EL MALTRATO (nueva)

 
ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | EL REGRESO DEL MESIAS | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| | DESTRUCCION DE SATANAS | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | | | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS | ¡JESUS Y NICODEMO ! (nueva) | ¡PABLO Y LOS FILOSOFOS GRIEGOS! (nueva) | JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva) | ¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva) | JUDAS ISCARIOTE (nueva) | EL MALTRATO (nueva) | ¡EL SACRIFICIO PERFECTO! (nueva) | EL CAMINO SIN DIOS (nueva) | ¡LOS FALSOS PROFETAS! (nueva) | LAS SIETE IGLESIAS (nueva) | ¡LA TENTACION DE JESUS! (nueva) | EL LADRON DE LA CRUZ ( nueva) | JESUS Y NICODEMO (nueva) | ISRAEL Y LOS ARABES (PROCESO) | NACIONES SIN DIOS | EL NUMERO DEL TERROR (11) 2DA. PARTE | | EL EVANGELIO Y LAS RELIGIONES | EL TERCER CIELO | LAS FALSEDADES DEL 666 | HASTA LUEGO | ARMAGEDON Y GOG Y MAGOG | EL FALSO CRISTO BORICUA
 
EL MALTRATO (nueva)
 
 
imagen
Estoy seguro que mientras escribo esta página miles de niños y de mujres indefesos son atacados por seres que han perdido todo respecto por la vida humana, que se han olvidado del mandato de Jesús de amarnos unos a otros. Es terrible la sombra de la violencia que se extiende sobre el planeta.

Miles de niños son sometidos a los más creueles actos de violencia, violencia desmedida que nace, no solamente en la comunidad donde residen, sino en el mismo seno familiar. Algunos brutalmente golpeados físicamente y destruidos emocionalmente, niños cuyos rostros muestran el más profundo miedo, niños que nunca han conocido un poco de amor.

La sangre de millones de niños en todo el planeta clama por justicia. Parece que toda la maldad y la impiedad de los seres humanos se estrella contra la inocencia de elllos.

Es la historia de siempre, personas que han sido maltrtadas cuando niños se convierten en criminales, en gente indigna, en personas abusadoras, despreciables que se creen que nunca han de pagar lo que le hacen a estas criaturas.

Es triste ver a una madre, a un padre, a un abuelo, a un sacerdote, a un ministro, a un ciudadano particular cometer actos repulsivos de violencia contra estos pequeños. Las marcas del abuso contra un niño o niño queda grabado como el hierro candente que marca a un animal. Son marcas horribles quedan grabadas en lo más profundo de la mente de estos pobres y atormentados pequeños.

Es indigno lo que hacen algunas iglesias del mundo cuando tratan de proteger a estos sers pervertidos que han abusado de estos inocentes, callan, se hacen cámplices cuando pagan por el silencio. Esto es la mismo si ellos cometieran los hechos. Quien tolera estos abusos saben que un día tendrán que responder al Juez de la humanidad. Y la mano de Dios es implacable con los que tales cosas hacen.

El maltrato de los niños en nuestro planeta se da en cualquier lugar, en todos los niveles sociales. Es algo que duele en el alma, que nos corroe, que nos afecta, que nos hace sentir que nada hemos evolucionado en seil mil años de historia.

Lo triste es que el maltrato es protegido por aquéllos llamados a proteger a la niñez. Son criminales profesionales, criminales que juraron ante Dios proteger la vida, conservar la vida. Son aquéllos quienes han logrado altos niveles intelectuales los responsables del mayor de los maltratos, maltrato horrible, despreciable y que nos llena de pavor cuando tenemos temor de Dios. Ese maltrato colectivo, ese holocausto no puede quedar impune.

Es lamentable leer como los jueces, que también juraron ante Dios defender la justicia son los primeros injustos cuando aprueban leyes para privar del derecho de nacer a un un bebé. Lo que hacen los médicos y otras personas contra los bebés es algo indecoroso, es el más ruin de los crímenes. El aborto es una asesinato a sangre fría, no puedo comprender cómo un ser humano hace pedazos el cuerpecito de un niño y no escucha sus gritos, su angustia, no percibe su dolor.

Ese es el más despreciable maltrato. Quemar a un bebé dentro del cuerpo de la madre. Son millones de criatutas que son asesinadas
y la sociedad se calla, se hace cómplice, inclusive los llamados religiosos son cómplices en callar y no hacer nada para que se detenga esta masacre mundial.

La historia de la raza humana está llena de estos asesinatos. Pueblos a través de la historia han utilizados a los niños para sus sacrificios absurdos. Millones de niños han sido esclavizados para hacer trabajos de adultos. Es una maldad que uno tiene que pensar que los que tales cosas hacen están poseídos de demonios. No puedo entender cómo somos capaces de estos actos que van en contra de la dignidad de estos niños.

Es horrible leer que un ministro, que un sacerdote, que uno que dice servir a Dios comete actos lujuriosos contra ellos. No puedo entender cómo un padre abusa sexualmente de su hijo o hija, no puedo comprender cómo una madre entrega a sus niños para ser abusados. En verdad el mal es tan despreciable que no puedo evitar decir que todos aquéllos que de una forma u otra son responsables de esto contra la niñez, sino se arrepienten a tiempo, les espera las llamas del infierno, y alllí van a saber cómo se siente uno cuando arde como una antorcha que nunca se apagará.

Por otro lado la violencia contra la mujer es un cáncer que se come a millones de damas indefensas. El hombre o la mujer que cometen actos de violencia contra su pareja tendrá que responder algún día. Es increíble la violencia contra la mujer, millones de mujeres en el mundo son víctimas de algún tipo de maltrato físico o emocional.

Existen, pues no saben lo que es vivir, millones de hombres que no respetan el derecho de una mujer a ser amada, protegida, que no respetan el derecho que ellas tienen a la libertad y a la dignidad.

Existen naciones que viven en la época de las cavernas. Gobiernos constituidos que establecen los más absurdos sistemas que esclavizan a la mujer. Lo triste es que dichas naciones dicen creer en Dios, ¿Qué Dios va a tolerar esos abusos? No me vengan con cuentos religiosos. Si mi Dios tolera eso, entonces me aparto de él, pero sé que son los hombres los pervertidos, los abusadores, los crueles quienes no han entendido que la mujer fue dada como esposa, como ayuda idónea y no como esclava, que la mujer tiene los mismos derechos que cualquier hombres, pues recibió también el libre albedrío.

La mujer es símbolo de la iglesia de Cristo y la responsabilidad del hombre es amarla, cuidarla, estimularla a superarse, la mujer fue dada por Dios a Adán para formar una hermosa familia, ya no serían dos, sino uno. Un matrimonio santo, obediente, un matrimonio capaz de tener hijos y cuidarlos y amarlos. La pena del esposo sería la pena de la esposa, la alegría de uno sería la alegría del otro. Ambos lloraría juntos, sufrirían juntos, pues ya no serán dos sino uno. Pero el concepto del matrimonio ha sido enlodado y ahora un matrimonio puede ser cualquier aberración.

No importa cuál sea el maltrato, el de los niños, el de la mujer, el de los hombres, el de los ancianos o el de los animales tienen la misma raíz. Es el mismo espíritu que tienen los dictadores y los gobernantes que no tienen a Dios en sus pensamientos ni en sus corazones. Es el mismo espíritu que nos induce a las guerras, es el mismo espírito que nos empuja a los vicios, a la avaricia, a la soberbia, es el mismo espíritu que durante estos seis mil años nos aparta de Dios. Es el mismo espíritu que llevó a Caín a matar a su hermano.

Esa fuerza maligna está fuera de nosotros, pero es responsable de que la raza humana cada día sea más cruel. ¿Cómo es posible que no hayamos aprendido la lección en seil mil año?¿Cómo es posible que hoy todavía se siga con estas prácticas de maltrato?

Las raíces del maltrato en todas sus formas es el resultado de ignorar la Palabra de Dios que nos dice que este mundo está gobernado por seres infernales, los seres humanos son movidos por fuerzas ocultas, fuerzas invisibles, fuerzas que nos odian. Puede morirse de risa, brincar como un cabro enamorado, tirarse al piso y morirse a carcajadas,o decir este tipo está más loco que el rabo de una vaca, no me importa, pero le digo que si uno se aparta de Dios, si uno le da cabida al mal, seremos transformados por estos seres del infierno. Ellos tomarán nuestras mentes y harán lo que ustedes no se imagina.

Ningún ser humano nace con esa maldad, todos los niños que nacen en el planeta tiene una sonrisa angelical, los niños son como hermosas flores delicadas. ¿Por qué nos hacemos tan crueles?¿Qué pasó con el niño que vino con nosotros? El ser humano no fue creado lleno de maldad.

Pero ignoramos esto, no creemos en estas fuerzas que viven con nosotros, luchamos contra nuestros hermanos pero no luchamos contra estas fuerzas.

Lo cierto es que esta ola horrible de violencia contra los niños y las mujeres seguirá en aumento. Cada día será peor. Jesús dijo a las mujeres que lloraban mientras él cargaba la cruz:"no lloréis por mí, llaráis por vuestros hijos,¡ay de las que paran en aquellos días!.
imagen
Las Sagradas Escrituras tienen una respuesta para todo, inclusive para el maltrato. Dios estableció un orden ideal para que los seres humanos vivieran en armonía. Dios creó a la primera familia y le dio todo lo que necesitaba para ser feliz, para tener hijos, para cuidarlos y amarlos y enseñarle a adorarle, a ser obedientes. Dios estableció la organización familiar y le dio funciones a Eva y funciones Adá. Dos planos, uno correspondiente al hombre y el otro correspondiente a Eva Pero ambos planos serían uno como la Trinidad era uno. No había nada malo para eso. Eva era Eva y tenía funciones, Adán era Adán y tendría sus funciones.

La familia fue creada en armonía, como un modelo de lo que sería la Iglesia de Jesucristo. Eva representaba a la Iglesia y Adán represensata al sacerdote. Era lo mismo, Jesús y su iglesia, de hecho la Biblia dice:"esposa del Señor" a la iglesia. Cristo amó a su "esposa" hasta el final y sigue amándola, pues ni la muerte lo ha separado de ella. Jesús dio su vida por la iglesia y antes de ascender no la dejó sola, le envió al Consolador.

Dios dijo que sería una sola carne, No dijo que Eva iría por un lado y Adán por otro. No dijo que Eva era inferior a Adán y no dijo que Eva era superior a su marido. El hombre como sacerdote de la familia tiene que protegerla, amarla, cuidarla, educarla y sobre todo llevarla por el camino de Dios.

Adán y Eva fueron expulsados por Dios del Paraíso, pero Adán y Eva no expulsaron a Dios del huerto ni de sus corazones. Ellos comprendieron que fueron engañados por la serpiente. Así que le enseñaron a sus hijos a ser obedientes a Dios, a servile, a buscarle, Era una familia ideal, apesar de que ya el diablo la tenía en su mirilla para destruirla.

Y eso es precisamente la raíz de toda esta violencia. El hombre no nace violento, el hombre no nace malo, el hombre no es un criminal, pero llega el momento que estamos frente a nuestro albedrío y Satanás nos impulsa a tomar malas decisiones. El problema ciertamente es la toma de decisioines. Siempre tenemos varias alternativas, pero el diablo siempre mete la cuchara, y aunque esa criatura no puede tomar decisiones por nosotros, nostros le escuchamos y nos dejamos usar.

La violencia misma tiene sus raíces en el seno familiar. Es en la familia de Adán que nacen las raíces de esta sombra de muerte.

Dos hermanos, dos jóvnes que temían a Dios. Dos jóvenes que sabían que Dios era justo, que si los había echado del huerto fue por la culpa de sus padres. Pero ellos temían a Dios hasta el punto que separaban las ofrendas. Ellos iban a adorar al Creador, iban a llevarle las primicias de todo cuanto recibían.

Así, que apesar de haber sido expulsados esta familia fue fiel a Dios. Pero la maldita serpiente, ese inicuo que odia a Dios y nos odia no se iba a conformar con dejar a esta familia en paz. Satanás sabía que si la familia se mantenía cerca de Dios muy pronto él pagaría las consecuencias de su acto de rebelión.

En el huerto había escuchado la sentencia: "Y de la mujer saldrá la simiente que lo heriría en la cabeza", y la serpiente misma era la cabeza que sería aplastada por esa simiente que nacería de la mujer, que sería Jesús.

Así que debe destruir a la familia, debe evitar que la raza humana se propague. Y entonces decide atacar por donde más nos duele: los hijos.

