nuestro planeta no fue destruido por el diluvio, ni tampoco la vida desapareció. El diluvio universal tenía dos propósitos: castigar a ser humano por su maldad, por la violencia que imperaba en la tierra y porque se estaba desarrollando una raza distinta a la humana, había una generación de hombres y mujres descendientes de una mujer y de ángeles que poseían cuerpos humanos. No es broma. Dios creó a un grupo de ángeles que servirían de mensajeros y que serían el ejército de Cristo cuando viniera a la tierra. Estos tenía cuerpos semejantes al de Jesús, un cuerpo humano.

Parte de estos ángeles, que nada tienen que ver con los que se rebelaron junto a Satanás, abandonaron el Tercer Cielo y se mezclaron con los humanos. Estos fueron hechos prisioneros y están en las prisiones hasta el juicio final, sus descendientes todos murieron en el diluvio.

El diluvio fue un castigo no una destrucción del planeta. Claro la tierra sufrió grandes cambios, su topografía cambió, surgieron los continentes, las montañas, las aguas formaron mares, océanos, ríos, lagos. Hay que recordar que antes del diluvio no llovía en la tierra, la tierra estaba reunida en una gran masa y las aguas rodeaban a la tierra. No existían los glaciares,. Todo era muy distinto a lo que hoy podemos apreciar.

Los científicos saben que lo que afirma la Biblia es verdad. La tierra tenía esas características, aunque ellos afirman que fue hace millones de años.

Debemos estudiar lo que afirman las Sagradas Escrituras sobre el destino final de la vida y del planeta tierra. En ella podemos encontrar las razones para el castigo y las consecuencias de todo el pecado de la humanidad. Ellas nos dirán si este planeta desaparecerá o volverá a ser como en el principio, nos dirá si la raza humana ha de desaparecer o por el contrario le serán devuelto los atributos con los cuales fueron creados Adán y Eva.

No son los falsantes los que saben el futuro de la tierra y de la raza humana, sino quien fue el Creador de todo. Es a la Palabra de Dios que debmos creer no a los llamados"profetas de estos tiempos". Dios no necesita ya utilizar profetas para darnos a conocer su verdad, esa función le corresponde al Espíritu Santo.
imagen
Para poder comprender un poco más la profecía sobre el segundo castigo global de Dios a la humanidad debemos tener muy definido todo lo que ocurrió durante el diluvio universal y cuáles fueron las consecuencias. No hay un hecho más claramente descrito que este acontecimiento. Cada detalle está revelado en la palabra de Dios.

Lo primero que debemos comprender es que las circunstancias del planeta eran distintas a las actuales. No existían los continentes como los conocemos hoy, ni islas, ni cordilleras de montañas, ni zonas polares, ya que para esa época ni llovía.

Así que la posibilidad es que toda la tierra fuera anegada de agua era una posibilidad muy real. Este evento de acuerdo a la cronologí bíblica ocurrió cuando Noé tenía 600 años. Como podemos calcular el año del nacimiento de Noé siguiendo las fechas de nacimiento de los primeros patriarcas, encontramos que Noé nació en el 1056 después de Adán. Así que 600 años después ocurrió el diluvio. (1656)

En el año 1056 podemos determinar dos de los códigos que ya he discutido en una de mis secciones. (10)(6+5=11) osea (01)(1,1),
El código (0,1) es el lenguaje de las computadoras y el (1,1) se asocia con sucesos o situaciones adversas para la humanidad. En el año en que ocurrió el diluvio encontramos el tercer código (1,2) el doce que se asocia con el lenguaje matemático utilizado en la Biblia. Así que ya Dios nos reveló estos tres códigos o lenguajes utilizados por el ser humano. (0,1)(1,1)(1,2).

La longitud del arca nos da el año exacto en el cual finaliza el cautiverio babilónico, los setenta años (70) profetizados por Jeremías. (300 codo de longitud x 12 =3600)
De acuerdo al calendario divino, no el romano, el cautiverio comenzó (3530-3600)

Las razones, como ya expliqué, para que Dios terminará con casi toda la vida sobre la tierra fue la maldad de los hombres, la violencia y el pecado de los ángeles que se involucraron con las hijas de los hombres.

Dios no destruyó sin avisar. Muchos se levantaron para acusar a NOée de loco y no era para menos.¿A quién se le ocurre construir una embarcación en medio de la llanura en una época que ni llovía? Durante 1656 años la humanidad de entonces nunca había visto llover, pero Noé creyó por fe, escuchó la voz de Dios. A él no le importó que se burlaran, que hicieran fiestas para mofarse, a él no le importaba si había llovido o no. Sólo cumpliría el mandato divino. Alertar a la humanidad de entonces y construir el arca.

El arca de Noé es símbolo de la Iglesia Verdadera de Cristo. Quien quiera ser salvo al final de los tiempos debe entrar a esta iglesia que sólo Dios conoce. El creyente proviene de todos los rincones de la tierra, Son los creyentes que han permanecido en la palabra de Jesucristo, que son obedientes, que viven en el esíritu y no en la carne, que hacen la voluntad de Dios. De la misma manera que el arca sirvió de refugio para salvar a Noée y a los animales, de esa misma forma la Iglesia servirá como barca cuyo capitán será Cristo.

De la misma forma que la puerta del arca fue cerrada y nadie más pudo entrar, de esa misma forma Jesús cerrará la puerta de su rebaño, tan pronto entre la última oveja. No hubo oportunnidad alguna para que se salvara un alma más tan pronto Dios cerró la puerta del arca, así sucedera al final, ningún gentil será salvo una vez Cristo levante a su iglesia. Si el arca fue levantada sobre las aguas hasta dejarla sobre el monte Ararat, de igual forma Jesús levantará a la iglesia en un manto de nubes para llevarla al monte de Dios y presentarla ante su Padre.

En aquella época Dios permitió que Noé anunciara durante siete días intensivos que el diluvio venía, pero los necios, losincrédulos, en vez de buscar a Dios, lo que hicieron fue mofarse. Pero llegó la hora de la verdad, la hora del cumplimiento profético y todos murieron, excepto Noé y su familia.

De igual manera hoy acontece lo mismo. Dios ha levantado a muchos mensajeros para anunciar el fin de todas las cosas,pero la humanidad se ríe, se mofa, prefieren escuchar a los mentirosos y no a la Palabra de Dios. Pero nada evitará que de la misma forma que el diluvio llegó, también el final anunciado también llegue. Dios quiera que no sea muy tarde para usted.



imagen
Ciertamente que Dios siempre nos advierte con tiempo para que reflexionemos y cambiemos nuestra actitud hacia él. Jesús dijo: "yo no vine para condenar al mundo sino para salvar el mundo". Hay un hermoso mensaje de salvación, de muchas promesas para el ser humano que obedezca a Dios, para el creyente en Jesús, ninguna condenación hay para los que crean en el evangelio de Cristo. La misma promesa que le fue hecha al ladrón en la cruz es la misma que está vigente para toda la humanidad. Jesús prometió que iría a preparar una morada en su reino para todos aquéllos que le aceptaran como el Salvador, para todos aquéllos que creyeran en su palabra.

Jesús nos prometió una vestidura blanca, una corona de oro y un nombre nuevo. Nos prometió vida eterna en una tierra nueva y en un cielo nuevo. Los falsos profetas siempre hablan de la condenación del mundo, de la destrucción, de la guerra mundial, ellos sólo llevan un mensaje de castigo para toda la humanidad, pero no hablar de la cara hermosa de la moneda.

Es cierto que la destrucción vendrá repentina, pero esa destrucción es para los impíos, para los que no creen en Jesús ni en sus palabras. Ellos hablan del fin del planeta, pero no hablan de un cielo nuevo, de una tierra nueva, de una ciudad eterna ni de una vida llena de bondades.

Estos servidores de Satanás anuncian por todas partes falsos eventos terribles, pero no anuncian que reinaremos para siempre con Jesús. Que habrá una morada para cada creyente en Cristo, que viviremos en ciudades cuyas calles serán de oro releuciente y el mar de cristal, que la tierra estará gobernada por el Rey de reyes y Señor de señores, estos falsante no hablan del perdón y de la misericordia del Señor. Todos están inspirados por el mismo espíritu de error, el espíritu que ha engañado a la humanidad durantes estos seis mil años.

Habrán plagas horribles para los impíos, para los ateos, para los falsos religiosos, para los que no tienen espacio para Dios, para aquéllos cuyo dios son las riquezas, para los idólatras, los viciosos, para los brujos y espiritistas, para los falsos profetas y para todos los mercaderes del templo, habrá juicios y plagas, inclusive para muchos que hacen milagros, pero se han corrompidos, habrá juicio para los dictadores y criminales, para los narcotraficantes, claro que habrá juicio para todo aquel que anda en caminos de muerte, en caminos de oscuridad, en caminos trazados por los hombres y sus tradiciones, claro que habrá juicios para todos aquéllos que no creen en el evangelio y se van detrás de falsas religiones y sectas, claro que habrá juicio contra todos aquéllos que le roban el jornal al trabajador, que explotan a los obreros y se pierden en la avaricia, pero todos ellos tienen una oportunidad de un encuentro con Dios antes de morir o antes de que el Señor regrese.

Quien se pierda es por su propia maldad, por su ignoracia de dejarse engañar por no sacar tiempo para estudiar esta Palabra de Vida Eterna. Quien se pierda es porque se ha hecho el sordo, el ciego. Quien se pierda es porque ha escogido el camino de las sombras, de la muerte, de la senda ancha y espaciosa. Quien se pierda es porque no ha querdio tomar su cruz y seguir a Cristo, quien se pierda es por su culpa al no querer creer en mi Redentor. Todos fuimos inscrito en el libro de la vida al momento de la muerte de Cristo, lo único que el Señor nos pide es creer en las palabras de su Padre, aceptar al Hijo como el Salvador de todos los hombres.¿Qué más quieren los seres humanos? El trabajo duro lo hizo el Señor. Dios no dará por inocente a nadie que ignore el sacrificio de la Cruz.

Estos falsantes anuncian condenación, pero se olvidan de la misericordia de mi Señor. El amor de Dios hacia nosotros no tiene comparación. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna" S. Juan 3:16

Esta palabras de Cristo están vigente hoy para toda la humanidad. Creer, esa es la llave de entrada al reino de Dios.

Pero estos falsos profetas no anuncia este mensaje de esperanza, de paz, de gozo, de salvacióm. Quieren presentar a Dios como un dios déspota, cruel. No saben estos mensajeros de las tinieblas que el amor de Dios fue mucho más lejos de lo que nos merecemos.