Y aquel día estos dos jóvenes deciden llevar sus ofrendas a Dios. Pero esta vez Satanás pone en la mente de Caín que no le dé a Dios la mejor parte. Estoy seguro que todo el tiempo estuvo influyendo en Caín para que escoriera lo peor de los frutos de su cosecha, pues Caín fue el primer agricultor de la tierra, con él nació la agricultura. Sin embargo, Abel, escogió lo mejor se dua ovejas, pues Abel era pastor, con él nació la ganadería.

Así que Satanás logró una vez tentar al ser humano, y Caín llevó a Dios una ofrenda que no era grata, pues tuvo maldad en su corazón.

Ahora la humanidad está ante el primer acto de violencia, de abuso, de maltrato, de tiranía. Este joven que acompañaba a su hermano a rendir tributo a Dios, se molesta porque Dios no reconoció como buena su ofrenda.

Los malos pensamientos permitieron que un demonio tomará control de Caín. Y estuvo maquinando su muerte, esperando el momento oportuno para quitarle la vida. Y un día lo invitó al campo, y Abel ignorando los planes malvados de su hermano fue con él, entonces Caín lo mató.

Esta muerte es la afirmación de lo que Dios le había dicho a la pareja. La muerte de Abel confirmó la sentencia de Dios, y puso de manifiesto la mentira del diablo, quien había afirmado que no morirían.

Pero Caín tuvo la oportunidad de estar frente a Dios, pero se hizo el "chivo loco", se hizo como quien no sabía de su hermano. Caín creía como creen todos los homicidas de la tierra, que van a quedar impune, que nadie los ve. Pero Dios sí había sido testigo del primer asesinato sobre la tierra.

La soberbia de Caín, el no querer aceptar responsabilidad por la muerte de su hermano lo condena. Dios le dio la oportunidad para confesar su pecado.
imagen
Todas las familias del mundo deben sentarse en una mesa y estudiar esta histria bíblica, crea o no crea, crea que es un mito, una leyenda, una anécdota, no importa la etiqueta que usted quiera ponerle, lo importante es el contenido, lo que dice, lo que nos enseña. A veces usted pierde el tiempo leyendo noticias sensacionalistas, historias inventadas, viendo los muñequitos o viendo tres o cuatro novelas al día.

Saque un momento y vaya a la mesa, busque una Biblia y discuta con su familia la histira de la familia de Adán. Aquí está el principio de todo lo bueno y de todo lo malo que ocurre en los hogares.

Tenemos a una pareja que fue creada por Dios con amor, una criatura distinta a todas las demás criauras creadas por Dios. El hombre y la mujer fueron moldeados por Dios, Dios tomó su tiempo, Dios hizo de alfarero, fue la primera obra de cerêmica, de barro, la primera figura, la primera gran obra de arte del Universo. La pareja era algo único en el reino de Dios. Fuimos hecho a imaagen y semejanza de Dios. Somos una clonación de Jesucristo, tenemos la mente del Señor. Así que esta familia era un tesoro especial para Dios.

No existía la maldad, las enfermedades, no existía la vejez ni la muerte. Pero pecaron contra Dios, desobedecieron, escucharon a la serpiente y se olvidaron de su Creador. Fueron expulsados del Edén y por su pecado toda la humanidad se contagió con el virus del pecado. Es el primer virus de la historia surgido antes de las computadoras. De igual forma que un virus entre a un ordenador y es capz de propagarse por todas las computadas del mundo, así fue este mortal, es más dañinos de los virus jamás introducido. El pecado entró por Adán a toda la humanidad. Satané fue el primer "hacker de la historia", él fue quien introdujo el virus del pecado en la primera familia.

La pareja fue echada, pero aún así Dios se acordó de ella, porque esta primera familiano no se olvidó de Dios. Y permanecieron unidos, y servían a Dios, y les brindaban sacrificios y ofrendas.

Pero había en la tierra la criatura que le había robado todos los reinos al hombre con engaño, existía un ángel que había sido lanzado al espacio y que podía venir a la tierra y pasearse como Pedro por su casa. Satanás podía tentar al ser humano y no perdió el tiempo.

Esta primera familia tuvo dos hijos varones, y es probable tuvieras hijas que no se mencionan, pero eso no es relevante porque ciertamente tuvieron hijas, Dos varones, dos jóvenes que adoraban a Dios. Dos caminos, dos personalidades distintas, un pastor de ovejas y un agricultor, las dos primeras actividades económicas del hombre, dos buenos muchachos, dos buenos hermanos que compartían con sus padres. Pero la rata vil del diablo volvió, y volvió con maldad, Satanás sembró la semilla de la avaricia en Caín, ese espíritu que fue el mismo que se apoderó de Judas Iscariote, ese espíritu que hace que los seres humanos se conviertan en avaros, en ladrones, en traidaores y en asesinos.

Caín fue mezquino con su ofrenda, se llenó de avaricia, ¿Por qué darle lo mejor a Dios?, su mente y su corazón se inundaron de malos pensamientos. Ese es el mejor terreno para que un demonio se apodere de nuestras mentes.

Cuando no tenemos a Dios en el pensamiento, cuando estamos llenos de pensamientos mezquinos, cuando estamos lleno de avaricia, cuando ponemos nuestra mirada en lo material, cuando no damos lo mejor a Dios, entonces somos presas fáciles de los demonios.

En cambio Satanás no encontró terreno fértil en Abel, Abel no era avaro, Abel deseaba agradar a Dios y por eso dio la mejor ofrenda. Hay mucho que aprender de este muchacho. Para él Dios era primero, para él lo mejor de sus ovejas era para Dios, por eso Dios se agradó de su ofrena.

Cuando nosotros dejamos espacio para Dios en nuestros pensamientos y en nuestros corazones Satanás tiener que irse a freir arepas. No encuenntra tierra fértil para sembrar su semilla mala, su mala hierba, la cizaña. Un hombre o mujer que teme a Dios jamás será maltratante, no hablo de aquéllos que dicen creer en Dios, y actúan como si Dios no existiera, aquéllos que dicen ser hijos de Dios y son hijos del diablo. Hablo del hombre y de la mujer que le sirven en espíritu y en verdad. Los seguidores verdaderos de Cristo jamás levantarán sus manos para hacerle daño a otro, el que lo haga no es discípulo del del Señor, sino un impostor.

A veces no puedo comprender la vida, a veces peleo con Dios mucho. Pero sé que son pensamientos del maligno y los echo fuera en el nombre de Jesús.

Tuve la experiencia más hermosa de mi vida, disfruté de todo el tiempo que mi esposa estuvo embarazada de mi único bebé, aunque tenía a una linda hija adoptiva. Recuerdo aquel 17 de diciembre de 1976 cuando ella me dijo que la llevará al hospital.

Me puse tan nervioso que no encontraba las llaves del auto, pensé que Satanás quería robarme a mi bebé, pues fue una mañana de contratiempos, no me acordaba ni que mi esposa cumplia años ese mismo día. Hasta recuerdo que entre en contra del tránsito y llegando al hospital se reventó una llanta del automóvil.

Luego entré como un loco y nadie me hacía caso, hasta que grité:¡ me esposa está dando a luz en el auto! Fue toda una hazaña, estilo programa de televisión.

En la tarde, como a las 5:00 p.m llegué al hospital y vi a la doctora. Ella me llamó y me dijo: "es un varoncito"... en ese momento quedé congelado, mi alería fue tal que mis lágrimas saltaron, pues soy un llorón sentimental. Pero el gozo, la algría se esfumó como la espuma sobre el mar.

Recuerdo aquel:"pero", como una lanza venenosa que me traspasó el cotado...
"El bebé tardó en nacer" y tiene múltiples células del cerebro muertas"...."Tiene escasas probabilidades de vivir y si vive será como un vegetal"... Recuerdo que vi la cara del diablo sonriente...¡Perro asqueroso ,dije!... La doctora dijo:¿Qué?...

Ahí mi sangre se cristalizó, allí morí, allí fallecieron mis esperanzas y mis alegrías.

Mi esposa no había podido ver al niño, pues en ese mismo día se sometió a una operación para no tener otro bebé.

El niño fue llevado a otro hospital. Recuerdo que seguía a la ambulancia mientras ésta hacía sonar la sirena. Era un infierno, aquella sirena estuvo sonando en mis oídos por muchos días.

Cinco días de angustia, de mentirass y més mentiras...¡mañana nos entregan al bebé, es precioso, pesó seis libras y media, parece un angelito!... y la niña preguntando por su hermanito, ella tenía seis años.

Llegó el momento más feliz del mundo, creí que Dios salvaría a mi bebé. El 21 de diciembre llegué al hospital. Una enfermera me pidió que fuera a comprarle pañales. No saben cuanto lloré, lloré de emoción y mientras iba Satanás seguía atormentándome. Pero estaba seguro que vencería, que Dios no me iba a castigar como castigó al rey David a quien le quitó el bebé por su pecado. Sabía que era buena noticia ir de compra. Fue lo único que compré para mi bebé. Jamás volví a gastar algo para él.

Salí muy alegre y le di la buena noticia a mi esposa y a mi pequeña hija.. Le dije creo que pronto nos darán al bebé, Pero los planes de Dios eran otros.


Recuerdo que aquel mismo día habían llevado a una bebé que alguien había abandonado en un cañaveral, la encontraron por su llanto, estaba cubierta de hormigas. La bebé era preciosa, estaba al lado de mi bebé. La miraba, la miraba, se veía hermosa y muy saludable a pesar de sus picaduras. Sentía envidia, pero a la misma vez pensaba, ¿cómo alguien puede ser tan criminal de abandonar a un angelito como aquel tirado a orillas de un cañaveral?

Ya en la noche, cuando regresé la bebita no estaba, pues no estaba en encubadora. La enfermera me llamó y me permitió ver a mi niño. Les digo que era hermoso. Vi sus ojitos apagados, tenía mucho cabello, entonces sentí que me agarraba un dedo. No puedo decir lo que sentí, no puedo decirles qué cosa tan maravillosa pasó por mi mente.

Cuando llegué a mi casa estaba tan emocionado que no podía darle la noticia a mi esposa. Me acosté, caí rendido, habían sido cinco días que casi no dormía. El sueño me dominó temprano.

Y tuve una terrible pesadilla. Soñé toda la noche que me había pasado firmando papeles. Papeles y más papeles. Pensé que era el día en que me entregarían al niño, pensé que era mi regalo de Navidad.

Y llegó el momento más negro de mi vida. A las 6:00 de la mañana escuché que tocaban a la puerta. "Es la policía"... Me turbé, pues nunca había tenido problemas judiciales. Me levanté y allí estaba un agente de la policía:

Entonces brotaron aquellos dardos venenosos: "Debe pasar por el hospital" No recuerdo mucho, perdí la noción de todo. Satanás había logrado su propósito de robarme a mi hijo de sólo cinco días de nacido.Sí, fue él y por muchos años culpaba a Dios. Pero un día volví a leer la Biblia y encontré las palabras de Jesús. "Yo no vengo a condenar al mundo sino a salvarlo" y en otro lugar me encontré con la gran verdad que nunca había comprendido: Jesús dijo: " el diablo viene a robar, a matar", a destruir y en aquel mismo momento supe que fue este desgraciado que no soporta a la raza humana. Me acordé de los hijos de Job, como este inmundo los mató. Entonces mi coraazón se llenó de angustia, pues durante más de 20 años me las desquité con Dios y con su Hijo. Le dí la espalda, aunque siempre estudiaba su palabra. Entonces comprendí que debía combatir a este delicuente y a su pandilla de maliantes.

No es Dios el culpable de lo que nos pasa. Es esa rata inmunda. Y no se ría ni se moleste, sé que el ángel no expresó nada negativo contra él, pero ese perrro del infierno me debe una, me robó a mi hijo.
Le pido a Dios que me perdone, fui injusto y le di la espalda, pero Dios en su amor, en su misericordai me abrió esta ventana, para decirles que nuestros enemigos no son nuestros hermanos, que no es Dios quien nos arrebata a nuestros hijos, que no es Dios el responsable de las enfermedades y los sufrimientos de la raza humana, Es este baladrón que se rebeló contra Dios y luego hizo que el ser humano no escuchara la voz de su Creador.

Cuando llegué al hospital, caminé por aquel pasillo interminable, entonces me encontré con el doctor: "Lo siento, no pudimos hacer nada""el bebé ha muerto"...¡Cerré mis ojos y las lágrimas corrían como las aguas de una eterna fuente. Entonces escuché de nuevo la voz del médico. "Queremos que nos autorice a hacer estudios , hacerle la autopsia"...entonces le dije:"A mi bebé ustedes no lo tocan", tuvieron tiempo para saber de qué murió. Entonces comencé a firmar papeles, y papeles, y papeles como en la pesadilla que había tenido en la noche. Papeles en el hospital, papeles en la funerararia, papeles en el cementerio...
Y salí con una flecha clavada en mi corazón, pero ya no sangraba, mi sangre se había cristalizado, se me formó un nudo en la gagarta, se me olvidó el ascensor del hospital y bajé por las escaleras, cada escalén era una eternidad... caminé, caminé... se me olvidó que tenía el auto en el aparcamiento del hospital...

Entonces mi esposa pudo ver a nuestro bebé... Estaba hermoso, vestido de blanco en un hermoso ataúd blanco. Entonces lo llevé a su nuevo hogar, le puse una bandera de mi patria, dos jarrones con flores y su pequeña lápida, y su nombre: José Luis Sáchez. Y como la Magdalena estuve mucho rato frente a su tumba, esperando que un éngel del cieli lo recogiera para llevarlo al reino de los níños.

Mi vida se transformó, me sentí horrible y perdí mi relación con Dios. Estaba airado con Dios, con Jesús, con todos. Iba a menudo al cemeterio y hablaba con mi hijo mientras las lágrimas caían sobre las flores que ya se marchitaban...

Entonces dejé de visitar el camposanto y me dediqué a mantener vivo a mi hijo. Entonces lo resucité como Cristo levantó a Lázaro, entonces le dí vida en mis poemas. De esa forma pude calmar mi angustia, angustia que me llevó a romper mi matrimonio, y desde entonces me encuentro solo, pero feliz con mi Dios. En estos 24 años de soledad Satanás quiso destruir lo más que aprecio en mi vida, mi fe, mi fe en un Dios justo que sabe lo que hace, que me ha dado a entender el porqué de las cosas.

PAPI, YO VIVO EN TUS VERSOS
Anoche cuando miraba
a través de mi ventana,
descubrí en el firmamento,
de mi hijo su mirada.

Lo vi alegre y juguetón
en las estrellas escondido,
tratando en cada instante
bajar y hablar conmigo.

Lo busqué con desesperación,
entre la multitud del Universo,
y escuché su tierna y dulce voz:
¡Papi, yo vivo en tus versos!

MI NIÑO MUERTO

Eran las seis de la mañana
cuando me fueron a buscar,
para que enterrara a mi hijo,
que había dejado de suspirar.

No nació el pobre chiquillo,
no murió mi ángel adorado,
sólo se asomó en esta vida vida,
y se fue muy asustado.

Una vez vi en sus ojitos,
tristes, hambrientos de amor,
pues venía de paseo ligero
a sufrir por su dolor.

Cinco días le fueron suficientes,
para vivir su corta estancia aquí,
¿Cuánto daría hoy día?
¡Pora que volviera hacia a mí!

SILENCIO
¡Silencio;... Los muertos duermen!

¡Silencio, los muertos duermen!
¡Silencio ha muerto mi niño!
¡No toquen esas bocinas!
¿No ven que llevo aa mi niño muerto?

¡Silencio!¿Por qué ríen esos hombres?
¿Quién no se ha quitado el sombrero?
¡Silencio, silencio, silencio!
¿No ven que llevo a mi hijo muerto?

¡Allá, cabizbajo, el cortejo!
Detrás... un auto...lento...lento,
¡Allá, la gente sigue murmurando!
¡Silencio!¡Por Dios,silencio...!
¿No ven que duermen los muertos!

MI HIJO SE MUERE DOCTOR

¡Mi hijo se muere doctor!
¡Tiene que esperar...!

¡Mi hijo se muere enfermera...!
¡Tiene que esperar!

¡Mi hijo se está muriendo, doctor!
Aguarde su turno...
¡Mi hijo se muere, señora!
Espere, el doctor salió a cenar...

¡Mi hijo se muere doctor!

Una voz entrecortada, temblorosa,
de otro moribundo contestó:
"El doctor salió a la casa del rico"..
"Su niño y yo debemos esperar"...

¡Mi hijo ha muerto, ...doctor...!


Vergüenza

Anoche miré hacia el cielo
a través de mi ventana,
y escuché la voz de mi hijo,
que así me preguntaba:

¿Por qué tenemos dos himnos,
dos lenguas y dos banderas?
Y sentí un nudo en el pecho,
y el peso de las cadenas.

¿Por qué tenemos dos patrias?
El niño me preguntó...
Y me sentí tan infame
que todo se me olvidó.

¿Por qué vamos a otras tierras
a llevar desolación,
a destruir vidas humanas,
en nombre de otra nación?


Miré al chiquillo con pena
y le rogué tembloroso,
¡No me preguntes pequeño!
¡Para mí es vergonzoso!


CARTA DE MI HIJO MUERTO

Anoche soñé con mi pequeño hijo,
soñé que me había enviado una carta,
me contaba de su vida allá en el cielo,
y me decía que le hacía mucha falta.

Papi, así empezaba el pequeño...
Ya tengo seis añs cumplidos,
si me vieras como juego
y como por ti he sufrido.

Papi, cuéntame algo de mami,
pues no sé lo que ha pasado;
pues siempre que miro a la tierra,
cada cual está por su lado.

Papi, cuétame de mi hermanita
la que nunca conocí,
pues, sólo estuve cinco días allía,
y luego yo me morí.


Papi, cuétame de tus penas secretas,
las que ocultas en tu ser,
esas penas que te atormentan
y nublan tu querer...

Perdona lo poco de esta
cartita que te he enviado,
pero es que aquí en el cielo,
siempre esty muy atariado.

Se despide hoy de ti,
tu hijo que no te olvida;
y dile a mami cuando la veas,
que Dios es quien me cuida.

Desperté muy asustado,
con el pecho adolorido,
y lloré por largas horas,
¡por aquel hijo querido!

Creo que un día Dios se molestó conmigo, pues, en vez de darme un hijo, puso en mis manos a 711. A la verdad que disfruté de todos aquellos estudiantes que estaban en la escuela intermedia que dirigía. Eran terribles, pero siempre disfrutaba mucho con sus travesuras. Creo que mis cincuenta maestros se molestaban conmigo, pues siempre les decía, los niños no son problemas, ellos tienen problemas y es nuestra responsabilidad ayudarlos. Pero ciertamente habían algunos muy teribles.

Una vez una joven maestra acabada de llegar a la escuela apareció a mi oficina con un rubio del demonio. La maestra casi lloraba, en su cara se reflejaba la amargura. Me dijo: Ya no puedo más con este granuja, dijo que me iba a quemar el salón...

La miré con pena y le dije: "Dejelo aquí y yo me encargo de él".

Entonces lo miré y sentí pena. Le dije aquí vas a trabajar. Tomé su libreta y para mantenerlo ocupado le di como 25 ejercicios de matemática y aquel granuja, en menos de un abrir y cerrar mis ojos, ya había contestado los mismo correctamente. En verdad que me reí con él. Entonces le dije a la secretaria que me buscara al conserje. Cuando él llegó le dije:
"Quiero que le dé trabajo a este campeón". Lléveselo y que limpie el jardín.Por fin creía que había resuelto el problema.

Pero, no pasaron diez minutos cuando vi al consejerheje con su figura de Quijote, pues era muy alto y delgado, con un sombrerito. Se asomó a mi oficina. Se paró en la puerta, estaba sudando, hasta nerviso estaba.

Me dijo: ¡"Miré, si usted no quiere que coja la cárcel y ahorque a este diablo, es mejor que se quede aquí"!

Les juro que casi reviento de la risa, pero mantuve mi postura. El muchacho le viraba los zafacones, el limpiaba y el niño ensuciaba todo, regaba la basura, y en el jardín le había echado agua con la manguera.

Pero aquel niño no tenía un padre que le diera cariño, su madre se iba bailar y regresaba en la madrugada, su hermanita se había prostituido. Era un chico muy inteligente. A la verdad que pasaba más tiempo conmigo que en los salones.

Hicimos todo tipo de trabajo social, pero el canito no había quien lo cambiara.

Un día estaba mirando desde una rampla que había en el interior de la escuela para los niños con impeditos. Miraba a una jovencita, que tenía sus brazos muy pequeñsos y sus piernas, ella estaba en un sillón de ruedas. Escribía con la boca, pero era brillante. Me acordé de mi bebé, creo que hasta una lágrima brotó de mis ojos.

De ptronto sentí unas manos que circularon mi cuello, cuando miré era el canito y me dijo: Me gustaría que usted fuera mi papá. No resistí, cambié la cara y sentí una corriente de lágrimas correr por mi mejilla, no sé por qué Dios me hizo tan sentimental.

Perdí un hijo, pero Dios me entregó 711, mientras fui director los cuidé, los defendía de algunos maestros insensibles.
Una vez le dije: a los niños buenos, a los talentosos, a los inteligente y obedientes cualquiera los educa, uno se hace realmente maestro cuando recibe a un niño herido y lograr salvarlo del mal camino; pero eso se logra con amor, con compasión, con dulzura, no con gritos, ni regaños ni castigos.

Los hijos son tesoros que Dios nos ha dado. Los niños son sagrados para Dios. Quien abuse de un niño en esta vida, se las verá con Jesús. Jesús dijo: "Dejad que los niños vengan hacia mí, porque de ellos es el reino de los cielos. Yo aprendí esa gran verdad, pues creo que mi bebé, ahora hecho un hombre de 29 años tuvo la suerte inmensa de ser educado en el reino de Dios.

Jesús ama a los niños y pondrá su poderosa mano sobre todos aquéllos que lastimen o dañen a uno de sus pequeñito. Hoy, siento que Dios lo que hizo fue guardar a mi bebé, Dios no permitió que Satanás se saliera con la suya, mi bebé iba a ser un niño con impedimentos, y a la verdad que yo no estaba preparado para darle la ayuda que iba a necesitar porque siempre estaba ocupado. Además esta sociedad es cruel, injusta con los niños con impedimentos.

Doy gracias a Dios porque él lo ha cuidado, y un día lo veré, de eso estoy seguro.

Si tienes hijos, reúnelo a la mesa y diles cuanto los amas, cuanto los quieres, cuanto valen para Dios. Ponlos en las manos del Señor, edúcalos en el temor a Dios, y verás que jamás, jamás pondrá una mano sobre ellos para dañarlos o maltratarlos.
imagen
Los niños son regalos de Dios. Son nuestros tesoros, son las sonrias de nuestros hogares, la luz que nos ilumina y despierta nuestros más tiernos y hermosos sentimientos. Los niños son las flores de nuestro jardín, ellos son un invalorable regalo de los cielos.

Cuando Caín mató a su hermano Abel, Dios vio el gran sufrimiento de Adán y Eva, aquel joven se había convertido en un asesino, había llevado el luto al hogar, había sembrado la semilla de la violencia, del maltrato, de la impiedad. Fue echado de la familia y con Caín se esparció la semilla de la muerte, de la maldadd, de la violencia, la soberbia, la altivez,la avaricia. Caín llevaba en sí el espíritu pervertido de todo tipo de pecado y de maldad.

Pero Dios se acordó de la pareja y le regaló otro hermoso niño para sustituir a Abel.

Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set: Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel), a quien mató Caín.

Y A Set también le nació un híjo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Dios.
Génesis 4:25-26

Si Satanás se creía que eliminando a Abel evitaría que naciera la simiente de la mujer que lo iba a destruir al final de los tiempos se equivocó, ya que sobre Set se establecería la nueva línea de la descendencia de Jesús. Set nació en el año 130 después de la creación. Luego a la edad de 105 años engendró a Enós (235 años D.A). Es en este año 235 en que nació Enós los seres humanos comienzan a invocar el nombre de Jehováa. Antes lo hacían a nivel individual, pero ahora se constituyen en una iglesia, en un grupo y adoran al Dios de los cielos.
En Enós nace el espíritu del bien, Set se mantuvo en obedencia, Adán vivió 930 años y murió.

Así que Dios le regaló otro hijo a la primera familia, hijo que la llenó de alegría, ya que iba a sustituir al joven Abel que había sido fiel a Dios.

Es hermoso la llegada de un bebé, desde el mismo instante en que sabemos que vamos a tener un bebé nos volvemos locos de alegría, la madre se fascina sintiendo aquel primer moviminro, la primera patadita, el padre se vuelve loco tratanto de escucharlo, coloca su oído en el vientre de la madre para percibirlo, son tantos días de emoción, días que nos hacen felices, Y cuando nace no encontramos qué hacer, cuando vemos la cara de alegría del doctor que nos anuncia su nacimiento.