Jesús, su Hijo Amado, sudó gostas de sangre en el huerto antes de ser entregado. Le suplicó al Padre que pasara la copa, aquella terrible copa de la muerte, de la pasión, de la crueldad. Ningún hombre hubiese sido capaz de llevar aquella cruz hasta el monte bajo aquellas condicioines. Un Cristo inocente era cruelmente despedazado por el odio, la envidia, el rencor. Le reventaron su espalda a latigazos y mientras la carne se levantaba al contacto con el filo del látigo salía la sangre, y sobre su cabeza las espinas iban penetrando poco a poco hasta perforarlo. Cuando llegó al final del camino estaba totalmente molido a golpes.

Pero esto no lo anuncian estos falsos videntes en sus escritos,¡no, no, mis hermanos! Lean toda la basura que escriben, y notarán que nada hablan del sacrificio de la cruz. Y no hablan, no porque no sepan, sino porque el espíritu que los inspira no proviene de Dios sino de las tinieblas. Anuncian y profetizan mentiras, nada saben del futuro y se lo inventan.

Cierto que a veces pegan una, pero no es porque adivinan, ni puuden ver el futuro, sino porque el mismo Satanás se las revela. Los demonios conocen los tiempos, conocen sus nombres y se ponen a sus servicio. Los demonios llamaron a Cristo por su nonre y sabían que estaba allí para castigarlos antes del tiempo cuando sean encontrados culpables con su maladrín, el jefe y sean condenado al lago de fuego y azufre por toda la eternidad.

Los seres humanos que no caminan en luz hasta creen que Satanás es el jefe del infierno, que Satanás es quien gobierna en ese lugar y dueme como un general. Hasta quieren ir al infierno para disfrutar en grande.¡Cuánta ignoracia!. El infieno está bajo el control de Dios, es una prisión y Satanás y sus secuaces irán al infierno como prisioneros y no como turistas.

Satanás irá a parar al lago de fuego y azufre para encontrarse con sus dos mejores amigos y colaboradores de su dictadura: la bestia y el falso profeta.

Ciertamente vendrán juicios sobre la tierra, pero eso juicios no son contra aquéllos que han creído en Jesús y vivido haciendo la voluntad de Dios, guardando su Palabra y viviendo en el espíritu. Hay una promesa para todos aquuéllos que han creído en Jesús.

Pero ni Nostradamus ni ninguno de estos falsantes profetizaron sobre las cosas maravillosas que les esperan a los creyentes de Jesús bajo una tierra nueva y un cielo nuevo. Ese mensajes de salvación es ignorado por esta gama de falsos adivinos, falsos profetas, por estos falsos agoreross que nada pueden decir del futuro sino repetir las mentiras que el mismo diablo pone en sus labios.
imagen
Mucho se habla de los falsos profetas, de religiosos corrompidos que hablan de sí mismos y promueven falsas profecías. Cada vez que uno de estos falsantes cae la prensa los hace harina y levantan una nube sobre todos los que creemos en nuestro Señor. Los periodistas están atentos para lanzar sus críticas, sus comentarios cada
vez que Satanás hace caer a un predicador o a un ministro. La mancha que debe caer sobre el culpable es lanzada sobre todos. Y claro que debemos dar a conocer a los que hacen del evangelio un negocio, a los que se corrompen.

Sin emabrgo, vemos a esos mismos medio como se afanan por llevar programas de adivinos, magos, hechiceros, astrólogoss, santeros y hasta satánicos. Les dan espacio para promover sus mentiras, sus engaños, le dan espacio para que lancen todo tipo de desprecio contra Jesús y los cristianos. Lo vemos todos los años como estos engañadores engatuzan a los ignorantes y a los que no son ignorantes. Todas estas prácticas son condenadas desde el mismo principio de la humanidad. La Palabra de Dios es clara respecto a estas prácticas, son condenadas, quien practica o cree en estas abominaciones será castigado, sino se aarrepiente a tiempo.

Dios mismo prohibió al pueblo de Israel que se involucrara en estas actividades. Quien lo hiciera sería condenado.

Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según la abominaciones de aquellas naciones.

No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,

ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

Porque es abominación para con Jehová tu Dios, echa a estas naciones delante de ti.

Perfecto serás delante de Jehová tu Dios

Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen mas a ti no te he permitido esto Jehová tu Dios.
Deuteronomio 18:1014

Dios es muy preciso cuando instruye a su pueblo. El mundo escucha y sigue a estos falsantes, el munod escucha a sus agoreros, magos, adivinos, espiritistas, astrólogos, encantadores, pero no escuchará a Jehová.

El creyente que practica o consulta a estos engañadores se aparta de Dios, ha perdido la fe en su Creador, por lo tanto no importa que diga que cree en Jesús o que es cristiano, se perderá y será culpable de juicios. Si Dios no perdoná estas cosas en el principio, tampoco las perdonará hoy.

Estos son los mismos que se van a los medios de comunicación a promover sus mentiras, sus falsas profecías, se van a los medios a promover lo que Dios mismo nos prohibe. Nada de eso es nuevo, pues ya desde Génesis a Apocalipsis Dios condena a los mismos.

Triste decirlo pero hoy millones no han escuchado la voz de Dios y uno ve como son engañados por estos agentes del diablo.
imagen
Siempre he sostenido la existencia de dos seres espirituales que gobiernan el Universo y este planeta. Dios es Creador de todo lo creado, nos dio un cuerpo de carne y hueso que puso en movimiento con el alma y a la misma vez nos dotó de un espíritu para podernos comunicar con él y sus criaturas espirituales, los ángeles.

El ser humano fue equipado con un cerebro capaz de pensar y acumular información a través de los cinco sentidos y almacenar dicha informacién en nuestra memoria. Es increíble la capacidad de almacenamiento que tiene la memoria humana, es infinita. Puede almacenar toda las información durante toda la vida, es grandioso como una persona de más de 100 años puede seguir guardando información, y como en millonesíma de segundo puede traer a su consciente imagénes tan remotas como recuerdos de la niñez.

Pero nuestra mente no solamente almacena información, sino que fuimos dotados de un cerebro que es capaz de pasar por distintos procesos mentales para poder hacer uso de dicha información, almacenar datos es un nivel muy bajo, quizás el más bajo en el proceso mental.

El ser humano puede ordenar la información, clasificar la misma, interpretarla, comprenderla, analizarla, sintetizarla. Podemos inferir, podemos evaluar esa información, podemos tomar decisiones y resolver complejos y sencillos problemas. Cuando logramos utilizar todas esas herramientas del pensamiento, entonces ciertamente hemos podido desarrollar esa mente privilegiada con la cual fuimos dotados.

Dios nos dio un lenguaje que nos permite construir el mundo externo. Sólo tenemos imágenes y símbolos de la realidad externa. Pensamos lo que vemos y adquirimos una imagen que guardamos en forma de ideas a través de las palabras.

Así que nosotros fuimos dotados de dos formas de adquirir el conocimiento. Podemos adquirir el conocimiento a través de los sentidos, pero ese conocimiento no podemos garantizar que sea correcto, pues vemos lo que queremos ver y vemos de acuerdo a nuestras experiencias, hemos sido programados cuando niños, así que toda esa información pasa por un aparato lleno de errores, de paradigmas, de prejuicios.

Si mis padre me hubieran enseñado que robar, matar, hacer lo malo era lo correcto, hoy haría eso, a menos que no haya decidido cambiar esa programación. Por eso Dios no castiga a los niños, no importan que hagan, pues mientras sean niños, mientras en ellos haya inocencia, mientras ellos no puedan hacer uso de su libre albedrío conscientemente, no son culpables. Pero fuimos creado para que ese niño espiritual creciera y llegara el momento de tomar decisiones conscientemente. Así que cuando seamos capaces de distinguir el bien del mal y tomemos decisiones entonces seremos culpables de nuestras acciones.

Es importante saber esto, por muchas razones. Si nuestros sentidos nos engañan cuando veamos una cosa que no es verdad, entonces estamos en peligro de ser engañados continuamente por aquellos que manipulan los idiomas con facilidad y mucha maña. Existe la oratoria, el arte del buen hablar, un ser humano que domine el arte de la palabra puede persuadir fácilmente, hasta puede hacer que la mentira luzca como una verdad absoluta.

Quiero hermanos y amigos que me leen estas palabras. Créame por favor, el más grande orador a quienes los seres humanos han preferido escuchar es a Satanás y a sus discípulos. Este ser, como saben, fue lleno de una sabiduría ilimitada hasta el punto que conoce los tiempos y los secretos. Así que puede muy bien distorsionar todo a su antojo en este planeta, pues Cristo dijo que era " el príncipe de este mundo".

Satanás conoce muy bien el arte del buen hablar, con astucia y con engaño hace que la mentira se vea como la verdad y la verdad se vea como una mentira.

Satanás domina el método por el cual la mente humana adquire muchos conocimientos, la pregunta. Sócrates, el gran filósofo griego, no fue realmente el creado de la "mayeútica" sino Satanás. Fue este método inteligente de hacer preguntas y más pregunta hasta lograr que la persona misma encuentre la respuesta. El no da las respuesta, pero hábilmente hace que las preguntas estén en el aire.

A Eva le hizo preguntas, preguntas que dirigió hasta lograr una respuesta. Una respuesta que hoy nos tiene en este mundo de perdición. Si Eva no hubiera dado respuesta, como hizo Adán, entonce el diablo no tenía nada que buscar. Pero sus preguntas causaron la curiosidad en Eva, esa curiosidad la llevó a pecar.
Las preguntas generan dudas. Dios fue claro al decirle a la pareja que morirían. Pero Satanás sembró la pregunta y generó la duda en ellos.


Pero la serpiente esra astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer:¿Conque Dios os ha dicho:No comáis de todo árbol del huerto?
Génesis 3:1


Aquí vemos la astucia de la serpiente. Ella sabía la verdad, ella sabía lo que Dios le había dicho. Satanás sabía que ellos podían comer de todos los árboles que habían en el huerto menos del árbol de la ciencia del bien y del mal. Pero Satanás tenía un plan trazado, su método para lograr sus propositos eran el cuestionamiento, Someter a la pareja a un interrogatorio, poner en duda lo que Dios había expresado.

Es la misma forma que este malvado ha utilizado durante estos seis mil años con el hombre. Preguntar, cuestionar, poner en duda todo lo relacionado con Dios.
Pero la mujer cayó en la trampa, se puso a dar explicaciones, en vez de seguir creyendo en lo que Dios le había dicho.

Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer.

Pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios:No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.
Génesis 3:2-3

Este fue el mayor error de la mujer. Ella no tenía que responder, además Satanás ya sabía la respuesta. Pero ella cayó en la magia de la conversasión. Dios le dijo no sólamente que no comiran del fruto, sino que ni aiquiera lo tocarán. Pues, no estaba el pecado en tocar o comer del fruto, sino en la desobediencia. Ese es el pecado grave cometido en el huerto. La paraja desobedeció a la voz de Dios por escuchar la voz de la serpiente.

Allí aprovechó la serpiente para sembrar la duda, la curiosidad en ellos. Satanás habló con seguridad, con autoridad, con firmesa y le respondió a la mujer.

Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abieros vuestros ojos y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Génesis 3:4-5

Aquí Satanás sabía muy bien las razones por las cuales Dios le prohibió tocar y comer de aquel árbol. Ciertamente el hombre no moriría. Satanás sabía que no existía tal cosa como la muerte. Sabía que fuimos creados para vivir para siempre, que no íbamos a envejecer. El diablo lo sabía y sabía que si el hombre hubiese comido de aquel árbol el hombre sería como Dios.

Eva fue persuadida y Adán no decía ni pío, ni para allá voy a mirar, tratando de no ser cómplice de aquel diálogo entre la serpiente y la mujer.

Por eso Eva tomó y comió del fruto, pero no murió al instante. Satanás sabía que no moriría al instante. No existía la muerte. ni física ni espiritual, ya que los espíritus no mueren.

Cuando Adán vio que Eva no había muerto, entonces creyó a la mentira de la serpiete y comió. Ellos comprobaron que Satanás les había mentido, les había engañado cuando vieron a su hijo Abel muerto a manos de Caín. Entonces comprendiero, ya tarde, que la verdad revelada por Dios era cierta y que Satanás era un mentiroso. Por eso Cristo lo llamó: "El padre de mentiras".

Eva y Adán prefirieron el camino señalado por la serpiente, en vez del camino indicado por Dios. El camino de la serpiente fue el camino de los sentidos, el camino de la vista, del razonamiento lógico. "Si comí y no morí entonces la serpiente dice la verdad", si yo comí y no morí, entonces Adán puede comer y tampoco morirá", así que le dio de comer a Adán. Adán pensó de la misma forma. Si Eva comió, tocó el fruto, y no murió, entonces comeré y no moriré.

Razonamiento basido en la lógica, en la percepción. "Si toque el fruto y no morí,entonces lo comeré, pues ya veo que la sentencia era falsa y que la serpiente tiene razón". Es el mismo tipo de razonamiento que hacemos hoy, no hemos aprendido la lección.

Decimos:" si Cristo no ha regresado, entonces no regresará nada", "Si Dios es amor no habrá castigo eterno"."Si Dios es bueno, no habrá infierno"...

Si Nostradamus dice algo y se cumple, entonces este hombre tiene poderes para adivinar y ver el futro. Nostradamius no sabía nada de nada. El sabía mucho de astrología, de adivinación, era un gran médico, un hombre muy sabio, pero no tenía ningún poder para ver el futuro cono tampoco nadie lo tiene.

Es lo mismo del caso de Sansón, Sansón no era lo que la gente creía que era, él no tenía el poder en el cabello, ni en sus brazos, ni en su fortaleza física, era un hombre más, su poder venía de Dios, cuando Dios lo quitó, perdió su fuerza.

Quien adivina, no lo hace porque tiene poderes especiales, sino porque está poseído de un demonio, y sí los demonios saben muchas cosas. Pues como dije, los judíos no sabían quién era Jesús, y los demonios que estaban en los cuerpos de aquello dos jóvenes gadarenos, sí conocían a Cristo y conocían además que van a ser castigados, y que su tiempo todavía no era. Por eso se quejaron de Jesús, ¿Por qué vienes a atormentarnos antes de tiempo?

Eva confió en sus sentidos, en el método cientítico. Trató de probar la verdad de Dios como si se tratara de una hipótesis, cierto era una hipótesis que Dios sabía las consecuencias, pero ella dejó de creer por fe y trató de probar la hipótesis traida por la serpiente. Así nos hemos pasado estos seis mil años. Tratando de probar lo que Dios nos revela a través de su Palabra. No tenemos fe en lo que Dios nos revela y buscamos la forma de adquirir el conocimiento a través de los sentidos.

Satanás no puede distorsionar el conocimiento que Dios nos revela, pero sí puede distorsionar el conocimiento adquirido por los sentidos. Un científico descubre algo nuevo, piensa que su descubrimiento ayudará a la humanidad, pero el mismo cae en manos de seres que no temen a Dios y entonces utilizan ese descubrimiento para dañar. La pólvora fue inventada para disfrutar de fuegos artificiales, no para hacer bombas ni arma que usamos contra nuestros hermanos.

Nostradamus se ponía frente a una bola de cristal para escribir sus supuestas visiones. Quien haya leído sus "Centurias" estrofas de cuatro versos notará cuanta oscuridad hay en esos escritos. No he leído nada más incoherente que estas Centuriias. Los estudiosos se han encargado de armonizar lo que escribió con muchos eventos. Es cierto, yo creo en eso, de la misma forma que Dios nos revela sus conocimientos y le dio visiones y profecías a sus profetas, de esa misma manera Satanás hace lo mismo con sus falsantes.

El hecho de que yo diga aquí que ha de acontecer otro ataque terrorista, eso no quiere decir que si ocurre soy un adivino o profeta. Eso es una posibilidad en estos tiempos. Además si ocurre como digo, entonces no es que tenga poderes especiales, sino que Satanás a través de un demonio me dio el mensaje. Eso es así. Recibimos de Dios mensajes a través de sus ángeles y del Espíritu Santo, de esa misma forma Satanás tiene a sus mensajeros.

El problema para el creyente es, que cuando va en busca de ayuda a estos adivinos estás cayendo en las redes del maligno. Podrá resolverte al momento, pero cuando regrese a tu hogar, no regresarás solo, sino que llevarás consgigo a una pandilla de demonios que te invadirá tu hogar, y con el timpo te pasará lo mismo que a un ordenador cuando recibe un virus. Es posible que no se active al principio, pero pasados unos día y verás que tu computadora fue dañada. De esa misma forma actúan esos demonios.

Ir en busca de estos falsantes, no importa como se llamen, ni la fama que tienen, es apartarse de Dios. Saúl lo hizo y le costó la vida. Rechazar a Dios por un brujo, un hechicero, un astrólogo, un espiritista, un santero es darle la espalda a Dios como hizo Saúl.

No me queda duda alguna de que este hombre fue un enviado de Satanás para engañar a la gente de su tiempo y para alejarlos de algo maravilloso que estaba sucediendo en su época. No es casualidad que tanto Nostradamus como Martín Lutero fueran contemporáneos y vivieran en naciones de Europeas. Nostradamus era de origen judío, Martí Lutero de origen alemán.

Nostradmus nació 1503 y murió en 1566 y Martín Lutero nacio en 1483 y murió en 1546.
Lutero nació 20 años antes que Nostradamus y Nostradamus murió 20 añ0s después que Lutero.

Por un lado Dios levantó a un hombre para que la Palabra de Dios fuera rescatada, librada de la oscuridad a la que la Iglesia Católica había secuestrado. Martín Lutero enseñó los principios del evangelio, las doctrinas apóstólicas. Aquel hombre se enfrentó al dictador más grande: el Papa. Esos llamados "sucesores de Pedro" y " Vicarios de Cristo" quienes para esa época tenía más poder que el mismo rey. Martín Lutero trajo de nuevo a la luz pública la verdad revelada. Nos salvamos por fe y no por obra. Pero a la Iglesia católica esto no era muy agrdable, pues tenía el mejor de los negocios, la indulgencias. Vendían el perdón de los pecados. Todo aquel que hiciera la buena obra de comprar una indulgencia le garantizaban al menos una morada en el reino de los cielos, claro si el pecador compraba miles, de seguro que tendría un apartamento de lujo en el reino de Dios. Todo era bochornoso, la corrupción, la lucha de poder por los puestos, en fin, Dios era el ausente del Vaticano.

Pero Satanás no se acostó a dormir. El también levantó a los suyos, entre ellos a Nostradamus quien fue muy aclamado en su tiempo, fue protegido por varios reyes, inclusive por la endemoniada doña Catalina de Médecis, quien fue la reina de Francia cuando en 1572 mataron a más de 50,000 protestantes, en lo que se conoce como la Noche de San Bartolomé. Muchos la acusan a ella de este acto, ya que no hizo nada para evitar la muerte de estos servidores de Dios.

Nostradamus llevaba un mensaje basado en la adivinación, en la astrología, no eran profecías dads por Dios, sino inventos de Satanás. El espíritu que lo inspiraba no era el Espírit Santo, sino un demonio de error.

Ese mismo demonio entró a su hijo, que se llamaba como él, Michael Nostramus, quien fue ejecutado en 1574 cuando fue sorprendio quemando un pueblo sobre el cual él mismo había profetiza que sería destruido. Así que hasta ahí llegaba el engaño de estos seres. Eran instrumentos de Satanás y no instrumentos de Dios.

Nostradamus nada habló de Jesús, nada de las profecías bíblicas. No habló nada de arrepentimiento, no habló nada del evangelio de salvación. Sus mensajes eran cuentos callejeras. El mismo reconocía que eran los astros que le daban sus profecías.

Sobre su tumba se escribió en latín, el siguiente epitafio:

Aquí descansan los restos mortales del ilustrísimo Michel de Nostradamus, el único hombre digno, a juicio de todos los mortales, de escribir con pluma casi divina, bajo la influencia de los astros, el futro del mundo".

No hay una mentira más grande que este epitafio sobre la tumba de un hombre que cayó en las redes de Satanás y le sirvió de instrumentos para sembrar la semilla de la confusión. Si alguiene quería saber del destino del mundo ya estaban las Sagradas Escrituras.

Así que durante este tiempo dos voces se levantaron en Europoa. Una portando un mensaje error, de adivinación, de tinieblas, Nostradamus y otra voz se levantaba para traer a luz del mudno que la salvación era por fe, por gracia, que la autoridad de Dios era la Biblia y que el representante de Dios no era el Papa, sino el Espíritu Santo.

Pero la humanidad no aprende, hoy muchos siguen dándole credibilidad a Nostradamus que dijo que el mundo llegaría a su fin con la gran guerra del jinete en 1999, estamos en el 2006. Así que falló en su profecía.
Debemos estudiar las Sagradas Escrituras si deseamos saber la verdad.
Debemos decidir a quién vamos a creer, a los falsantes inspirados por un espíritu de error, por los demonios, o a lo que Dios nos dice en su Santa Palabra que es inspirada por el Espíritu Santo.
imagen
Si de algo debemos estar seguros es que Dios siempre se ha comunicado con los seres humanos. Que esa comunicación es posible porque fuimos dotados de un espíritu que tiene contacto con el Espiritu Santo.