Y luego cuando los tomamos en los brazos por vez primera nos encontramos impotentes, con miedo que hacerle daño. Es una acto maravilloso cargado de fuertes emocioines.
Pero que triste que nos olvidemos muy pronto y dejamos de experimentar tantas cosas lindas.

¡MALTRATO DE NIÑOS!
imagen
El mismo espíritu que llevó a Caín a levantar su mano contra su hermano es el que se apodera de las mentes de aquellas personas que no tienen a Dios en sus corazones, pues no es decir yo creo en Dios, tengo mi religión, voy a la iglesia, eso no es tener temor a Dios, pues hay sacerdotes que deshonran y denigran el altar con sus pecados y sus aberraciones.

Las religioines para nada sirven, la relación del hombre con Dios es una personal. Dios dijo que estaba cansado de los templos hechos por manos humanas, ahora nos pide que nuestros cuerpos sean los templos en los cuales pueda morar el Espíritu Santo.

Ahora no se trata de practicar una religién, no importa cual sea, ahora no se trata de guardar leyes religiosas algunas, o practicar ritos religiosos, ahora no se trata de rezar rosarios y prenderles velas a los muertos... eso de nada sirve.
Son engaños de Satanss para mantenernos sin la proteción de Dios, él sabe que no podrá tentar ni inducir a un creyente lleno del poder de Dios. El lo sabe muy bien, pues mientras Job tenía el cerco de Dios, él no pudo ocasionarle daños. Pero el cerco fue quitado y lo atormentó y destruyó todo cuanto tenía.

Sin el cerco de Dios somos víctimas fáciles del diablo. Así que Dios nos exige el templo de nuestros cuerpos. Pero para habitar en él debemos limpiarnos de toda inmundicia, debemos aceptar a Jesús como nuestro Salvador, debemos ir a las aguas del bautismo y entonces, solamente entonces, cuando hayamos enterrado el viejo hombre Dios entrará en nosotros y nos rodeará con su cerco. Entonces tendremos la única defensa que tenemos contra las fuerzas del mal, contra Satanás y su cuadrilla de demonios y de ángeles caídos.

Pero la humanidad ignora estas cosas, pues no estudia ni escudriña la palabra de Dios, o lo sabe, pero no es obediente. Las religioines sólo sirven a los hombres, no a Dios.

Los seres humanos lo mismo le construyen a Dios un hermoso templo de la misma manera que lo hacen con dioses falsos, muertos.

El ser humano practica ritos religiosos y busca la piedad, pero sus corazones están lejos de Dios. Hay miles que se suben a un púlpito y no creen en Dios, predican por unas cuantas monedas de plata, no porque realmente crean en la Biblia y en Jesús.

Hay más ateo dentro de la religión que entre los comunistas, que son sinceros yy dicen: "Yo no creo en Dios". Claro el hecho que ellos no crean no quiere decir que Dios no existe.

Así que la única protección que tenemos es el poder del Espíritu Santo, pero para obtener ese poder sobre el demonio debemos ser obedientes a Dios, sin hipocresía, sin engaño.

Dios quiere que cada ser humano convierta su cuerpo en un templo en el cual se le adore en espíritu y en verdad.

Ese espíritu de maldad es el que se apodera de la mente de hombres y mujres para cometer estos actos tan repulsivos. Golpear a un niño es golpear a un ángelito, y les digo a todose e stos abusadores que un día esas manos malditas tendrán su castigo. Dios no telera el pecado, pero ama al pecador. Es ahora que tienes vida, que puedes caer de rodillas y confesar delante de Dios tu pecado que puedes tener la oportunidad de cambiar y romper esas cadenas que te atan al pecado.

No es normal, ni lógico, ni humano maltratar a un niño inocente, no importa si fuiste maltratado, eso no es excusa para desquitarte con un bebé, con un niño o níña inocente.

El maltrato es un veneno que mata la felicidad en los hogares, los niños maltratdo viven en un tormento continuo, no pueden comprender por qué se levanta una vara, una mano, un pedazo de madera contra ellos. Los niños sometidos a esta violencia no son felices a menos que un día tengan un escuentro con Dios, y entonces, sólo entonces Dios sane sus heridas para siempre.

No hay terapia humana alguna que cierren esas heridas que sufrimos cuando niño. Sólo hay un cirujano capaz de sanar el cuerpo y sanar la mente. No importa cuál haya sido el maltrato, Dios tiene la solución.
Algunos dirán eso es muy idealista, bueno lo será, pero es la verdad.

Los mayores culpables del maltaro son los Estado. Los gobiernos de todas las naciones del mundo son los primeros en maltratar a los niños. Son maltratados cuando les privamos de una educación de excelencia, cuando le negamos servicios de salud gratuitos, cuando le privamos de un hogar decente, cuando permitimos que ni pan tengan para comer. No hay dinero para ayudar a los niños del mundo, pero hay dinero para sus malditas guerras, para sus viajes espaciales, para sus vicios, para sus vidas como reyes, no hay dinero para garantizar un empleo a un trabajador para que lleve el sustento a su casa, pero hay dinero para ser saqueado por los corruptos de todo el planeta.

Es el Estado de todas las naciones del mundo los criminales. Miren esos títeres de China que obligan a una mujer a tener un sólo bebé y se gastan billones en formar un ejército descomunnal, ejército que de nada les servirá, pues Dios mismos los enterrará vivos en la guerra del Armagedán, cuando invierte en armas nucleares, cuando malgastan y se roban el dinero, pero no es sólo China, son todos los países del mundo. Sus prioridades no son los niños. Le roban su futuro cuando le van a dejar un planeta contaminado, un planeta ardiente en fuego, en violencia.

Es el Estado el mayor maltratante pues legaliza el aborto, da licencia para asesinar a millones de bebiyos, le niegan el derecho a la vida. ¿Cómo puede el Estado convatir el maltrato a los niños, si es el primero es asesinarlos?
imagen
Esta brutalidad contra los niños no es cosa nueva y no es nueva porque esta violencia asqueante tiene su origen como le he dicho en Caín. La Biblia nos dice de las bondadesd de Abel, un chico trabajador, pastor de ovejas y muy honesto con él y con Dios. Abel era el niño bueno que fue inducido al camino del bien. En él Satanás no tenía nada que buscar.

Caín por otra parte también era un chico bueno, uno que se dedicaba a las faenas del campo, el primer agricultor de la raza humana. Así que son dos buenos chicos, dos hermanos trabajadores que ayudaban a su familia.

Eran honestos y temían a Dios. En fin fueron niños amados por sus padres, críados bajo el temor de Dios. Sin embargo, el virus del pecado había sido introducido a la raza humana por el más vil "hacker" de la historia. La maldad de este ser no tiene comparación. Disfrutaba con hacer daño, con destruir a la familia, ese espíritu es el mismo de los llamados "hackers modernos", disfrutan con reventar a los ordenadores, se afanan día y noche por crear virus para dañar a las computadoras del mundo, lo que no saben estos "hackers" es que ellos tienen el peor de los virus, virus introducidos en su cerebro por el peor de los "hacker", el mismo que dañó la mente de Eva y Adán y que pasó el virus a Eva y Adán lo pasó a sus hijos y sus hijos lo pasron al mundo.

El pecado de desobediencia es el virus más letal de la raza humana, virus que sólo puede ser combatido por el único programa de antivirus que existe, Jesús. El puede detener a ese virus mortal que daña a la humanidad, él tiene el antivirus perfecto, su sangre preciosa.

Cuando nos lavamos en la sangre de Jesús nacemos de nuevo, pues el disco duro anterior fue dañado y no tiene posibilidades de funcionar, así que debemos cambiarlo y sólo Jesús lo distribuye.

Abel y Caín fueron los dos primeros niños y crecieron en un ambiente sano, un ambiente de amor, un ambiente en el caul apredieron a adorar a Dios. Era la familia perfecta, aunque había caído en el pecado y en la desobediencia.

Pero esta familia fue objeto de un ataque despiadado por este "hacker de los infiernos". Satanás entró en la mente de Caín, y entró porque dio paso a la avaricia, y en vez de darle lo mejor a Dios, no lo hizo. El virus fue introducido, ya había dañado un archivo,dañó la adoración de Caín, la hizo mezquina al dar una ofrenda que no agradaba a Dios. Luego llegó la envidia, la avaricia, el rencor y la ira. Así que en poco tiempo esta mente que estaba muy bien, ahora ha sido dañada hasta el punto que lo lleva a cometer el primer asesinato de la historia.

Ese mismo espíritu es el mismo que durante estos seis mil años nos ha estado dañando nuestras mentes. No puedo creer que el hombre por sí solo sea capaz de cometer estos actos que ni un animal los comete.

La diversidad de formas existentes de maltratos son increíbles. Esto ocurre en toda la tierra. El maltrato se da en todas las nacions del mundo. No es algo exclusivo de una raza, de un país, de un nivel cultural, intelectual, religioso, este cáncer está regado por todo el planeta, esto es posible si hay una fuerza ajena al hombre que siembra esa semilla en la mente de hombres y mujeres que no tienen a Dios en sus pensamientos.

La sangre de niños inocentes ha llegado al cielo, los gritos de los niños destrozados en un aborto, los gritos de los bebés quemados en el cuerpo de sus madres están grabados en los reinos de los cielos.

Los abusos de los niños llegan a los más altos niveles. Es increíble como hay sistemas que siembra la semilla del odio en los pequeños, le enseñan a matar, a despreciar, los convierten en pequeños soldados. Eso es maltrato en todo el sentido de la palabra. Maltrato es cuando se utilizan a los niños a realizar trabajos de adultos. Maltrato es insultarlos, menospreciarlos, hacerlos sentir inútiles.
Maltrato es robarle la niñez cuando los explotamos para obtener dinero, cuandoo dejamos que abandonen la escuela, cuando no le damos cariño.

No hay un arma que hiere a millones de niños que las palabras hirientes. La herida de un arma es fácil de curar, pero las heridas hechas con palabras quedan grabadas para siempre en la mente de los niños. Maltrato es destruir su autoestima, maltrato es negarle un pedaz de pan, negarle agua, negarle medicinas, negarles educación, negarles diversión, negarles su desarrollo integral. Maltrato es negarle el amor, la protección, la libertad, el respeto.

Las atrocidades cometidas contra los niños es algo que no podemos aceptar, es algo que nos perturba el espíritu, es algo bochornoso, es una vergüenza que todavía hoy estemo como en los tiempos de Moisés.

No hay ley humana que pueda acabar con este mal, pues la humanidad no quiere reconocer la influencia de seres invisibles que nos odian, que se apoderan de nuestras mentes y nos convierten en asesinos, en seres despreciables, los demonios no tienen sentimientos, son insensibles, disfrutan ver que los seres humanos se consuman en el fuego del dolor, del sufrimientos. Son crueles hasta lo inmaginables. Ellos existen, y la humanidad no quiere aceptarlo.
Estamos invadidos por esos seres pervertidos y ruines quienes son responsables de todos estos actos inhumanos que se cometen contra los niños. Créame que cuando uno de los maltratante dice que mató a sus bebés porque escuchó voces, porque un animal se lo ordenó está diciendo la verdad. Ese es el modo de operar de los criminales del infierno. Están regados por todas partes como las bacterias y los microrganismos. No los podemos ver, pero ello sí nos pueden ver, pueden esperar el momento oportuno, el momento de la crisis emocional, el momento cuando dejamos nuestra mente en blanco por estar haciendo ejercicios mentales inútiles, cuando vamos a un lugar donde se hipnotiza, en esos momemtnos no tenemos control y ellos se aprovechan. Son astutos, se introducen en nuestra mente, pues no tienen cuerpos como los ángeles, se meten como se mete un virus en un ordenador y nos destruyen poco a poco, va a donde un mago, a donde un hechicero, a leerte las cartas, a un espiritista y ellos se montan en el carro y los llevamos a nuestro hogar. La Biblia dice que regresan en grupos cuando encuentra la casa limpia, esa casa es nuestra mente que dejó de confiar en Dios para confiar en los hombres.

Sin embargo, la culpa es de los humanos quienes sabiendo que sólo Dios nos puede libar de esa influencia no queremos creer tampoco en él. Jesús sabía de la presencia de Satanás y sus demonios, los demonios sabían que Jesús tenía autorida sobre ellos
y que un día los destruiría.

El mismo Moisés fue víctima del maltrato, fue echado al río, ya que Faraón había ordenado a las parteras que mataran a todos los varones que nacieran de las mujeres hebreas. Pero Dios puso en el corazón de las parteras no hacerle caso al Faraón, ellas obedecieron a Dios y salvaron a Moisés.