Sin embargo, como hay ciertos requisitos para poder hacer uso de un Celular, también Dios ha establecido unas condiciones para que podamos tener ese contacto directo con él.

Nuestros sentidos de nada nos sirven. Los cinco sentidos se nos dieron para poder comunicarnos de cuerpo a cuerpo, de un ser humano a otro. No importa el idiona, la cultura, la nación, la comunicación entre nosotros se da a través de los cinco sentidos. El conocimiento humano es adquirido a través de esas cinco antenitas:oído, ojos, piel, lengua, nariz. Todas las imágenes que recibimos del mundo externo están asociadas a esos cinco órganos: (auditivas,visuales,táctiles,gustativas, olfativas).

Sin embargo, nuestra comunicación con Dios se da a través del espíritu. Para eso debemos tener el bautismo del Espíritu Santo. Para que el Espíritu Santo more en nosotros debemos limpiar el templo de Dios, el cuerpo. Dios no habitará en un templo lleno de inmundicia, de pecado, como yo no viviría en un hogar lleno de pestilencia y animales muertos.

Y precisamente cuando no hemos conocido a Jesús, cuando no hemos tenido un encuentro personal con él, somos seres inmundos, cubiertos de la lepra del pecado. Nuestro cuerpo no está limpio, santificado ni justicicado, así que no es posible que el Espíritu de Dios more en nosotros.

Debemos enterrar el viejo cuerpo, debemos sepultar al muerto podrido, ese muerto es nuestro antiguo hombre lleno de pecado. Para eso Jesús murió en la cruz del calvario. Jesús pagó el precio por nosotros y sólo la sangre de Jesús nos limpia de todo pecado. No importa dónde vivas, que lengua hables, que religión practiques, si cree o no crees, si eres rey o mendigo, rico o pobre, santo o pervertido, es necesario tener un encuentro con Cristo. Cuando lo hayas hecho entonces naces de nuevo y como naces de nuevo, con un cuerpo limpio, debes ir a enterrar al muerto, al viejo hombre en las aguas del bautismo.

Mienten aquéllos que afirman que debemos bautizarnos cuando niños, los niños no son culpables de nada, los niños se presentan a Dios, el acto del bautismo es uno consciente, voluntario. Es uno para nacer de nuevo y comenzar una nueva vida.

Una vez seamos bautizados ya el templo de Dios se ha limpiado y ahora viene el bautismo en fuego, en poder. Este bautismo nos protege de los dardos venenosos del Satanás y de los frutos de la carne. Ahora Dios puede habitar en nosotros mediante su Espíritu Santo. Ahora nuestro espíritu puede comunicarse con Dios. Ahora dejamos de utilizar los sentidos para buscar a Dios y la verdad, ya que el mismo Dios nos revela y nos enseña todo cuanto debemos saber.

Esa es la majestuosidad de una relación con Dios. El evangelio logra esa metamorfosis maravillosa ya ilustrada en la mariposa. Un gusano feo y repugnante se convierte en una maravilla de colores, de vuelo magistral, de belleza incomparable. Nadie a ver a una mariposa pensaría que salió de un gusano. Nadie pensaré que al ver a un ser humano que estaba en las tinieblas, hubiera estado así, pues el cambio dado es de un nacimimiento de nuevo. El creyente verdadero es diferente al hombre del mundo, si no hay diferencia, si actuamos de la misma forma que el mundo, entonces no hems nacido de nuevo, sino que nos estamos engañando.

Los creyentes que pretenden vivir como vivían en el mundo, como vivía el viejo hombre, realmente no han nacido de nuevo.

Así que ahora nosotros debemos actuar diferente. Debemos buscar en la Palabra de Dios las respuestas a nuestras preguntas y no buscarla en el mundo. Ahora debemos escuchar a Dios y no a Satanás. Ahora debemos estudiar las Sagradas Escrituras para saber el acontecer histárico, para saber cuándo una profecía proviene de Dios o es un invento de algún falsante.

El anuncio de eventos catastróficos para la tierra ya fueron anunciados por los profetas de Dios y por el mismo Jesús. No hay nada nuevo. Todo está escrito.

Siempre los falsos profetas quedan al descubierto. Y eso es así porque profetizaron mentiras. Recuerdo, que si no hubiera tenido la certeza de que nada extraordinario iba a ocurrir al termina el 2000, me hubiera vuelto loco con tantos pronósticos adversos que se publicaron por todos los medio s de comunicación.

Como el loco de Nostradamus profetizó la Tercera Guerra Mundial, ya todos lo creían, otros decían que un nuevo planeta rojo que iba a surgir causaría terribles daños al planeta, que si los planetas alineados, los astrólogos anunciaban grandes catástrofes. En fin, pusieron al mundo a doblar rodillas y a temblar.Sin embargo, en la Biblia que está la verdad, poco fue lo que se dijo.

Jesús ,que es el profeta por excelencia ,durante estos dos mil año no habló de un conflicto mundial y menos que el final del mundo estaría determinado por los hombres. Jesús no habló de una gran guerra final.
Jesús habló de guerras entre naciones, entre reinos, pero fue claro al decir que esto no marcaba el fin, sino que era principio de dolores. Además el 2000 no era el 2000, sino el 1995, pues hay un error de cinco años en el calendario de Julio César.

Jesús profetizé que Jerusalén sería destruida y el templo sería consumido y esa profecía se cumplió en el añ 70 después de Cristo. Jesús profetizó que los discípulos serían perseguidos y echados a prisién y asesinados y así sucedió, Jesús dijo que sería hecho prisionero y asesinado y así sucedié, Jesús dijo que Judas lo iba a vender y así sucedió, Jesús dijo que les enviaría el Consolador a la iglesia y así fue, Jesús dijo que el evangelio sería anunciado en todo el mundo y así está sucediendo, Jesús dijo que se levantaría de los muertos y así fue, si todas esas profescías se cumplieron y muchas otras, también se han de cumplir las que faltan.

Sin embargo, los seres humanos propagaron las mentiras de Nostradamus y de todos esos falsantes y nada hablaron de Jesús.

Nosotros debemos creer en lo que nos dice la Palabra de Dios.

Un ejemplo es la profecía del choque de un meteoro contra nuestro planeta. Hace poco los científicos descubrieron un gran meteoro que se dirigía cerca de la tierra y hasta han pronosticado que posiblemente nos golpee en el 2016. Eso no es algo nuevo, pues ya en el libro de Apocalipsis, no solamente nos dice que nos golpeará una gran montaña, sino que Juan nos dice que caerá sobre el mar y matara a gran parte de la vida marina de ese lugar en el cual caerá.

Así que anunciar lo que ya hace dos mil años fue anunciado no creo que sea algo que nos asombre. Los hijos de Dios sabemos que todo eso acontecerá después de la Venida del Señor y que la Iglesia Universal de Cristo no sufriré daño alguno, ya que no estará sobre el planeta.

El segundo ángel tocó la trompeta y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.
Apocalipsis 8:8-9

Debemos establecer primero aquí la diferencia entre el mensajero de Dios y el mensajero de Satanás. El hombre de Dios no se atribuye poderes especiales, simplemente sirve como instrumento para dar a conocer al mundo lo que Dios le revela.

El hombre de Dios no necesitas barajas, ni bolas de cristal, si diagramas, ni hollas ardiendo, ni fuentes encantadas. Simplemete Dios le muestra en visión los sucesos que han de acontecer.

Los falsantes siempre necesitan un objeto de contacto con Satanés, una bola de cristal, una fuente, un espejo, una porción mágica, polvo, animales exóticos, huesos de muertos, escobas, en fin, cuanta cosa el demnio se ha invetado para engañar.

El uso de instrumentos de adivinación no es algo moderno, los antiguos los utilizaban. El mismo José usó el truco de la copa. José no era un mago, ni un adivino. Cuando él le dijo a sus hermanos que adivinaba, era porque sabía que su copa sería hallada en las pertenencias de Benjamín, pues él mismo había adornado al mayordomo que la pusiera allí. Pero José les dijo que era su copa de adivinación.

Los profetas de Dios nunca usaron nada. Elías sólo oró a Dios y Dios envió el fuego y consumió el altar, mientras los falsos profetas de Baal se pasaron toda la mañana brincando, gritando y cortándose la piel hasta desmayar.

Aarón, no usaba la vara para profetizar sino para realizar un milagro, ni Elías utilzaba el manto para adivinar, sino para realizar milagros.

Así que Dios le muestra muy claro a Juan que un día una enorme roca va a caer sobre uno de los mares de la tierra. No será un mar solitario, es un mar en el cual hay mucha actividad marítima y abundancia de peces. Es un mar cerca de una gran ciudad que tiene mucha actividad de barcos y naves.

Dios le vuestra esta visión a Juan, una visión clara. Esa montaña de fuego pueden ser dos cosas: Un meteoro gigante, los meteoros cuando entran a la tierra se queman por las altas temperaturas que rodean al planeta. Así que es por eso que Juan ve a esta gran roca encendida. Y es posible que sea eso, un enorme meteoro.

También puede ser una enorme estación espacial. Pero es más dificil, puesto que se quemaría casi en su totalidad y esparciría sus restos por el planeta. Todos sabemos que Dios nos dice que si el hombre pusiera su nido como el águila entre las estrellas de allá lo haría descender.

No importa lo que sea, meteoro o cometa, lo cierto es que la tierra será impactada por una enorme bola de fuego, como la que consumió a Sodoma y Gomorra, lo único que ahora no caerá sobre tierra sino sobre el mar.

Ningún profeta puede dar tantos detalles sobre un evento que ocurrirá miles años después como es el caso de este evemto mostrado a Juan por Dios.

Aquí no hay simbolismos, ni lenguaje difícil de comprender, aqui nada es ambiguo, todo es coherente, claro, preciso. Juan vio esa enorme montaña de fuego caer sobre el mar, no necesitó de tecnología avanzada para saber lo que hoy saben los científicos, que una enorme roca se acerca al planeta.

imagen
El desconocimiento de la Palabra de Dios lleva a muchas personas a tomar el camino equivocado. Si este mundo fue creado por un ser inteligente, y colocó a otro ser inteligente sobre el planeta, entonces debemos pensar que de alguna manera habrá una comunicación efectiva entre ellos. Así sucede con los seres humanos que creen en un ser divino.

Si creemos, si tenemos fe, si buscamos a Dios en espíritu y en verdad, entonces, y sólo entonces, Dios nos guiará y nos revelará sus secretos y nos dará su conocimento y sabiduría..

El hecho de que ninguna criatura haya podido olvidar a Dios es prueba que de alguna manera hay algo en los seres humanos que nos lleva a pensar que fuimos creado por un ser poderoso fuera de este Universo. No hay cultura, por más rezagada que haya sido, que no haya adorado a un dios, no importa como lo haya visualizado. Ni los ateos han podido escapar de la existencia de Dios, pues ellos no creen en la afirmación, pero creen en la negación, y para poder negarlo, primero tiene que pensar que existe, no se puede negar algo que creemos que no existe, pues sería una necedad.

Entonces si creemos que existe un Dios Todopoderoso que nos creó, ¿por qué no confiamos en él y en su palabra?¿Por qué vamos a creer en seres humanos y en sus mentiras? El mundo está lleno de falsantes, de manipuladores, de agentes secreto de la Agencia Diablitos en busca de Tontos y Necios del Planeta.(ADTNP).

Es increíble ver los anuncios en los medios de comunicación, como hay miles de seres humanos que confían en los "muertos" que hablan con los espiritistas, en astros que aconsejan, en plantas mágicas, en bolas de cristal en la cual se ve el futuro, en hollas de brujas sin maridos, en espejos, en pozos encantados, en fuentes de juventud, en las barajas, en las adivinas del Tarot.

Uno ve a esos falsantes y siente pena por ellos y por los que le creen. Satanás es tan mentiroso, tan asqueante, tan fresco y descarado que se deleita escuchádolos. Hablan en nombre de Dios, cuando Dios los ha condenado en toda la Biblia desde Génesis hasta Apocaipsis. Son falsantes, pues hablan mentiras, están poseídos por un espíritu de error.

Así mismo destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti agoreros. Miqueas 5:12

Así han sido siempre. Logran con sus mentiras engañar a mucho, principalmente a reyes y gobernantes. Son admirados y respetados, algunos hasta le temen, pues creen que realmente tienen poder. Ellos podrán tener poder pero nada pueden contra un creyente que esté lleno del poder de Dios.

Cuando Nabucodonosor tuvo el sueño que lo inquietaba y no podía interpretar, mandó a reunir a todos los llamados sabios de su reino, a los adivinos, a los magos, a los falsos profetas, maestros, encantadores, bueno, reunió a todo un ejército de hombres que decían poseer el poder de adivinar.

Ellos fueron a la corte del rey, me los imagino con su arrogancia, con su orgullo, con su altivez, estaban contentos porque el rey los había convocado para una consulta.
Pero este rey inteligente les informó que había tenido un sueño y deseaba que ellos lo interpretaran. Entonces los falsantes le pidieron al rey que les contara el sueño, pero Nabucodonosor astutamente les dijo, que ellos debían saber el sueño y la interpretación, entonces el silencio se apoderó del lugar, silencio que luego se convirtió en terror al escuchar la sentencia del rey: "todos serían ejecutados sino tenían una respuesta pronto".

Ninguno pudo conocer el sueño y menos la interpretación del mismo. Así que ni el mismo Satanás Dios le permitió conocer el sueño, sólo a su profeta le dijo. Sólo Daniel pudo conocer el sueño y su interpretación.

Así que no es algo nuevo entre los humanos y entre los gobernantes, ellos no escuchan a Dios, no siguen su palabra, pero reciben el asesoramiento de estos individuos, consultan a los santeros, a los espiritistas, a los agorereros, a los gurúes, a los falsos profetas y ministros, consultan a las estrellas y a medio mundo. ¿Cómo puede gobernar bien un rey que consulta a los hombres, en vez de consultar a Dios?

Hoy no tenemos esa necesidad de consultar a nadie. Hoy tenemos el medio para consultar a Dios. Hoy tenemos al Espíritu Santo que nos guía. Un gobernante que desee gobernar bien a su nación lo que debe hacer es irse de rodillas ante Dios y pedirle sabiduría como lo hizo Salomón. El mismo David no dejó de ser un garn rey porque se iba a brincar y a danzar con el pueblo, David adoraba a Dios no importara lo que dijeran, hasta su mujer estaba enojada al verlo danzar entre sus siervos.

Y es que cuando tenemos a Dios en nuestro corazón nos olvidamos del que dirán social.





imagen
Conocer el futuro siempre ha sido algo fascinante para los seres humanos. Queremos adelantarnos a los acontecimientos. El dominio del futuro, el saber lo que ha de acontecer antes que los hechos ocurran es algo que nos cautiva, que nos aprisiona, que nos atrae como la tierra atrae a los cuerpos hacia su centro. Pero de qué vale saber el futuro sino podremos cambiarlo,

Además no sabemos si el futuro no será nuestro próximo presente. Quizás sólo existe el pasado y el presente, el pasado es un presente que ya pasó y el presente un futuro que estamos viviendo.

De todas formas es un juego de palabras sin sentido. Muchos hasta afirman que podemos viajar en el espacio, que podemos ir al pasado o ir al futuro. Mucho se escribe sobre el asunto del tiempo, hasta hay quienes piensa que una máquina nos pueda hacer viajar por el tiempo.

La única máquina que nos puede llevar por el tiempo es nuestra mente, nuestro cerebro. Mentalmente todo es posible. En estos asunto es que el ser humano se entretiene. Pensando en lo que fue, lo que es y lo que será. Todo reside en nuestro pensamiento, sin el pensamiento no existe el tiempo, ni el espacio. Descartes decía:"Pienso luego soy", el gran escritor y filósofo español, Miguel de Unamuno, afirmaba: "Yo soy yo y mis circuntancias", hasta algunos afirman que realmente morimos cuando nacemos y nacemos cuando morimos.
El ser humano se complica la vida con tales cosas, con tales razonamiento. De esa inquietud del hombre por saber su futuro es que se alimentan estos falsantes. Ellos juran que pueden adivinar el futuro, y seguirán haciendolo mientras hayan tontos e ignorantes que lo crean.

Eso no significa que no puedan ejercer ciertos poderes y adivinar ciertos acontecimientos, pues tienen un espiritu que lo sabe todo y que puede hacer que ciertas cosas ocurran para mantenerlos engañados.

Cuando Dios envió a Moisés a Egipto para que hablara con Faraón había dotado a Aarón con una vara poderosa. Aquella vara realmente no tenía poder alguno, pues detrás de ella no había magia, sino que el poder de Dios estaba presente. Pero Dios sabía que los egipcios confiaban en varas mágicas y que sus sabios y magos hacían creer que sí, que una vara de un mago era poderosa.

Cuando Moisés llegó al palacio, allí estaba el Faraón con sus consejeros, sus asesores, hoy los asesores son abogados, personas muy capacitadas en negociaciones, cabilderos profesionales, pero también los gobernantes tienen sus asesores adivinos, brujos, hechiceros,ésta es la forma de Satanás influir en las acciones de los reyes de la tierra. Y aunque usted no lo crea, Satanás tiene en su gobierno a los más poderosos y sabios consejeros. espíritus malignos que se apoderan de las mentes de los humanos cuando no tenemos el escudo de Dios que nos proteja, cuando hay ausencia de Dios en nuestro pensamientos y cuando el poder nos empuja a todo lo malo.

Así que nada ha cambiado, aquellos asesores o consejeros de Faraón tenían el mismo espíritu de error que vive en estos falsantes.


Moisés y Aarón estaban confiado en Dios y no en aquella vara. Cuando Moisés advierte a este gobernante, él Faraón se ríe, se mofa, cree que aquellos dos hombrecitos son "magos de pacotillas". Faraón al ver la vara de Aarón convertirse en serpiente ríe mucho más y quizás la sala del palacio se convierte en un circo, pues estoy seguro que todos los presentes se burlaron como se burlan hoy de los que hablamos de Jesús y de su retorno.

Así que los magos de Faraón, llenos de soberbia, de seguridad, creyéndose la "última coca-cola del desierto" sacan sus varas y al momento la serpiente de Moisés se ve rodeada de un escuadrón de culebras.

Acto simbólico, pues la serpiente de Moisés representaba a la nación judía que muy pronto, cuando salieran de Egipto estaría rodeada de eenemigos, situación que nunca ha cambiado en estos seis mil años, pues en este momento Israel está rodeado de enemigos que desean verlo desaparecer del mapa del planeta. Pero Israel se mantiene firme y seguro como aquella serpiente solitaria de Moisés.

Pero también significa a toda la humanidad que durante estos seis mil años ha estado rodeada de demonios, de espíritos malignos que nos quieren destruir y apartarnos de Dios. La raza humana ha sido vilmente atacada por este ejército invisible desde el mismo momento de nuestra creación. Y esa condición tampoco cambiará hasta que el Señor destruya a Satanás en la última de las guerras, la guerra de Gog y Magog.

También simboliza a cada ser humanos que es acorralado por demonios, que nos empujan al mal, a asesinar a nuestros hermanos, a ser pervertidos, avaros, ingratos, que nos inspira a todo lo que nos aparta del bien, que nos empuja a alejarnos de nuestro Creador. No nos han destruido, pues tenemos el cerco que tenía Job, Dios nos guarda con su Espíritu Santo. Pero el hombre del mundo que no ha conocido a Cristo es presa fácil, por eso se entrega a los vicios, a lo malo, por eso vive en tinieblas, sin fe, ni esperanza, sin salvación.

Así que aquella escena en Egipto en el año 2638 después de Adán, de acuerdo al calendario divino, no es una escena adsurda, ni cómica. Allí se enfrentan dos poderes: el poder de Dios representado por la vara de Aarón y el poder de las tinieblas representado por las varas de los magos de Egipto.
imagen
Allí estaba aquel hombre que se creía era un dios, desafiante, incrédulo. El Faraón estaba rodeado de encantadores, de magos y hechiceros, eran su cuerpo Asesor, los que con sus engaños lo hacían tomar las decisiones incorrectas. Allí estaban aquellos dos hombres que habían conocido el poder de Dios, estaba un Moisés de 80 años, un Moisés seguro de que Dios no iba a permitir que el Faraón lo humillara en su palacio, y a su lado estaba su hermano Aarón que tenía 83 años. En la mano de Aarón estaba la vara, vara que simbolizaba el poder del cielo.

Pero Faraón retó a Dios, quiso demostrarle a Moisés que él era quien gobernaba a Egipto, habló el orgullo, la soberbia, la altivez. Allí estaban los demonios en las varas de los hechiceros, demonios que estaban listos para hacer una actuación espectacular, se convertirían en serpientes, ya su amo lo había hecho en el huerto del Edén.