El mismo Seîor también fue un niño que sufriá la persecución, su vida fue amenazada por Herodes, quien ordenó la muerte de todos los niños menonres de dos años. Fue horrible la matanza, pero Dios preservó la vida de aquel bebé que venía a salvar a la humanidad.

La historia está llena de historias que hacen llorar cuando uno puede ver la horrible pesadilla que vivieron millones de niños que fueron asesinados en sacrificios, hasta sirvieron de alimentos para algunos. En Esparta los destrozaban contra las paredes, en Roma los echaban a los leones con sus padre, en la India los tiraban al río, en fin, hay una galería increíble de niños que fueron duramente maltratados.

Es triste ver tantas cosas horribles, madres que abandonan a sus hijos en un baño, en la calle, madres y padres que los violan, que los prostituyen, que los venden, madres y padres que los queman, que los castigan sin piedad. Esa maldad sólo tiene un nombre: ¡DEMONIOS!
imagen
Los responsables por estos actos horribles deben pagar el más alto precio de la justicia humana. Golpear a un niño inocente es algo horrendo. Millones de niños todos los días son sometidos a torturas físicasy sicológica. La violencia en el hogar y en las calles parece que nunca terminará.

No podemos achacar este comportameinto humanos al uso del alcohol, los vicios, las drogas exclusivamente, no debemos achacar este comportamiento embrutecedor a que los que tales cosas hacen fueron maltratados. Conozco a muchos que fueron maltratados y no son así, pues buscaron el auxilio de Dios y Dios sanó sus heridas y expulsó al demonio que los atormentaba.

Recuerdo de niñez que a mi casa a veces llegaba una vecina con todos sus hijos pequeños a refugiarse porque su esposo se emborrachaba y le daba con matarlos a todos. Recuerdo la hilera de niños acostados sobre el piso de mi casa, que no tenía espacio para nosotros que éramos doce con nuestros padres, pero que mi mamá sentía pena y les permitía pasar la noche allí.

Escenas como esa se repiten por todas partes. Yo fui un niño duramente maltratado por mi padre quien me pegaba hasta que mi cuerpo se inchaba por todas parte, era un niño débil, asmático el cual cuando bebé me mandaron a mi casa a morir. Mi padre me pegaba con una cuerda, con las manos y siempre me gritaba que me iba a meter en una correccionar, me decía que yo iba a ser un ladrón, en fin, que no me decía.

Les digo que lo veía y el odio brotaba de mi corazón. Fueron tantos los golpes que a la edad de 14 años busqué una soga y la guardé bajo mi almohada. Juré que si aquella noche me pegaba me iba a colgar de una soga. Doy gracias a Dios que no lo hizo. En otra ocasión juré quemarlos con todo y casa, Estuve dando vueltas esperando que se durmieran, Satanáa me había cegado, pues fui castigado injustamente por algo que no hice. Aquella noche la pase bajo la casa con las gallinas,

Desde mis nueve años viví solo en una casucha que construí de madera y cartón. Jamás me ayudó en mis estudios universitarios. Cuando llegaba a mi casa decía: "llegó el comunista" ¡ja,ja!

Wao, nunca supe lo que era un abrazo de mi padre. Cuando murió no pude llorarlo, fue terrible. Caminé hacia la tumba de mi hijo y allí lloré porque no pude llorarlo.

Pero mi padre era una buena persona, él se sacrificó en una época difícil y nunca nos faltó el pan. Sólo pensaba en hacer dinero y al final de cuenta tuve que pagar miles de dólores, pues le había dejado el negocio a mi hermano menor y éste lo llevó a la ruina dejando una deuda de mós de $35,000. La casa y el negocio iban a ser embargados, pero me hice cargo de la deuda sin poder, pero Dios no me abandonó y pude pagar todo.
Traté de armonizar con él hasta la muerte, pero él nunca quiso saber mucho de mí, pues era el único que tenía ideas políticas diferentes, ideas religiosas diferentes. En fin, un día me dijo que yo no era su hijo y en varias ocasiones me votó de mi hogar.
Pero en el fondo era un hombre bueno, trabajador, luchador y yo lo perdoné y pedí perdón a Dios porque sabía que más maldad había en mí que en él, pues era un desobediente, irrespetuoso que creía que tenía el derecho a faltale. El demonio sembró toda aquella amargurae en mi corazón.

Así que no es una excusa para maltratar porque fuimos maltratados. Debemos confiar en Dios y Dos nos ha de quitar esas raíces de amarguras que nos atormentan.

Esa maldad es grande en la tierra. Somos cómplices de esos atropellos. Permitimos que los gobiernos promuevan esa violencia institucional. Permitimos que luego de criar a nuestros hijos bajo el temor de Dios, ellos se los lleven a sus sucias guerras para que sirvan de carne de cañón, para cambiar sus sentimientos y llevarlos a matar a sus hermanos, pues en este planeta sólo existe una raza.

Unos pocos quieren ser dueño de la libertad de millones, unos pocos llevan al planeta a la ruina, unos pocos permiten estas atrocidades, unos pocos son responsables, pues en vez de dejarle un espacio a Dios en sus pensamientos, para que Dios los dirija, prefieren escuchar a Satanás como lo hizo Eva, Adán y Caín.

Y uno puede entender la actitud de los no creyentes, pero jamás puedo entender la actitud de los que dicen ser cristianos o religiosos del mundo. Las iglesias están llenas de maltratantes, de enfermos sexuales, de lujuriosos, de hombres y mujeres que han perdido el respeto por Dios y por los niños.

Todos los días leemos o vemos en los medios de comunicación que un sacerdote o ministro fue acusado por abuso contra un niño. Si estos seres humanos son condenables, más condenable son las autoridades de esas mismas religiones que permiten tales cosas.

Son tan depravados que quieren comprar el silencio con dinero y dejar que ese demonio siga abusando de criaturas inocentes. Resuelven el problema del escándalo pagando y moviendo a la persona a otro lugar. Eso no tiene perdón, pero no importa como se burlen de la justicia humana, serán atrapados y juzgados por el Tribunal de Dios.

Callar, hacerse cómplice es lo mismo que comer el acto de maltrato. Es cierto que exiten muchas ayudad profesionales para estas personas, pero esto no es una enfermedad física, esto no es la consecuencia de un virus o una bacteria, esto no se cura con pastillas. Créame, esto es algo espiritual, y las enfermedades del espíritu sólo pueden ser sanadas por Dios.

Quien comete estos actos está poseído de demonios y Jesús le dio poder a la iglesia para echarlos fuera, para liberarnos de ellos. Lo digo, pues mi odio a mi padre desapareció cuando relmente comencé a buscar a Dios, cuando me puse en contacto con Dios mediante la oración.

Nada nni nadie pudo calmar aquel desprecio, aquel odio por la persona que me dio la vidas. Sólo mi fe en Jesús hizo que mis heridas se borraran para siempre. Luego de la muerte de mi padre iba al cementerio y le colocaba flores, hasta que unos bandidos entraron al cementerio y se robaron cinco cuerpos, entre ellos el de mi padre. Creo que Satanás estaba tan molesto conmigo que me privó al menos después de muerto mostrar mi cariño por aquel ser que tanto odiée en mi vida.
imagen
A veces me pregunto qué sucede con nosotros. ¿por qué cambiamos en el transcurso de la vida?¿Por qué olvidamos las cosas de niños y nos convertimos en fieras salvajes? El ser humano no importa donde nace, que lengua hable, que sistema político impere en el lugar de nacimiento, no importa la religión que practique, no importa la condiión social y económica de los padres, todos nacemos inocentes, Y aunque tenemos la semilla del pecado durante nuestra fase como nños no damos malos frutos ni Dios reconce maldad en los niños.

El pecado es una semilla que vienen con nosotros pero no germina a menos que nosotros decidamos que ocurra. Es como una semilla de cualquier fruto, podemos tener el mejor de los terrenos, pero si no la sembramos no ha de germinar. Así es el pecado, vienen con nostros pero no germinará a menos que nosotros la sembremos y desgraciadamente eso hacemos cuando tenemos conciencia de nuestro libre albedrío. Ningún padre podrá evitar que su niño asuma el control de su vida cuando pueda darse cuenta que es libre y que puede controlar su vida.

Así que en vano tratamos de controlar a nuestros hijos, de moldearlos a nuestro antojo, jamás vamos a conseguir que nuestros hijos permanezcan bajo nuestro control, pues hay una ley natural que los impulsará a la independencia.

Los padres debemos ser como los buenos jardineros, el jardinero no le puede dar el perfume a las flores, no puede evitar que la planta surja como está ya determinado en su estructura géetica, pero el jardinero puede acondicionar el terreno, puede cuidarla con amor, pue velarla hasta que esta se desarrolla y da su fruto.

Los padres deben cuidar a sus niños, deben crear el ambiente en donde ellos viven su niñez, no debemos ser impaciente tratando de que crezcan y maduren fuera del tiempo en quue su genética ha establecido que suceda, A veces hay padres que tratan de hacer caminar a su bebé antes del tiempo que está establecido en su estructura genática. No sabemos si el niño necesita más tiempo para hacerlo, maltratamos al bebé cuando queremos que camine sin estar preparado para ello. Lo mismo suce con el hablar.

Así que el buen padre es paciente, amoroso y sólo debe preocuparse por cuidarlo como el jardinero cuida a su jardín.

La niñez es una etapa de inocencia, los niños vienen al mundo libre de prejuicios, de paradigmas, de malas costumbres, de vicioss, de maldad. Es en el proceso de crecimiento que se infectan de todo lo malo y de lo buno que les rodea.

Un niño puede crecer saludable fícamente pero espiritualmente está enfermo, lleno de penas y sufrimientos. Es duro para un niño ver a sus pafres discutir, malddecir, golpearse hasta ver la sangre correr, es triste para un niño ver a su padre o a su madre regresar borrachos al hogar, con las manos vací porque gastó el dinero del pan en alcohol, en drogas y en juegos.

Unos padres que están siempre discutiendo son un venenos para sus hijos, venenos que los va matando poco a poco,veneno que se riega por su mente que ya comienza a sufrir los daños irreparables.

Ciertamente que algo sucede en el camino a la adultez, algo nos daña, algo nos cambia, nos embrutece, apaga nuestros buenos sentimientos. Algo malo sucede en el camino de la vida, no hay razones para que la inocencia del niño se pierda durante la vida, algo más poderosos que nostros nos induce por el camino del mal.

Sabemos lo que es malo y lo que es bueno, sabemos que el amor es mejor que el odio, pero nos vamos por el camino del odio, sabemos que la paz es mejor que la guerra, pero escogemos el camno de la guerra, sabemos que la violencia engendra más violencia pero seguimos la vereda de la violencia, sabemos que los niños son indefensos y descargamos nuestra ira sobre ellos.

El ser humano solo no hace lo que hace cuando se une a otros, Si los une el Espíritu de Dios formarán un grupo de amor, un grupo de ayuda, una pareja ideal capaz de amar, capaz de mostrar buenos sentiimientos, capaz de cuidar y proteger a los hijos, pero si los une el espíritu de maldad entonces tenemos un grupo que no tiene a Dios en su pensamiento, capaces de unirse para robar, matar, destruir, un grupo capaz de entregar a sus niños a la perdición por obtener dinero, capaces de convertilos en objetos sexuales y abusar de ellos.

No es una enferemdad, esa es la gran mentira, el gran error. Los que hacen tales cosas no están enfermos, sino corrompidos por Satanás. Si estuvieran enfermos hace tiempo hubiéramos acabado con la violencia contra nuestros heremanos, contra nuestros hijos , contra nuestras mujeres.

Si fuera una enfermedad tendría que ser provocada por un virus o una bacteria. Pero no existe tal virus, ni tampoco existe tal bacteria. Es el pecado, es la desobediencia, es la falta de temor de Dios, es falta de buenos sentimientis, es falta de amor.

Quien maltrata a un niño es impulsados por las fuerzas del mal. Y la única cura es un encuentro real con Jesús. No una confesión religiosa, eso de nada sirve, sino la convicción de que Diose es real y nos puede cambiar. Dios nos puede libertar de las cadenas de la violencia, de las ijusticias, Dios nos puede liberar de ese virus mortal que tanto daño nos hace.

Nadie crea que puede ir ante Dios el día del Juicio Final a alegar locura como lo hacen em los tribunales, nadie puede ir ante Dios con la excusa que fue maltratado también, nadie puede ir con la excusa que nada se puso hacer en su caso, pue Dios nos envió a su Hijo para librarnos de las ataduras del diablo.

Si deseas sanar esas heridas y volver a estar en control de tu vida, para que puedas amar a tus hijos debes tener un encuentro verdadero con Jesucristo y él cambiará tu vida para siempre. No digo que entres a una religión, no te servirá de mucho, te digo ves a tu cuarto en el silencio del día o en el silencio de la noche y dile a Dios que ya no puedes tener control. Entrega tu libre albedrío a Dios y permite que Cristo entre a tu vida. Ora de todo corazón y te aseguro que Dios mismo te librará de esa opresión y te aseguro que jamás vas a maltratar a tus hijos.

Tu mal no es una enfermedad, no importa lo que digan las autoridades méedicas, tu mal es un mal de la mente, tu mal es un mal del espíritu, tu mal es un demoniio que te impulsa a todo lo malo y sólo Dios tiene la solución.
imagen
Esta maldad como he sostenido a través de esta página tiene sus raíces en las tinieblas, en el reino de Satanás. Este siembra esta semilla venenosa en las mentes y en los corazaones de quienes se niegan a dejar un espacio a Dios en sus vidas. No es nuevo, siempre ha sido lo mismo. En el libro de los Reyes nos dice que los seres humanos eran tan malos que se dejaron a Dios para irse detrás de los ídolos y le sacrificaban sus hijos y sus hijas.


Dejaron todos los mandamientos de Jehová su Dios, y se hicieron imágenes fundidas de becerros y también imágenes de Asera y adoraron a todo el ejército de los cielos y sirvieron a Baal.

E hicieron pasar a sus hijos y a sus hijas por el fuego; y se dieron a la adivinación y agüeros, y se entregaron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, provocádole a ira.
1Reyes 17:16-17

Sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios.

Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, que ofrecieron en sacrificios a los ídolos de Canaán Y la tierra fue contaminada con sangre.

Se contaminaron así con sus obras y se prostituyeron en sus hechos.

Salmo 106 37-39

Israel es el mejor ejemplo para comprender las raíces de este problema de violencia contra los niños y las mujeres. Ellos se apartaron de Dios, siguieron una senda equivocada, ellos se prostituyeron y se fueron a rendirle adoración a los dioses paganos. Ellos hicieron lo que las demás naciones hacían, levantar altares y llevar a cabo sacrificios.

Es en la religión que se encuentran esas raíces del mal, pues es ahí donde Satanás es un experto sembrando la semilla de la maldad y el pecado.

Las personas se creen que porque practican una religión están cerca de Dios, están en el camino correcto, en la senda de la luz. Las personas cren que pueden engañar a Dios, podrán engañar al cura o al ministro, pero no a Dios.

La historia está llena de religiones que tenín como uso y costumbre sacrificar a los niños y a las niñas a sus falsos dioses. Lo hicieron casi todas las culturas antiguas, lo hicieron los babilonios, los asirios, los griegos, los romanos, los celtas, los incas, los aztecas, los mayas, lo hicieron en la Edad Media y hoy todavía hay sectas religiosas que llevan a cabo sacrificios de niños y de jóvenes. Todos esos ritos son inspirados pr el mismo espíritu de demonios.

Nada hemos cambiado. Todavía creemos que la religión nos puede librar del mal, de la influencia de Satanás, todaví creemos en los hombres que dicen ser religiosos, siervos de Dios, seguidores de Cristo, seguidores de Buda, seguidores de Mahoma.

La religión es un espejismo que guarda en sus entrañas la maldad de Satanás. Fueron los religiosos quienes mataron a Cristo, fueron religiosos los que se involucraron en ls Cruzadas, fueron religiosos los que la Noche de San Bartolomé mataron a más de 50,000 seres humanos mientras estaban en sus templos y en sus hogares.

Fueron religiosos que decían creer en Dios los que mataron a más de 100 millones de seres en las pasadas guerras.

Fueron religiosos que decían creer en Dios los que lanzaron las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nezaki, matando en un istante 250,000 persobnas, fueron los religiosos los que el 11 de septiembre asesinaron a más de 3000 personas inocentes, son religiosos los que volaron los trenes en España y en Inglaterra, son religiosos los que se ponen explosivos sobre sus cuerpos y se hacen estallar matando a cientos de inocentes, son religiosos los que hacen de la guerra un negocio, son religiosos los que han violado a cientos de niños en los templos...¡No mi hermano!, no se trata de practicar una religión muerte como estos que hacían sacrificios a sus dioses.

El asunto de Dios es más serio. El asunto de Dios trata de cuestiones fundamentales sobre la raza humana. El evangelio no es una religión, sino un estilo de vida nuevo, de una vida de obediencia y de temor a Dios, quien cree en el evangelio y ha sido transformado es distinto, actúa distinto, si no hay diferencia entre el viejo y el nuevo hombre entonces todo ha sido una falsa.

Tan equivocados están los que creen en los santos, los que creen que pueden hablar con los muertos como los que dicen que pueden doblar rodillas ante estatuas, tan equivocados están los que creen que agradan a Dios luchando por la democracia van a recibir el reino de los cielos, como los ateos que no creen en Dios.

Las religiones del mundo son una falsa, Dios no quiere religiosos sino hombres y mujeres que vivan en la luz, hombres y mujeres obedientes, hombres y mujeres que sean capaces de amar hasta a sus peores enemigos, hombres y mujeres que compartan sus riquezas con las más necesitados, Dios quiere hombres y mujeres llenos del poder del Espíritu Santo para batallar con nuestro verdaderos enemigos, los demonios.

Las religiones del mundo nada pueden hacer porque no tienen este poder que proviene del cielo y que fue dado por Jesús a su iglesia para que pudiera permancer libre de las tentaciones del diablo.

Si este poder no está en la iglesia y en cada creyente, entonces Satanás nos hace pedazos, pues tiene el poder para hacerlo.
El cerco de Dios protege nuestras vidas, a nuestros hijos, nuestras familias, nuestras pertenencias, cuando se rompe el cerco porque caemos en pecado y en desobediencia o porque nos apartamos de la Palabra de Dios por estar detrás de las riquezas y los bienes materiales o porque nos dejamos dominar por los impulsos de la carnes, entonces corremos el riesgo de caer.

Nadie puede gritar victoria hasta el fin.
El que permance hasta el final será salvo, el que tropiece y caiga de nuevo será condenado.

He visto a grandes predicadores, a evangelistas internacionales que mientras permanecían en santidad y en obediencia de la Palabra de Dios se manteían victoriosos, pero una vez dejaron el camino de la rectitud Satanás los devoró.

Así que no importa en qué creemos, en qué religión hemos puesto la confianza, si creemos o no en Dios, si creemos en un sistema filosófico, no importa si pensamos que somos justo o injustos, buenos o malos, ateos o religiosos, si queremos vencer a este espíritu de maldad que nos mueve a maltrara a los niños y a las mujeres, debemos buscar a Dios con todas las fuerzas del corazón, con sinceridad y seremoss librados del poder de las tinieblas.
imagen
Es muy triste la condición de millones de niños y niñas del mundo. Es triste y a la vez vergonzoso ver en las condiciones en que millones de estos se encuentran. Es una paradoja de los gobiernos que aprueban leyes sin sentido para proteger a estas criaturas, pero no hacen nada para dotarles de una buena salud, de alimentos, de medicinas, de educación, de progreso. Es triste ver los billones de dólares que emplean todas las naciones del mundo en armas, en sus ejércitos cuando sus calles están llenas de niños hambrientos, sedeientos y mal vestidos.

Es una verguüenza que los llamados religiosos del mundo tengan los bancos llenos de dinero y apenas dan de comer al hambriento. Ese es el real maltarato de n1ños, privarles de condiciones humanas para que se desarrolen en buenos ciudadanos, en seres felices. Yo acuso a ese grupito de millonarios que se han robado los tesoros de la tierra que Dios nos dio a todos y han condenado a vivir en la miseria a billones de niños y pobres del mundo, acuso a esos que le roban el jornal a los trabajadores, que les pagan las migajas y se quedan con toda la torta.

Acuso a esos gobiernos hipócristas que asignan unos cuantos millones para los niños del mundo y gasta mil veces esa cantidad en sus juguetes de guerras, a esos mercaderes que mantienen las guerras para hacerse más ricos, que lanzan sus bombas sobre ciudades repletas de niños corriendo aterrorizados por las calles y escondiéndose como un animal herido. Da vergüenza que en un milenio como éste, en el cual hemos alcanzado el más alto nivel de conocimientos, de tecnología, de ciencia todavía sigamos con el maldito guego de las guerras.

La violencia contra los niños seguirá, las leyes no servirán para detener el abuso, pues son los gobiernos los culpables del mayor maltrato, permitir los abortos.

Es horrible, me gustaría que los que hacen grandes eventos para exhibir los grandes avances de las guerra, o para exhibir los autos de último modelo hagan una feria en donde se muestren los millos de bebés a los cuales se le negó el derecho a la vida, esos bebés que fueron ejecutados en una oficina de un médico con el respaldo de las leyes de esa nación. Fueron ejecutados con alevocía, fueron ejecutados sin culpa de nada, fueron ejecutado y son ejecutados en esta hora con la complicidad de las iglesias que nada hacen. El silencio es el mejor amigo de los delicncuentes, de los asesinos, de los bárbaros.

Debemos unirnos en una cadena mundial de oración y acusar a todas estas naciones que se han constituido enemigos de la niñez. Decirles que son criminales, que han sentenciado a la muerte a angelitos de Dios.

Yo sé que Dios es misericordioso, por eso David dijo a Dios:"juzgame tú, que eres misericordioso" pues realmente hay que serlo para perdonar a una persona que mata cobardemente a una criatura inocente.

Esos médicos que practican el aborto deben vestirse de luto, pues tienen la conciencia oscura como la más oscura de las noches. No son servidores de la vida sino jinetes de la muerte.

Pero esa violencia contra los niños también está en el núcleo familiar. Padres, madres, hermanos, abuelos, tíos se convierten en violadores. Venden a sus hijos por unas cuantas monedas de plata, hacen arreglos de dinero con las iglesias en las cuales sus hijos han sido violados por un cura o un ministro, el padre es responsable de velar por ese tesoro que Dios puso en sus manos, no es a la mujer quien Dios llamará, será a ti como Dios llamó a Adán y no a Eva.

Ell padre es el sacerdote, el pastor de la familia y tiene una responsabilidad vicaria que no la puede poner en manos de otra persona. Si tus niños, que son las ovejas de tu rebaño, sufren por tu culpa, entonces deberás rendir cuenta por ellos.

Es triste leer que una madre envenena a sus hijos porque se quedó sin empleo, porque no tiene que darle de comer, es triste que un padre abuse de sus niños, que un ser el cual dice temer a Dios cometas actos de lujuria contra un inocente. El mundo está mal, la humanidad se hunde cada instante en el fango, en el lodo, en el cieno, estamos produciendo niños y niñas heridos, sin temor a Dios, pues no los educamos en ese particular, estamos produciendo a delincuentes en potencia, delicuentes que fueron hermosos niños inocentes.

Si la humanidad no se detiene y cambia la actitud hacia estos niños, llegará la hora en que los Estados no podrán detener la furia de los mismos. Las calles se llenarán de hombres que fueron heridos cunado niños y converirán las calles en campos de batalla.

Es terrible, sino comenzamos a sanar las heridas, sino comenzamos a utilizar las riquezas del planeta para dar empleos, educación, salud, que los ricos no crean que siempre van a ser los dueîos de las riquezas, los reyes creyeron en que siempres serían reyes, siempre creyeron que Dios era el que los nombraba para siempre, pero en Francia se acabó el cuento de hadas con la Revolución Francesa.

Estamos creando un enorme hormiguero que un día explotará. Las luchas callejeras, las pandillas, las protestas de trabajadores están profetizadas en la palabra de Dios, vendrán días malos para la humanidad, y nadie podrá detener la violencia.

Sólo tenemos una esperanza, un camino , una vereda. Debemos retornar a Dios, echar de una patada a todas las religionies del mundo con sus mentiras y presentarnos ante Dios tal como somos y pedirle su dirección. Jesús vino para salvar al mundo y no para condenarlo, en él está la vida eterna, en él hay perdón y misericordia. La tierra está llena de personas heridas.

Es increíble que personas que lo tienen todo, riquezas, fama, poder, no sean felices, y no lo son porque no dejaron un espacio para Dios. Las nacioines que confían en los hombres y en sus religiones huecas y vacías están condenadas a la ruina.

Es la hora de ir ante la presencia de Dios, ir directamente a él a través del único mediador, que es Jesucristo y pedirle dirección, sabiduría y amor.