Y Faraón respondió:¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová ni tampoco dejaré ir a Iarael. Exodo 5:2

Ciertamente este hombre no sabía quién era Dios, pues si lo hubiera sabido no hubiera respondido de esa manera. Fue triste que lo conociera de la forma más terrible, pues esa actitud de arrogancia le costó graandes sufrimientos a los egipcios.

Hoy sucede lo mismo, existen miles de seres humanos que no conocen quién es Dios y abren sus bocas para negarlo, para blasfemar, para retarle. No saben con quién se están metiendo. Ay de esos tiranos que persiguen a los hijos de Dios, no importa que tengan mil bombas de hidrógeno, un día se enfrentarán al que todo lo puede, entonces llorarán como lloraron los egipcios.

Los magos vieron como Aarón tiró su vara y se convirtió en culebra, se miraron, se rieron y lanzaron sus varas al suelo y de cada vara apareció una serpiente, una serpiente que realmente eran demonios, pues ningún ser humano tiene el poder de alterar la composición química de la materia, y hacer que una vara adquiera vida. Esos poderes no los tiene ningún ser humano, si alguno tuviera ese poder entonces gobernaría al mundo. Por eso la falsedad de los magos, de los hechiceros, de los adivinos, de los astrólogos. Son un puñado de seres, que tristemente, conscientes o inconscientes han caído en las redes de Satanás.

Pero muy pronto se apagó su sonrisita en sus labios, muy pronto el rostro de Faraón cambió de color, pues quedaron atónitos cuando la serpiente de la vara de Aarón devoró a sus culebras.

Jamás las fuerzas del mal podrán prevalecer sobre las fuerzas del bien.

L humanidad debe saber que estos seres que se dedican a esas acticidades realmente pueden realizar actos de esa naturaleza, pero no porque ellos tenga ese poder, sino porque le sirven como instrumentos al diablo.

Satanás hace lo mismo hoy que lo que hizo cuando Jesús nació. Esta criatura turvó a la nación judía hasta el punto que el Mesías nació y el pueblo no lo sabía, apesar que conocían cada detalle de la venida del Mesías, no solamente no supieron del nacimiento, sino que lo rechazaron y lo asesinaron.

Hoy sucede igual. Todos sabemos las profecías de la Biblia, sabemos que el fin se aproxima y sabemos que no está en ninguno de nosotros saber el momento exato del regreso de Cristo. Eso está claramente establecido en la Palabra de Dios, sin embargo, el diablo levanta a sus falsos profetas quienes dicen el año y el tiempo en que este fin llegará. Por eso siempre han fallado, pues tienen un espíritu de erros, fallaron los adventistas en 1844, fallaron lso Testigos de Jehová en 1914, falló Nostradamus en 1999, y fallaron todos los que profetizaron que el mundo se acabaría en el 2000 y fallarán todos aquéllos que ignoren la Palabra de Dios, que afirma que ni aun los ángeles no saben cuándo será este día.

La humanidad no debe creer en estos falsantes que siembran la semilla de la confusión por todo el planeta. Sólo Dios sabe cuándo será el fin de todas las cosas, sólo Dios sabe el futuro final de la raza humana.
imagen
Para poder entender la forma en que opera el mundo de la oscuridad, debemos saber distinguir entre la realidad material y la realidad espiritual. Los hombres de ciencia no creen en la existencia de una realidad espiritual y menos de la existencia de un Tercer Cielo. Pero nosotros sabemos que la Palabra de Dios nos habla de esa realidad y de ese Tercer Cielo.

Como dije anteriormente jamás el hombre podrá tener contacto con el Tercer Cielo a través de los cinco sentidos y con su tecnología. No hay radio telescopio que sea capaz de detectar ese maravilloso lujar en el cual vive Dios y todo su reino. No hay leyes de la física, ni de la biología ni de la química que opere allí. Así que mientras el hombre siga creyendo que sólo existe el Universo, jamás podrá conocer el lugar más hermoso de Dios.

Por otro lado el ser humano conoce su mundo material, pues fue equipado con los sentidos para hacerlo. No podemos conocer lo espiritual con los mismos sentidos, como no podemos ver a un microbio con un telescopio ni a un astro lejano con un microscopio.

Dios nos dotó de un espíritu precisamente para poder tener contacto con esa realidad que no se percibe con los sentidos. Pero no es suficiente tener un espíritu, pues debemos tener el Espíritu Santo para poder comunicarnos con Jesús quien será el único intermediario entre Dios y la raza humana.

Así que el espíritu del hombre se comunica con el Espiritu Santo y éste le revela esa extraordinaria realidad espiritual. Juan fue testigo de esa realidad, Esteban mientras era asesinado a pedradas fue testigo de esa realidad, Pablo fue testigo , pues fue llevado al Tercer Cielo. La Palabra de Dios nos habla de un lugar hermoso llamado Paraíso. Jesús nos prometió una morada en su reino. Así que ciertamente existe esta realidad espiritual y podemos tener acceso a ella cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor, somos bautizados en el agua y somos bautizados en el Espíritu Santo, y nacemos de nuevo. Ya no vivimos en la carne , sino en el espíritu, ya no necesitamos esforzaar los sentidos para creer en Dios, pues creemos por fe y el conocimiento verdadero es revelado por Dios.

Pero esa realidad espiritual que no podemos ver, ni percibir con los sentidos es una dual. Es como el mundo invible de los micro organismos. Unos son beneficiosos y unos dañinoss. Es increíble cuantos enemigos tenemos en ese mundo invisible pero que tiene una realidad física. El poder destructivo de algunos microrganismos nos hacen temblar. Un virus puede acabar con la raza humana y todos los seres vivientes del planeta, incluyendo las plantas y los animales.

Hay bacterias que nos ayudan y hay algunas que nos destruyen. Así que en ese mundo invisible de pequeños organismos hay buenos y malos.

Lo mismo sucede en el mundo espiritual. Existe la fuente del bien y la fuente del mal. Existe Dios y su reino maravilloso, pero también existen criaturas pervertidas, demonios, espíritus inmundos, ángeles corrompido y todos están gobernados por Satanás.

Así que mientras tenemos un mundo invisible de microrganismos en nuestro planeta, también existe dos realidades espirituales. Una que domina en el Tercer Cielo, fuera de este Universo y la otra que fue echada de allá a la tierra, a los aires. De la misma forma que nosotros los creyentes en Dios y que tratamos de vivir de acuerdo a la voluntad de él, tenemos acceso directo a esa realidad. Podemos ser escuchados por Dios mediante la intervención del Espíritu Santo y de Jesús. El Espíritu Santo tiene contacto con nuestro espíritu y lleva nuestras oraciones a Jesús para que éste interceda por nosotros.

No hay otro medio para ser escuchado, no hay otro intermediario. Quien dice que un muerto puede interceder por nosotros no sabe de que está hablando. No hay santos ni vírgenes ni ángel que pueda interceder por nosotros. Sólo hay uno y ése es el Cordero de Dios, nuestro Señor Jesucristo.

Así que los creyentes tienen acceso a esa realidad y Dios nos revela sus maravillas y nos da su conocimiento verdadero.

Si nosotros tenemos acceso a la realidad de Dios, también el mundo tiene acceso a la realidad del mal. Los seres humanos que se entregan a esas prácticas tienen acceso al mundo de las tiniebllas. No es con los muertos que se comunican sino con los demonios.

Ningún espiritista ha hablado con ningún muerto, pues los muerto al hoyo y su espíritu a Dios hasta el día del juicio final. Los hombres y mujres que practican la brujería, la santería, la astrología, el espiritismo, la magia, la adivinación no lo hacen porque tienen poderes especiales, sino porque tienen contacto, consciente o inconscientes con estos seres invisibles llamados demonios, ángeles corrompidos, espíritus inmundos.

Pablo estaba muy claro cuando decía que nuestra lucha no era contra sangre ni carne sino contra gobernantes de las tinieblas. Siempre este apóstol estaba haciendo advertencias a la iglesia de las maquinaciones del diablo. Aunque suene medieval esto que digo, es cierto. Estos falsantes no tiene poderes especiales como tampoco eran reales las serpientes de los magos egipcios. Ellos sólo sirven de instrumentos del mismo infierno para confundir y alejar a la humanidad de Dios.

Quien consulta a los muertos sabiendo que esto es imposible serán castigado. No hay almas en penas, sino demonios sueltos por todo el planeta, ángeles maligno trayendo sueños, visiones, mensajes falsos para confundir y engañar a todos aquéllos que no tienen a Dios en sus pensamiento.

Si conocemos la luz, ¿para qué estar entre las tinieblas?. Si podemos buscar de Dios a través de Jesús, ¿para qué ir a consultar a uno de estos falsantes?

Son ellos los que siempre anuncia el fin del mundo, la destrucción, las calamidades, pero nunca dicen que ciertamente Dios no ha de destruir a la raaza humana ni al planeta, simplemente Dios separará el trigo de la cizaña, la buena semilla de la hierba mala, Dios lo que hará es hacer la justicia perdurable, darle a cada cual lo que se merece. Dios lo que hará es dejarles este mundo ardiente a los pervertidos, a los malos, a los que le han dado la espalda, a los que se han burrlado de su Hijo, a los que han menospreciado el sacrificio de Cristo, a los que han vivido en desobediencia y pecado, a los homicidas, a los adivinos y hechiceros, a los falsos religiosos que han traicionado el evangelio de Dios, eso es lo que hará Dios, dejarles una tierra que se han ganado por su maldad.

En cambio Dios creará una tierra nueva, un cielo nuevo, una forma de vida santa, pura, Dios nos dará una reidencia en una tierra llena de paz, libertad, respeto, amor, una tierra donde ya no habrá pecado, ni maldad, ni muerte, ni enfermedad, ni diablo, ni demonios, ni falsos religiosos. Dios ha construido una hermosa y nueva ciudad santa, Juan la vio descender del cielo, una Jerusalén reluciente donde no habrá judios ni gentiles, sino un pueblo unido, una sola raza de hombres y mujeres obedientes.

Quienes deben preocuparse por el final del mundo son todos aquellos que han escuchado la voz de Satanás y no han querido escuchar la voz de Dios. Quienes deben preocuparse por la destrucción del planeta son los sabios y los científicos que prefieren el conocimiento de los sentidos y no el conocimiento revelado por nuestro CReador.

La tierra no será destruida sino transformada, esta tierra maldita volverá a lo que fue en un principio, un abismo de tinieblas, pero esta vez estará llena de seres que han sido encontrados culpable, la tierra misma será esa prisión de tormeto perdida en el espacio, sin rumbo.

Pero a todos aquellos que han creído les nacerá un sol de justicia. Nosotros aspiramos y creemos en ese hermoso planeta nuevo que Dios ha de crear para su pueblo, un planeta de mares de cristal y calles de oro, un planeta en el cual no habrá contaminación, ni capa de oxono, ni sol, un planeta donde podamos convivir con los animales, un planeta de luz en el cual no habrá tinieblas, un planeta donde no existirá la muerte, ni la vejez, ni las enfermedades, una planeta en el cual viajaremos mediante el pensamientoo. Eso es lo que Dios tiene para sus hijos, para los que reconozcan a Jesús como Salvador y Redentor.

El profeta decía:¿Para qué quieren ese día? Pues será uno de angustia y tormento para los que se pierdan, para lso impíos, para los que se creen son dioses y no serán castigados.

Siento un gozo enorme, pues veo como veía Juan a la nueva Jerusalén bajar del cielo nuevo, los seres humanos se encuentran en los laboratorios diseñando estaciones espaciales, posibles colonías y lugares en el espacio para vivir, pero Dios tiene otros planes y muy pronto el velo del misterio será revelado.

No podemos confiar en esos engañadores. A mi me podrá uno decir todos los nombres de todos los muertos en las dos Guerras Mundiales, hasta me podrá decier el número del Seguro Social o el número de sus licencias y no creería , pues es Satanás quien lo hace a través de ellos.

Saúl fue a donde la espiritista, pero aquel demnio que vio la pitonisa no era Samuel. No venía de Dios, por eso Saúl encontró la muerte después de visitarla. Quien busca consultar a los muertos se llena de demonios, convierte su hohar en una cueva de estas criaturas y los peores días de sus vidas llegarán como un relápago.

Tenemos a un Dios vivo que nos ha dotado de un espíritu que nos permite comunicarnos con él, ¿por qué vamos a consultar a los muertos cuando la Biblia nos dice que son demonios?

Satanás es astuto, tiene un poder terrible, por eso Jesús le dijo a sus discípulos que esperaran la llegada del Consolador, del Espíritu Santo. El creyente verdadero está protegido del diablo como lo estaba Job al principio. Si el Espiritu Santo se aleja por nuestros pecados, entonces la sombra de la muerte caerá sobre nosotros y el león rugiente nos hará pedazos.
imagen
Mucho se ha hablado del final de la vida sobre le planeta. Hablan de una destrucción terrible provocafa por la Tercera Guerra Mundial. Muchos profetizaron que esa guerra iba a ocurrir en el año 2000 y sobre todo en 1999 como había profetizado Nostradamus. Algunos pensabab que Sadam era el jinete del turbante, el causante de dicho conflicto.

Los medios de comunicación se encargaron de propagar cuanta mentira se dijo por los cuatro rincones de la tierra. Hasta muchos predicadores hablaban de esta horrible pesadilla.

Se olvidaron de la Biblia, aunque algunos afirmaban que se trataría de la guerra del Armagedón.

Jesús nunca habló de una Tercera Guerra Mundial, es más nunca habló de que el planeta sería destruido a causa de un conflicto global. Jesús dijo que habría guerra en todas partes, que se levantaría reino sobre reino y nación contra nación.

Tampoco la Biblia dice que este planeta será destruido, sino castigado a causa de la maldad de los seres humanos. No habrá una guerra nuclear que nos extinga, ya que el destino de la raza humana no está en las manos del hombre.

Habrán conflictos, pues, Jesús dijo que esto sería principio de dolores, no el final del sistema de cosas. Para el creyente estos eventos no significan el fin de todo, sino una señal de que el retorno de nuestro Señor está cerca.

Pero Satanás ha levantado a sus ejércitos de demonios, a sus alcahuetes humanos para confundir a toda la humanidad. Satanás sabe que el que será destruido será él y no los seres humanos.

Dios mismo dijo a Moisé:"quitaré al que peque contra mí" y Jesús expresó el que creyeré será salvo, mas el que no creyere será condenado". Es contra los impíos, los desobedientes, los que no tienen a Dios en su corazón, contra los que no creen en Jesús que vendrá el juicio horrible, no porque el planeta sea castigado y azotado, sino porque serán condenado al infierno por toda la eternidad.

Ahora la Palabra de Dios nos habla de dos eventos de guerras. Dos guerras horribles. Dos guerra que serán provocadas por Satanás y no por los hombres. Dos guerras en las cuales no habrá uso de armas nucleares. Que se olviden los locos de este planeta que creen que un día utilizarán sus juguetes atómicos. Armacenan armas para causar sus propios sufrimientos y no para terminar con la vida en este planeta.

Lo que pasó en la Unión Soviética puede pasar en Corea de Norte, en Israel, en Irán, en China, en Estados Unidos, en fin, en cualquier nación. Un accidente nuclear de grrandes proporciones provocado por actos terroristas, por un accidente o un enorme terremoto. Nadie está excento de esto.

Pero tendrán que guardar sus juguetes de muerte, pues no van a tener la oportunidad de usarlos. Las dos guerras que falta nacen del odio y de la maldad de Satanás.

Sin embargo, cuando estos dos eventos ocurran la Iglesia Universal de Jesús no estará para verlos. La Iglesia gloriosa de Cristo ya estará ante la presencia de Dios. Aquí no habrá ningén justo, ningún creyente verdadero para sufrir los daños descritos en el libro de Apocalipsis. Serán los impíos, los falsos profetas, los falsos religiosos, los soberbios que nunca han tenido a Dios en sus pensamientos los que han de padecer horribles sufrimientos.

Pero la guerra del Armagedón no será nada con todas las plagas que han de azotar a los impíos. Horribles será el castigo, terremotos por todas partes, erupciones de volcanes, fenómeros naturales que causarán la muerte, plagas y enfermedadades horribles. La Biblia dice que los hombres sufrirán muchas plagas, pero aun así no se arrepentirón, sino que maldecirán a Dios y blasfemarán su nombre. Buscarán la muerte, pero la muerte huirá de ellos.

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.

Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas y no se arrepintieron para dar gloria.
Apocalipsis 16:9

Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, ni a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír ni andar.

y no se arrepintieron de sus homicidios, ni sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos. Apocalipsis 9:20-21

Será horrible las consecuencias del pecado de la humanidad. Durante este tiempo no habrá posibilidad alguna para los gentiles. Es lamentable escuchar a muchos predicadores repetir el gran engaño de diablo. Predican que habrá una oportunidad para los gentiles, pero que han de pagar el precio con sus vidas. Esto no es bíblico. La oportunidad para el pueblo gentil es ahora antes que Jesús regrese. Si esto fuera verdad, ¿para qué Jesús murió en la cruz?

Los gentiles que no sean levantados cuando Jesús venga a buscar a su iglesia serán endurecidos y no se van a arrepentir, sino que seguirán pecando y maldiciendo a Dios y blasfemando su nombre.

Pero luego de todas estas plagas y castigos se establecerá la horrible dictadura del anticristo, Satanás por fin tendrá la oportunidad de gobernar sobre los hombres a través del anticristo. Anticristo que reinará en los últimos tres años y medio del periodo de la Gran Tribulación.

Este ser llegará al poder en forma misteriosa, llegará al poder con la ayuda de Satanás, será horrible, nadie podrá evitar que gobierne. No habrá nación ni arma que lo detenga. Este rey será tan astuto que destruirá a las nacioines poderosas. Así que si ha de destruir a los poderosos como dice Daniel, entonces no saldra de las naciones poderosas del mundo.

El anticristo, una vez Israel descubra que es un falsante y se rebele contra él, entonces reunirá al ejércto más grande de la historia, incluyendo al ejército chino y a los ejércitos de todos los árebes unidos. Entonces los enemigos de Israel serán convocados por Iraq, se secará el río Eufrates, para que estos reyes del oriente puedan pasar al territorio iaraquí y desde ahí irán al valle de Jezrel, a Mugido, al valle de Armagedón y es Dios quien los enterrara vivos mediante un enorme terremoto y granizo.

En esta guerra no habrá uso de armas nucleares, pues es contra Dios la guerra y no contra ninguna otra nación. Es una falsa decir que la guerra del Armagedón será un conflicto mundial en el cual se hará uso de armas nucleares que destruirán la tierra.

El mundo no terminará con esta guerra, sino que terminará con la dictadura de la bestia. Aquí serán destruidos los enemigos de Israel, el falso profeta, el anticristo y Satanás será hecho pisionero por mil años.

Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.
Apocalipsis 16:16

Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.
Apocalipsis 16:18


Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.

Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo, como del peso de un talento, y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.

Apocalipsis 16:20-21

Esto es lo que nos dice la Palabra de Dios sobre la llamada guerra del Armagedón. No es como la pinta Hollywood en sus películas y como han predicado muchos. Armagedón no se trata de una Tercera Guerra Mundial, Armegedón se trata de una guerra organizada por el anticristo para destruir a Israel, pero Dios interviene y los destruye. Aquí no hay uso de armas nucleraes, sino el poder divino.

Armagedón no termina con la vida del planeta, Armagedón termina con la dictadura de Satanás, quien es hecho prisionero, Armagedón termina con el conflicto del Cercano Oriente, pues los enemigos de Israel van a desaparecer, incluyendo los reyes de oriente. Armagedón, por el contrario, da incio al periodo de paz durante el reinado de Jesús con el remanente de Israel.

Después de esta guerra Jesús ha de reinar por mil años con la nación judía. Jesús ha de cumplir la promedsa de Dios a David de que no faltaría rey en el trono de Israel. Jesús será el Rey námero 24 de esta naión.

La iglesia de Jesús no estará reinando en el milenio, estaremos en el cielo hasta que se cumplan los tiempos finales. Hasta que Jesús termine su reinado, entonces vendrá el fin y Dios juzgará a las naciones y acabrá para siempre con el reino de Satanás.

Cuando el anciano le preguntó a Juan quienes eran los vestidos de blanco, y Juan no sabía, este anciano le dijo que se trataba de los hombres y mujeres que habían sido lavados con la sangre del Cordero, no que habían sido decapitados. Esta gran multitud vestida de blanco era la iglesia que había salido antes que se iniciara la Gran Tribulación.

Entonces uno de los ancianos habló, diciendo: Estos que están vestidos de ropa blanca , ¿quiénes son y de dónde han venido?

Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas en la sangre del Cordero.

Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven de día y nocje en su templo, y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.

Ya no tendrón hambre, ni sed y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno.
Apocalipsis 7:13-15

Vemos que esta reunión de millones vestidos de blanco están en el Tercer Cielo. Jesús cumplirá su promesa de presentarnos delante del Padre Celestial. Juan estaba asombrado, no podía reconocer a la multitud ya que no vio a judíos solamente, sino a personas de distintas naciones, lenguas y tribus.