Nuestro planeta es hermoso, nuestro planeta está repleto de vida, nuestro planeta nos fue dado para reinar en él sobre todas las demás criaturas. Los niños nos fueron dados como hermmosos tesoross, para que pudiéramos cuidarlos, amarlos, y protegerlos. Nuestros niños son las flores del planeta, la esperanza de un mejor futuro, pero si los marchitamos, si los golpeamos, sino le permitimos el derecho de nacer, si los herimos, ese futuro jamás llegará y si llega será uno de seres humanos lastimados.

No es una tontería creer en Dios, es un privilegio que tenemos los humanos. Somos su imagen y su semejanza, fuimos dotado de ciencia y de sabiduría, se nos dio un espíritu para poder tener contacto con el Creador.¿Por qué somos testaduros y seguimos caminando de espaldas hacia él?
¡MALTRATO DE LA MUJER!
imagen
El maltrato de los niños es algo detestable, algo ruin, es una vergüenza para la sociedad. Es un acto reprochable y penoso. Golpear, castigar, matar y privar a un niño de tener una vida digna es algo que nubla el pensamiento y nos atormenta.

Levanatr las manos para dañar, para herir y hasta matar a uno de estos pequeñitos es algo que Dios no tolerará. Todos aquéllos que cometan actos contra ellos, sino tienen un escuentro con Jesús y se arrepienten serán devorados por las llamas del infierno por toda la eternidad.

De la misma manera que el abuso contra los niños nos inquieta, nos desespera, nos produce pavor, nos roba la calma, de esa misma forma nos sucede con el maltrato de la mujer.

La mujer fue dada al hombre para ser su pareja idónea, su compañera, la madre de sus hijos, la reina del hogar. La mujer no fue dada para ser esclavizada, para ser ofendida, para ser maltratada. Ells no fue dada para ser herida, despreciada, sino para ser amda, protegida, cuidada.

Dios hizo a la mujer con deleite. Eva no fue hecha del polvo como lo fue hecho Adán. Eva fue hecha de una costilla del hombre. Fue la primera gran operación hecha en nuestro planeta, aquí nació la cirugía, la anesteesia. Dios fue el primer gran cirujano y Adán fue el primer ser en ser operado bajo la delicia del sueño.

Así que Eva fue hecha de un material más duro, más consistente. Por eso la mujer es más fuerte emocionalmente. Pero tanto la mujer como el hombre se han de convertir en polvo cuando mueran.

Dios dotó a la mujer de las mismas cualidades que le dio al hombre. Le dioo belleza, le dio inteligencia, sabiduría, ciencia. La cubrió de su bendición y la convirtió en la portadora de la vida.

Dios dijo al hombre no que dominaría sobre su mujer sino que sería una misma carne. Ambos estarían juntos para siempre, ambos tendrían resposabilidades distintas, pero todss psrs beneficios de la familia, de los hijos que iban a nacer.

Dios constituyó lo que no existía en el Tercer Cielo, una familia ideal. Una familia que podría reproducirse, multiplicarse y llenar todo el planeta y el Universo. Era algo hermoso. Era algo distinto que Dios disfrutaba. Fuimos hechos para amarnos, para ayudarnos, para estar juntos y compartir dos vidas que seríaa una.

Pero como siempre he sostenido, Satanás odia la creación máxima de Dios. Satanás odió al hombre desde el mismo principio y ha hecho todo lo posible por destruirnos, La familia es su objetivo, el matrimonio es su objeto de destrucción. Nos odia porque recibimos todo lo que a él se le negó. Recibimos un cuerpo distinto, un cuerpo capaz de reproducirse y producir hijos e hijas, fuimos dotados de vida eterna, la muerte y la vejez no existía, fuimos dotados de una forma de comunicación distinta, fuimos dotado de sabiduría e inteligencia infinita, fuimos dotado de libertad y sobre todo fuimos proclamados reyes del Universo y dueños de un hermoso y resplandeciente planeta. Este ser se moría de envidua, pues el hombre había recibido los privilegios que ninguna otra criatura había recibido de parte de Dios.

Así que su maldad lo lleva a destruir todo eso que Dios nos había dado, sobre todo nuestra relación con Dios. La familia de Adán y Eva era hermosa. Era una llena de felicidad, de amor. Era una familia temerosa de Dios.Fue una familia que educó a sus hijos temiendo al Creador. Por eso Caín y Abel rendían tributos a Dios con sus ofrrendas.

Pero la maldad de este sinvergüenza, de este conspirador y pervertido ángel hizo que todo eso cayera por el suelo. Desde entonces hemos estado bajo su influencia maligna. Fue él quien introdujo la violencia en la tierra. Fue él quien introdujo el homicidio en el planeta. Fue él quien rompió la armonía familiar, quien sembró el odio, el celo, la avaricia, la contienda y la división del seno familiar.

El tentó a Caín para que matara a su hermano Abel, desde entonces la violencia,el maltato y el crimen han sido en "pan de cada día" entre nosotros.

Esa violencia que comenzó en la primera familia permanece de igual manera hoy en todas las naciones del mundo, siendo los niños y las mujeres los mayores afectados.

La violencia, el maltrato, las injusticias que se comenten con la mujer son una mancha en el hombre, quien fue constituido como sacerdote de la familia y no como un ruin abusador.
imagen
Cada minuto miles de mujeres son maltratadas por una mano criminal, por un ser perturbado. Hay miles de formas de concretar dicho maltrato. Los golpes, los castigos a los que son sometidas muchas mujeres son asqueantes. Cuando determinamos unir nuestras vida a una compañera no fue para convertirla en objeto, en una propiedad privada, no nos unimos para someterlas a una vida de violencia de terror, sino para amarlas, cuidarlas, protegerlas y estimularlas a realizarse, a estudiar, a prepararse. La mujer no fue dada para que nos sirviera sino para compartir la felicidd de un hogar, de unos hijos, de unos bienes.

Es lamentable leer cada día que alguien asesinó a su compañera, algunos siguen viviendo sin remordimientos, otros escogen el camino del suicidio.

Podemos señalar mil razones para el maltrato, pero no hay una sola que se justifique. La unión de un hombre y de una mujer fue voluntaria, nació de una atracción, de un lindo sentimiento de amor. Cuando se apaga la llama del amor en una de las partes debemos hacer todo lo posible para que vuelva a arder. A veces luchamos lo que no se imagina por salvar nuestro crédito, por salvar nuestra casa, por mantener una bonita amistad, sin embargo, no hacemos el mismo esfuerzo para salvar nuestras relacioines matrimoniales.

Pero de la isma manera que afirmé que la viiolencia contra los n1ños tenía sus raíces en el pecado, y que era el esíritu de maldad quien nos movía a actuar de esa forma en contra de los niños, lo mismo sucede con el caso de la violencia en el hogar.

Desgraciadamente creemos que si tenemos esta explicación simplista nos convertimos en tontos, en ingenuos, en ignorantes, pero se equivoca. Mi Señor Jesús ni era tonto, ni ignorante ni ingenuo. El sabía de qué estaba hablando cuando hablaba de los demonios. El sabía que éstos estaban en la tierra y que venían a destruir, a matar, a sembrar la mala semilla. Y lo sabía porque el sabía todas las cosas y además que durante toda su vida en este planeta fue perseguido por estas fuerzas del mal.

Jesús sabía del poder de este ser y de sus secuases. Allí lo vio en forma de ángel en su último día de ayuno. Allí estaba con su cara de "lechuga", sonriante, amable. Allí estuba en el momento más crítico de su ayuno, el momento en que el hambre lo consumía, el sueñ, el cansancio y la sed. Allí estaba con sus piedras para que Jesús las convirtiera en pan. No le llevo peces, ni tortas de pan. Le llevó piedra tratando de que Jesús actuara como Dios y no como hombre y de esta manera tentarlo y arruinar el plan de salvación.

Jesús lo reconoció cuando usó a Pedro que lo aconsejaba para que no fuera a Jerusalén. Jesús lo reconoció en la figura de Judas.

Así que no es ser ignorante, ni torpe, ni enajenado. Debemos comprender que ciertamente este ser maligno es el responsable de toda la maldad que hay en el planeta. Pero loss eres humanos no somos muñecos ni de él, ni de la herencia ni del medio ambiente. El hombre tiene voluntad, tiene libertad y finalmente, aunque seamos inducidos por estos espíritus del demonio, podemos escoger el camino correcto, debemos seguir por la senda de luz, de la obediencia. Debemos dejar que Dios nos dirija y nos cuide.

Es triste, pero es una realidad. Nos acordamos de Dios cuando las cosas nos van mal, cuando estamos sumidos en los vicios, cuando estamos atados a las drogas, cuando la enfermedad nos ataca.¡No mis hermanos y mis amigos!, debemos buscar a Dios en todo tiempo.

El maltrante tiene la alternativa de no serlo, tiene la opción de poner en práctica ese amor que dijo que sentía por su pareja. No hay excusa, si es cierto que somos inducidos a la maldad por los demonios, tambián es cierto que somos los responsables de nuestras acciones, pues escogimos el camino equivocado.

La serpiente fue la culpable de la caída de la primera pareja, pero Dios no llamó a la serpiente ni a la mujer, Dios llamó a Adán, pues a él fue a quien se le entregó el huerto y todo cuanto en él había. Esa responsabilidad vicaria no podía ser entregada a otra persona. Un Presidente es responsable de lo que pase en su nación, aunque sea engañado por sus asesores. El hombre es responsable de garantizar un hogar sano, un hogar de paz en el cual se pueda vivir en armnía. Cada hombre es responsable de su familia, no importa lo que suceda en la misma. No vamos a escapar de esa responsabilidad vicaria que asumimos cuando nos unimos a una pareja.

imagen
El peor enemigo del ser humano es su actitud hacia Dios y todo lo relacionado con este mundo invisible de criaturas que nos odian, que nos envidian, que procuran que seamos eliminados, es la misma actitud de muchos árabes que quieren que Israel desaparezaca del mapa. Pero son causas perdida, pues los demonios y su comandante serán destruidos y los árabes nunca verá a la nación judía desaparecer del mapa.

Esa actitud es el mejor aliado de Satanás. Decimos que creemos en Dios, que Jesús era Dios, que no podía mentir, que sabía todas las cosas y no creemos en estas fuerzas invisibles que no descansan, ni de día ni de noche. Su afán es dañarnos, destruirnos, matarnos, tirarnos al abismo de los vicios, de la droga, de la hechicería, de la avaricia, de la venganza, del odio.

Algunos ni quieren hablar de estos seres, ya ni predican sobre Satanás y ahora tenemos una forma muy cómoda de ver el mal."el mal es ausencia del bien", ¡wao!, que bonito suena, es muy profunda esa frase filosófica, la oscuridad es ausencia de la luz, el calor es la ausencia del frío...la muerte es ausencia de vida.¡Todo es relativo!¡Nada es absoluto!, si soy horriblemente feo y voy acompañado de uno más feo que yo, entonces soy el más lindo.

No mis hermanos y amigos! La cosa no es tan sencilla. Jesús durante todo su ministerio nos habló de dos caminos. Un estrecho que conduce a Dios y un espacioso que condece a la condenación. Hay un camino de luz y un camino de tinieblas, o escuchamosla voz de Dios o escuchamos la voz del diablo.

Quienes callan y no enseñan o predican sobre estas fuerzas del mal jamás podrán combatirlas. Pablo fue claro, es una guerra contra gobernadores de las tiniebla, es una lucha contra entidades espirituales, entidades malignas y poderosas. Nada podemos hacer en contra de esllas si no tenemos la protección divina, protención que la humanidad ha rechazado.

Satanás conoce a los seres humanos, conoce sus viertudes y fortalezas, pero es un experto en identificar nuestras debilidades. El tiene un grupo asesor brillante quienes han clasificado a los seres humanos. Conocen el perfil del dictador, del maltratante, del borracho, del adivino y del hechicero, conocen el perfil de los intelectuales, de los científicos, conoce el perfil de cada narcotraficante, de cada uno de nostros. Es un ser dotado de una inteligencia y sabiduría infinita. Satanés conoce el talón de Aquiles de todos los religiosos y religiosas del mundo y tiene su dardo envenenado esperando el momento de la debilidad espiritual para lanzarlo.

Satanás no es un monstruo con rabo y dos cuernos. Satanás es la obra más hermosas creadas en el Tercer Cielo, tan hermosa es que sus vestidos son de piedras preciosas, Es un ángel de luz que quiso ser Dios, que codició el trono de Dios, que caminaba por el monte de Dios entre las piedras de fuego, Satanás tiene el poder más grande de persuación, es un orador por excelencia quien domina todas las lenguas y dialectos humanos. Ezequiel afirmó que era más sabio que Daniel y que sabía todos los secretos.

Así que no crea que cuando hablo del diablo me refiero a esa figura rídicula que vemos en el cine y en la televisión. Este ser es tan poderoso que el mismo Jesús reconció que era el príncipe de este mundo.