Estos seres no erán los que habían sido decapitados durante la Gran Tribulación, sino los lavados con la sangre del Señor. Esta multitud, que es la Iglesia Universal de Cristo, no reinará en el milenio. En el milenio Jesús reinará en esta misma tierra, el planeta tendrá las mismas condiciones que tenemos ahora. Por lo tanto habrá sol y habrá calor, así que es imposible que sea la iglesia, pues aquí se dice que no verán el sol ni sentirán calor.
La iglesia bajará, no a esta tierra, sino a la nueva tierra cuando todo haya culminado en el plan de Dios.

La Biblia es muy clara con respeto al milenio y quienes serán los que reinen con Cristo durante estos mil años. Y son mil años naturales. Siempre que se habla en la Biblia de años se refiere a 360 días. Esto no cambia ni cambiará. Será un periodo de 1000 años como el séptimo día de la Creación, la tierra descansará del pecado, de la maldad, pues el diablo no podrá ya más influenciar a la raza humana durante este periodo.

Vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.

Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás y lo ató por mil años.

y lo arrojó al abismo y lo encerró y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las nacioines, hasta que fuesen cumplidos mil años, y después de esto debe ser desatado un poco de tiempo.
Apocalipsis 29:1-3

Así que Satanés será hecho prisionero y todo su ejército de demonios y de ángeles caído. Ahora se comenzará un periodo de reconstrucción en todo el planeta. Muchos lugares dejarán de existir como montes y las islas debido a los terremotos, habrá desvastaciones por todos los lugares, la raza humana seguirá sobre el planeta, todos aquéllos que no murieron durante estos tres años y medio, mas los que nazcan de nuevo. Israel será reconstruido por Jesús. Todos los que murieron decapitados, todos los que no doblaron las rodillas, mas todos los que dormían bajo el altar en el trono de Dios resucitarán, más los muertos que sirvieron a la bestia, serán resucitados en la segunda ocasión para enfrentar el Juicio Final. La iglesia no formará parte como he dicho de esta poblaciónn que reinará en Israel.

Jesús constituirá el reino del cual habló. Los apóstoles serán los gobernantes como se les prometió. Todas las tierras del Cercano Oriente estarán en manos del este gran imperio, imperio simbolizado en la roca que caía del cielo y destruáa a la estatua de Nabucodonosor.

Jesús obstendrá todas las tierras que Dios le había concedido a Israel y pondrá| en cada tribu a un apóstol para gobernar. Ese será el reino que los judíos esperaban, pero rechazaron a Jesús. Ahora solamente reinará con Cristo un remanente y no toda la nación judía.

Mientras Jerusalén se ha de convertir en una ciudad poderosa en la cual Jesús tendrá su capital, el resto de la humanidad tendrá paz y podrá reconstruir sus naciones.

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia, ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
Apocalipsis 20:4-5


Juan nos identifica muy bien a los que reinarán durante el milenio con Jesucristo. Son todos aquéllos que fueron decapitados. Esto es importante, pues todos aquellos que no fueron lavados con la sangre de Jesús no serán levantados. Los gentiles que no aceptaron a Cristo no tendrán otra oportunidad, pues serán endurecidos para que no se arrepientan, por el contrario lo que harán es blasfemar y maldecil el nombre de Dios. Estos que Juan ve son el remanente de Israel, los miiles y miles que fueron decapitados, ya que debían ser sacrificados como corderos. Debían derramar su sangre, pues así se cumplía lo que dijeron los que crucificaron a Jesús."caiga sobre nosotros y nuestros hijos su sangre".

Por eso en una sección hablé de la espada como el instrumento que utilizará la bestia para llevar su masacre a la nación judía. No es raro ni me sorprende que sea la espada que en este momento los terroeistas están utilizando para decapitar a las personas que son secuestradas. Es un aviso de lo que le ocurrirá al pueblo de Israel por haber rechazado a Jesús. Juan no vio a nadie más en esta visión.

Así que Armagedón no pune fin al mundo, sino, que es el inicio de un perido de paz y prosperidad para Israel y el mundo.

Una vez termine el milenio entonces llegará el final anunciado por Jesús. Ya no será principio de dolores, sino la culminación de la maldaad y el pecado. Esta será la última guerra, y no seró una Tercera Guerra Mundial, es otra guerra entre Dios y las fuerzas de Satanás.

Ahora nuevamente Satanás y sus demonios serán liberados. Entonces con astucia y con engaños este ser irá a todos los reyes del mundo, a los reyes del norta, a Gog y a Magog y los persuadirá para que vayan a Jerusalén a destruir el reino de Jesús. Logra sembrar la avaricia, la ambición, el deseo de poder, de riquezas en los reyes que ven la prosperidad de la nación judía bajo el reino de Jesés. El diablo los convence que puede ganar esa guerra, así que estos soberanos una vez ponen su mirada en él y le declaran la guerra al Rey de reyes y Señor de señores. Millones han de rodeear a Israel en esa gran batalla del fin.

Pero aun con esta guerra final ni la raza humana será exterminada ni tampoco este planeta. Simplemete llegará el momento de separar el trigo de la cizaña, los salvados de los condenados, los ceyentes de los no creyentes. Simplemente llegará la hora de la verdad en que tendremos que dar cuenta a Dios por lo que hemos hecho con la vida que nos dio. Todos iremos ante la presencia de Dios en aquel día, pero los salvados estará a un lado con su abogado defensor, el mejor de los abogados, el que no perderá ni un solo caso,excepto el de el hijo de perdición, Judas, que lo traicionó y lo vendió por treinta monedas de plata.
Este planeta viejo, enfermo se tornará en un abismo de tormento y de oscuridad, será terrible el castigo para aquéllos que sean encontrados culpables. Pero a los que creyeron y fueron redimidos Dios nos regalará la más hermosas de la tierra, el más bello planteta que jamás haya existido.

Satanás a través de sus voceros en todo el undo predica la desvastación del planeta y de la raza humana, y muchos llamados cristianos también, y ciertamente que vendrá un horrible perido, pero no seráa el fin. Hay una esperanza para todos los que crean en Jesús, hay tiempo para el arrepentimiento ahora, no en la Gran Tribulación. LLegará la hora definitiva en que las fuerzas del mal serán derrotadas para siempre, ya no habrá más guerras y sufrimientos para los que sean hallados en el libro de la vida... pero...para el resto, seguirán viviendo en este planeta errante en el vacío, sin Dios, sin salvación, sin Cristo como han estado viviendo ahora, sólo que en esa tierra ya no habrá ni un solo justo por el cual Dios tenga que mostrar misericordia, ya no estará la iglesia para ser protegida, ya no estará el Espiritu Santo y ya Satanás dejó de ser el princípe para ser un prisionero más castigado por toda la eternidad.

Dios mostrará su grandeza, su poder, su reino ese gran día del Juicio Final.

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, delante de Dios, y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida, y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras,

Y el mar entregó los muertos que habían en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

Y la muerte y el Hade fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.

Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
Apocalipsis 20: 12-15

Es lamentable que miles de seres que dicen creer en Dios y que la Biblia es la Palabra de Dios predique otra cosa. Niegan que haya un Juicio Final, que Dios es amor y que no castigará a nadie al infierno. Ciertamente que anuncia lo contrario de lo que Juan vio, no van en nombre de Dios sino que son agentes de Satanás.

Habrá Juicio Final y se pondrá el caastigo más severo que jamás juez alguno haya impuesto. No seráa la pena de muerte física ni una perpetua, ni seis meses. Será un castigo por toda la eternidad en el lugar más terrible que mente humana pueda imaginar. Quien quiera esperar ese día que lo espere, pero yo me agarro de la túnica de Jesús hasta que llegue ese día. El será mi abogado defensor.¿Cuál será el tuyo?
imagen
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
Apocalipsis 21:1

Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jersusalén descender del cielo de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Apocalipsis 21:2

Juan es muy preciso, No dice que tuvo una visión, un sueño, no dijo que alguien le había hablado de esta cudad. Juan fue categório y muy afirmativo: "Yo vi la ciudad", No le quedaba duda que Dios le estaba mostrando la nueva Jerusalén de la cual tanto hablaron los profetas miles de años antes.

Pierden el tiempo los judíos y los árabes cuando pelean por el dominio de Jerusalén, esa vieja Jerusalén no será más. Jesús bajará con una hermosa de calles de oro y mar de cristal, una ciudad eterna en la que no habrá sol para ser alumbrada sino que el sol será nuestro Señor.

Hoy los hombres diseñan ciudades para llevar al cielo, piensan que van a poblar el Universo. Pero pierden su tiempo. Ese cielo que ellos llaman Universo pasará sin pena y gloria y está tierra será removida como una paja, será la gran nave que viajará hacia las oscuridad, un abismo como era al principio, en su lugar una flamante tierra con un cielo nuevo bajo la dirección del más grande de los reyes. Nuestro Señor.

Anunciar el fin del mundo, la destrucción de la raza humana, anunciar que una tercera guerra acabará con todo es una vil mentira del demeonio. Quien ha desaparecer seró él y sus alcahuetes, los demonios, los ángeles caídos y los seres humano que escucharon sus mentira. Hay una esperanza para un pueblo que se ha consagrado a Dios. Dios pagará con justicia lo que cada uno se merece. Habrá vida eterna para los salvados y conenación eterna. La Biblia no habla de la extinción de la raza humana, sino por el contrario habla de que la misma vivrá para siempre: unos en este planeta bajo el Señor y el resto de la humanidad será puesta en las prisiones eternas por su maldad.

Hay una esperanza para los que creemos en Jesús, no hay temor del futuro, pues no será catastrófico para el que cree, sino el estado ideal para vivir junto a Dios.

¿Cómo no voy a seguir a mi Cristo si me ha prometido una vida por toda la eternidad? Si Sancho siguió a don Quijote por una ínsula, cuanto no más seguiré a mi Cristo que me ha ofrecido presentarme a su Padre, darme vestidura blaca, una corona de oro y un nombre nuevo, además de una morada en su reino.

Si los hombres siguen a un gobernante porque les va dar una mejor vida, paz, trabajo, prosperidad,, ¿Por qué no voy a seguir a mi Señor que me ha ofrecido ser mi Abagodo Defensor delante de Dios?.

Esa es nuestra fe, nuestra esperanza. Esperamos con ansias ese gran día. No hay temor, ni miedo en todos aquéllos que saben que el destino final de la raza humana y del planeta no está en las manos de los hombres sino bajo el control de nuestro Dios.
imagen
imagen