Que no se crean los gobernantes del planeta que son ellos los que gobiernan a sus respectivas naciones. Si eso piensan quiero decirles que están equivocados. Sus gobernos son colonias de un gobierno universal establecido en las tinieblas quien los maneja a su antojos. La única institución en esta tierra que este gobierno no tiene poder contra ella, es la Iglesia Universal de Cristo, no hablo de esas iglesias llamadas universales que nada tienen de universal, sino el nombre, hablo de la Iglesia Universal fundada por Cristo, una cuyos miembros nadie conoce, que no tienen denominaciones, ni concilios, ni Papas que la dirijan, es la Iglesia del Señor que es dirigida por el Espíritu Santo, que un día su Buen Pastor la llamrá para llevarla a su rebaño y venir a buscarla para llevarla ante el Padre Celestial.

Este gobierno que un día bajará y se establecerá durante tres años y medio en forma visible es el que tiene el control de todas las naciones.

Por eso malgastan los fondos públicos en fabricar reactores nucleares, misiles, bombas y todo instrumento de guerra, por eso aprueban leyes contra la vida de los bebés que asesinan en las clínicas de abortos, por eso golpean a los trabajadores cuando reclaman mejores condiciones de trabajo, por eso consultan a los adivinos, a los brujos y a los hechiceros.

Si realmete el poder estuviera en sus manos tratarían de acaabar con la mayor causa de la violencia, la pobreza. Si ellos fueran los que gobernarán utilizarían los billones de dálares que botan en los conflictos bélicos en pan para el hambrieto, en agua para el sediento, en ropa para el desnudos. Si ellos fueran los que gobernaran, en vez de hacer las guerras, buscarían la paz.

Me río cuando escucho a uno de estos hombres hablar de un "Nuevo Orden Mundial", de una "Nueva mentalidad", me río de esos predicadores que hablan de una "Nueva Iglesia Radical" de una "Nueva Mentalidad Religiosa". Jesús fue contundente, quien gobierna el planeta es Satanás, ese derecho de gobernar lo perdimos cuando la primera pareja fue tentada por Satanás.

Así que no crean los seres humanos que estamos siendo gobernados por los hombres y mujeres que elegimos en elecciones o por dictadores poderosos. Todo es una falsa como es una falsa el "Gobierno Constitucional de mi país. Los americanos dicen que somos una democracia y que tenemos un gobierno propio, pero todo es una vil mentira, así sucede con las naciones del mundo, creen que el destino lo tienen en sus manos, pero ciertamente no es así.
¿Por qué no hemos podido terminar con las guerras, con la violencia, con el maltrato, con el crimen, con el pillaje, con la corrupción, con la avaricia, con el abuso de poder? No hay ley del hombre que pueda poner fin a nada de esto, no importa si imponen la pena de muerte. Saben por qué, porque nosotros no nos gobernamos nada, somos gobernados por el dueño del planeta, que un día muy pronto enseñará su cara,pero ese día los creyentes verdaderos, no los religiosos hipócritas, no estarán aquí para sufrir su dictadura.

Así que no estamos jugando con un monstruo con cuernos, sino con un ser que tiene el mejor de los gobiernos organizado, y que hace lo que quiere por que la humanidad ha puesto sus ojos en ál y no en Dios.

Satanás conoce el perfil del que maltrata. Sabe como manipularlo, como hacerlo la víctima para que le cojan pena, como busca las mil maneras para herir, ofender, y maltratar a su compañera.

Satanás pone en sus manos todas las mañas habidas y por haber. Comienza el maltratate desconfiando de su esposa, celadóndola sin razón alguna, le prohibe tener amistades, arreglarse, la persigue y la hostiga en su trabajo. Llora para que lo perdonen. En fín, que no hace para hacer la víctima y no el victimario.

Entonces vienen las ofennzas de palabras hirientes menosprecia a la mujer, la hace sentir indigna, destruye su auto estima. Cada día sus discusiones son más agresivas, entonces comienza a romper todo en la casa, luego le pega, pero siempre pide perdón, siempre llora, siempre pide una oportunidad, promete cambiar, promete dejar los vicios, pero vuelve con más agresividad. Entonces dice que la vida sin ella, no tienen sentido, que no vale nada, se hace cada vez más víctima. Y un día dice que se va a suicidar, que se quitará la vida, pero la mujer le coje pena, lo perdona, está cayendo en la trampa. pues vuelve a la misma rutina con más agresividad. Entonces un día dice que la va a matar...¡Y lo hace!

Esa es la forma en que Satanás coje a un hombre bueno, quizás un buen padre y a lo mejor fue un esposo amoroso, pero algo pasó que le envenenó la mente. Cráame, el que le envenó la mente es el mismo que envenenó la mente de Caín para que matara a su hermano Abel:¡Satanás!
imagen
La mujer, no solamente es maltratada en el seno del hogar, sino que siempre ha sido víctima de explotación en los trabaajos. La sociedad ha cambiado la forma en que Dios estableció a la familia. Es posible que no estén de acuerdo con lo que voy a decir, pero no soy yo quien lo dice, mis palabras no tienen valor alguno sino están fundamentadas en las Palabra de Dios.

Dios creó una familia estable, una familia que funcionaría como funcionan los células del cuerpo. Si la familia funcionaba normalmente como Dios la estableció la sociedad no iba a tener problemas, pues la sociedad es el cuerpo y las las familias que lo forman serían sus células. Si un organismo tiene todas sus células saludables, el organismo todo estaría saludable. Así mismo funciona la familia. Si tenemos familias sanas,, familias unidas, familias obedientes a Dios, si en esa familia se enseñara la Palabra de Dios, si se buscara a Dios en espíritu y verdad esa famila jamás obraría con maldad.

Así que lo que vemos en el seno familiar es lo mismo que veremos en la sociedad. La mujer es maltratada en el hogar y de esa misma forma es maltratada en la sociedad.

Durante miles de años se le negaron a la mujer los mismos derechos que gozaban los hombres, lo triste de todo eso es que los hombres se fundamentaron en las creencias religiosas. Todavía hoy se le prohibe a las monjitas y a los sacerdotes tener un hogar, como si tener un hogar y vivir en matrimonio no fuera algo que el mismo Dios estableció. No hay ni un solo versículo en la Biblia que prohiba que para servir a Dios hay que estar libre de una relación matrimonial. Por el contrario Pablo dijo que en los últimos tiempos se levantaría hombres prohibiendo el casamiento.

Aunque la Iglesia Católica niegue el matrimonio de María con José, eso es una mentira de la iglesia, pues hay suficiente evidencia bíblica para probar que Naría tuvo más hijos y convivó con su esposo. Nada hay de malo y eso tampoco cambia la santidad y la entrega de esta mujer a Dios. Ya quisiera que todas las mujeres del mundo fueran como ella, una obediente, humilde, temerosa, una que consagró su vida a la santidad.

La Biblia no dice que la mujer es inferior al hombre y menos que el hombre tiene la facultad para oprimirla y maltratarla. Fueron los religiosos que nada sabían de Dios, sino de dogmas y trradiciones de hombres los que pusieron a la mujer en esa posición. Y no hablo del cristianismo exclusivamente, sino de todas las forms religiosas antiguas, incluyendo las religiones de los indios y de los antiguos pobladores de la tierra.

Naciones enteras que como parte de sus ceremonias religiosas entregaban a sus hijas a sacrificios. No hay un ejemplo mejor que el ejemplo de la mujer de las naciones árabes. En nombre de la religión convierten a la mujer en esclavas.

La mujer ha sido explotada a travás de la historia, vendidas como consumo sexual como sucede hoy. Han sido explotadas en todas las formas. Pero como dije es producto de que hemos cambiado el plan divino de la familia.

La mujer Dios la puso en el hogar para cuidar, edificar su casa, para entregarse en alma y corazón a servile. La mujer era la bendición del hogar, ella tenía tres veces el trabajo que realizaba el hombre, trabajos sin paga, pero que tenía la bendición de Dios.

La mujer velaría para que sus hijos crecieran en un ambiente de amor, de protección, con el trabajo que tiene la mujer en el hogar era injusto que saliera a la calle a trabajar para llevar el pan a su casa.

Por eso la función que Dios dio a los hombres era amar a nuestras esposas, cuidarlas, protegerlas y sobre todo velar para que no le faltara nada. Velar para que se educara, para que se desarrolle y para que junto a él pudiera administrar los bienes del hogar. Los hijos deberían asumir también esa responsabilidad. Así lo hacían Abel y Caín.

Pero todo eso cambió, los seres humanos han dedicado casi tod el tiempo a estar peleando por estupideces, han perdido estos seis mil años de historia batallando, matando a sus hermanos, creo que Caín ha sido clonado millones de veces. Si los hombres están en el campo de batalla, ¿Cómo pueden cumplir con las funciones que Dios le asignó como el sacerdote, como el pastor del hogar?

Al estar ausente el hombre y no poder cumplir con sus responsabilidades como esposo la mujer tiene que salir a trabajar doblemente, en la casa y en la comunidad.

Es ahí donde está la raíz que poco a poco ha ido destruyendo el núcleo familiar. La que peor ha salido ha sido la mujer, Los seres humanos hemos caído en la irresponsabilidad y no hemos actuado de acuerdo con ese modelo familiar que Dios nos dio.

Ahora la mujer trabaja y el hombre se queda en su casa dándose buena vida, siéndoles infieles y viviendo como reyes y príncipes en muchos casos. Pero no solamente la mujer ha tenido que correr con el cuidado de los niños y las faenas del hogar, sino que trabaja y no le pagan ocmo le pagan a los hombres. Todo ha sido un desastre social. Hoy no podemos hablar de hogares, sino de casas en las cuales falta el calor del hogar, de la chimenea.

La mujer ahora no solamente se explota en su casa sino que además es explotada en su trabajo. Hay naciones en el mundo que prácticamente reciben un salario de pobreza, un salario indigno, mientras el dinero se gasta en armamentos para la guerra, se le paga una miseria.

Cuertamente el concepto de familia que nos habla la Biblia hoy es un espejismo en millones de hogares. El concepto hermoso del matrimonio ha sido corrompido por herejes y aberraciones. El concepto de la familia hoy es una triste realidad que es causante de los males de la sociedad, pues si la familia no funciona, tampoco ha de funcionar la sociedad, pues la sociedad es un conjuto de familias, si cada célula del cuerpo está enferma, todo el organismo estará enfermo.

No importa cual sea el maltrato de los niños y de las mujeres, esto constituye una infamia, una vergüeza. No fuimos creados para destruir a los seres con los cuales compartimos la vida, La humanidad no fue constituida para explotar y privar a sus mmiembros de tener un ambiente saludable en el cual podamos sentirnos felices.

Pero como he dicho, no importa lo que hagamos, no importa que sembremos la buena semilla, siempre ha de aparecer este ingrato llamado diablo, la serpiente antigua, el dragón, y cuyo nombre oficial es Satanás.

La única protección que tenemos contra estas fuerzas es que Dios nos cubra con su cerco, pero para que Dios nos cuide debemos aceptar el sacrificio de Jesucristo en la cruz, debemos nacer de nuevo, ser bautizados en las aguas y entonces, solamente entoces seremos llenos del poder del Espíritu Santo, cuando esto ocurra, ni Satanás ni sus alcahuetes los demonios tendrán parte con nosotros como le dijo Cristo a sus discípulos.

Sólo hay una esperanza de acabar con todo estos tipos de maltratos y esa esperanza es un encuentro genuino con Dios.
imagen
Cuando tenemos a Dios en nuestros pensamientos y en nuestros corazones, cuando permitimos que Jesús
sea nuestro invitado de honor en nuestra casa, cuando amamos con sicedridad a nuestra esposa, cuando damos cariño a nuestros niños, cuando compredamos que la mujer que es nuestra compañera fue dada como ayuda idónea con los mismo s derechos que Dios nos da, cuando dejamos que nuestro hogar se convierta en un altar de adoración genuino, cuando compartimos todos unidos, cuandoo nos sentamos en la mismas mesas y le contemos a nuestros hijos las grandezas de Dios y su amor por nosotros, cuando nuestra mirada es puesta en las cosas del cielo y no en lo terrenal, entonces venceremos a este espíritu maligno que tanto mal nos ha traído al planeta. Entonces siempre habrá una sonrisa no importa si es tiempo de abundancia o tiempo de escasez, tiempo de alegría o de penas, pues nuestro Señor siempre estará a nuestro lado y nos sostendrá en sus brazos para no caer, hasta que pase la tormenta.
imagen
imagen